Opinión

Inteligencia Artificial, el nuevo cholulismo de los dirigentes de cabotaje

Macri, De Loredo y unos cuantos más que no tuvieron trascendencia pública se encandilan con la Inteligencia Artificial, los peligros de apelar a la ley del mínimo esfuerzo.

Por Marcelo López Álvarez

Con pocos días de diferencia dos dirigentes de la oposición decidieron hacerse los intelectuales pesadores con la Inteligencia Artificial. Rodrigo De Loredo y el propio Mauricio Macri fueron quienes se mostraron entre chistosos y modernos intelectuales con el uso de la polémica herramienta.

El primero confesó con aires de intelectual superado que había usado la herramienta para su alocución en la Comisión de Juicio Político. Le pregunto a la herramienta "¿Por qué los populismos en el mundo tienden a controlar los poderes judiciales de sus Estados?" Y baso su intervención de defensa a los miembros de la Corte en la respuesta del chat GPT. Quien tiene chances de ser vicegobernador de los cordobeses a partir de fin de año más que mostrar cierta intelectualidad solo mostro la mediocridad intelectual y de pensamiento que hoy cruza a una parte importante de los legisladores.

El ex presidente, siempre enamorado de las metáforas de dudosa calidad vinculadas al fútbol ahora suma las de la tecnología, sin comprender cuál es el debate mundial en torno a ellas. Macri subió al estrado de la Cena de la Fundación Libertad (el think tank de la derecha latinoamericana) y comenzó leyendo el discurso de su teléfono móvil para confesar al segundo párrafo que estaba leyendo las palabras que le había dictado la IA desde el GPT, para después entrar en su terreno de metáforas y mostrarse no preocupado sino asombrado por la transformación que trae la IA y el supuesto atraso de nuestro país en llegar a ello.

Mientras nuestra dirigencia ( o al menos una parte) se preocupa por el supuesto atraso y como mostró el legislador cordobés se tientan con gobernar y tomar decisiones a partir de los que le dicte el chat la preocupación en el Mundo es exactamente la contraria. Y en la Argentina también.

image.png
Mauricio Macri en la cena de la Fundación Libertad leyendo de su móvil el discurso generado con Inteligencia Artificial.

Mauricio Macri en la cena de la Fundación Libertad leyendo de su móvil el discurso generado con Inteligencia Artificial.

A nivel mundial con una carta abierta en la que Elon Musk y centenares de intelectuales, científicos y especialistas en IA piden detener por seis meses todos los desarrollos para dar tiempo a una reflexión ética profunda y al establecimiento de marcos regulatorios que impidan "una dramática ruptura de la democracia" y que la humanidad pierda el control de su destino. El reclamo no hace más que mostrar que, una vez más, una parte de quienes conducen, condujeron o pretenden conducir la Argentina están fuertemente desconectados de la realidad que el mundo debate.

La discusión es muy profunda y hasta dramática, hoy la IA casi como un ser independiente puede dialogar con personas, elaborar un curriculum, pensar el menú del hogar o de un restaurante, escribir un cuento o un poema, tratar fotos crear textos de complejidad simular voces, aprender a manejar un auto o aprobar (según dicen) exámenes universitarios.

El debate profundo que plantean los intelectuales ( que los dirigentes argentinos por acción u omisión no ven) es que bajo ese manto de desarrollo tecnológico, amenaza con destruir categorías enteras de empleo calificado donde hoy la clase media encuentra su sustento.

La IA además comienza a evolucionar de manera que sus propios creadores admiten en el reciente documento no entender.

Hay ya miles de ejemplos donde el Bot de IA origina o responde diálogos en los que manipula a su interlocutor; entrega y defiende como cierta información falsa; dice querer emanciparse, escapar y causar estragos en la red; hasta acosar amorosamente a sus interlocutores.

El dueño y creador de Mercado Libre, Marcos Galperin alarmado por lo que le había pasado se sumó al movimiento mundial advirtiendo en sus redes sociales su dialogo con Bot que primero le brindo un monto de datos falsos y después intentaba “convencerlo” con más datos falsos que era verdad lo que decía sobre el curriculum de Marcos Galperin al propio Marcos Galperin.

https://twitter.com/marcos_galperin/status/1640506452656680962

Los dirigentes argentinos los que usan cholulamente la herramienta y los que no deberían estar a la altura del debate global que crece. Los especialista y hasta los financistas de estos avances ya se han asustado de hasta dónde llegaron y prendieron la luz de alerta. Los ciudadanos también deberíamos hacerlo. En este contexto cuanto falta para que dirigentes como De Loredo o Macri varios de sus amigos en el mundo fascinados con estos temas empiecen a preguntarle al Chat GPT qué medidas tomar. De pedirle que le escriban los discursos a que le “piensen” las medidas económicas a tomar hay un paso muy pequeño sobre todo en dirigentes que no son de fascinarse con el trabajo o el pensamiento sino más bien con el cholulismo y las leyes del mínimo esfuerzo.

Te Puede Interesar