miércoles 22 jun 2022
Cómo actúan y cómo prevenir estos robos

"Mecheras S.A", las responsables de pérdidas millonarias en comercios

Por Eduardo Muñoz - Asesoría Integral en Prevención del Delito

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
1 de junio de 2022 - 12:25

Los pequeños robos en tiendas y supermercados pueden parecer insignificantes a simple vista, pero lo cierto es que puede llegar a tener un gran impacto en la economía de los comercios. Cómo actúan, qué métodos utilizan y hasta que ropa eligen para llevar adelante la maniobra.  

Todos los negocios de autoservicio tienen un alto riesgo de ser blancos de robos pero las cifras se disparan, en su mayoría, en el caso de supermercados, de tiendas de ropa, farmacias y locales de electrónica.

El término "mechera" o "fardero", como se los conoce en otros países de Latinoamérica, hace referencia a una persona que entra a una tienda y entre sus ropas esconde prendas de vestir, accesorios, perfumes y cualquier otro elemento de gran valor y sale sin pagarlos.

Es una modalidad de delincuencia que le ocasiona pérdidas a un negocio mediante lo que se conoce como el "robo hormiga" (pequeñas cantidades). "Mecheras" o "Farderos" los hay de la más variada tipología: desde el sujeto espontáneo que se esconde un artículo pequeño en el bolsillo del pantalón, hasta delincuentes profesionales que operan con una planeación táctica muy efectiva y organizada, donde juegan distintos roles.

En este último caso, ingresan y se desplazan en un equipo muy sincronizado, distraen a los empleados superándolos en número, haciendo preguntas para desviar la atención mientras otro comete el robo. En algunas oportunidades usan debajo de sus ropas, calzas, mallas de lycra o fajas para esconder los objetos robados.

Otra de las estrategias que utilizan estos ladrones para cometer el golpe es utilizar inteligencia grupal que consiste estudiar previamente con detalle la tienda y los pasillos, conocer la ubicación de las cámaras de seguridad, recorrido del personal de vigilancia y vendedores; ensayan una y otra vez la ruta. Cuando están listos ingresan a los establecimientos Y van directo al pasillo donde se encuentra la mercadería, se le esconden y salen; este tipo de robos de ejecución rápida tienen un promedio máximo de dos minutos.

Una táctica que también utilizan con frecuencia las "mecheras" es robar mercadería colocándola en su cuerpo o en una bolsa y pasar por la línea de cajas, pagar una prenda de bajo valor para luego salir con un ticket de compra, simulando ser un cliente común y corriente.

En otros casos estos bandidos roban productos en coches de beb e que los utilizan como escondite de los elementos sustraídos.

La bolsa biónica

Con el paso del tiempo estos delincuentes han desarrollado otro método conocido "booster bagging" que consiste en obar mercadería en bolsas, portafolios, mochilas o carteras, cuyo interior se encuentra recubierto con varias capas de papel aluminio superpuestos y recubiertos con cinta adhesiva, conocidos como la "bolsa biónica".  

Con estos elementos de fabricación casera intentan evitar que se disparen las alarmas ubicadas en las puertas de los negocios.

Números que asombran

Cada mechera puede robar con facilidad 10 prendas en un día, calculando que cada prenda pudiera costar 2.000 pesos un grupo de seis mecheras que operen en una zona comercial ocasionarían 120.000 pesos de pérdidas diarias y alrededor de 3.000.000 millones mensuales a los comercios.

Consejos para prevenir

Organiza tu local para evitar los robos: Aspectos del diseño y la infraestructura del negocio pueden favorecer a los delitos. Entre ellos destacan la existencia de múltiples puntos de entrada al local, lo que dificulta el control de accesos, la excesiva altura y colocación de los exhibidores.  

Las estanterías también impiden la visibilidad natural por parte de los empleados y la imposibilidad de ver en el interior de la tienda desde la calle impidiendo que la gente que transita ejerza una vigilancia natural

Aportar formación a los empleados:  Aparte de tener tu espacio vigilado, es recomendable que tus trabajadores reciban formación para prevenir y saber cómo actuar en caso de hurto. 

Para poder hacerlo de manera efectiva, se tiene que conocer las técnicas de vigilancia más productivas, los protocolos de actuación frente al robo y los comportamientos más sospechosos. 

Prestar atención a los puntos más indefensos y artículos atractivos: En cuanto a los puntos indefensos nos referimos a los sitios como son los probadores o incluso, las salidas de emergencia. Ya que son los más comunes a través de los cuales el ladrón puede escaparse con los artículos. 

Implementar sistemas de seguridad

En la medida que sea posible es importante contar con sistemas de seguridad electrónica (alarmas y cámaras de videovigilancia).

Te Puede Interesar