martes 29 nov 2022
Incertidumbre

Uber Eats se va del país: ¿cuántos repartidores hay en Mendoza y cuánto dinero perderían?

22 de octubre de 2020 - 00:00

"A pesar del esfuerzo de estos dos años, Uber Eats lamentablemente no ha crecido como se esperaba, por lo que la aplicación dejará de estar disponible en Argentina a partir del día 22 de noviembre de 2020". Con este mensaje, los casi 500 repartidores de esa plataforma en Mendoza se enteraron esta mañana que en un mes perderán su fuente de trabajo.

A diferencia de lo ocurrido con Glovo, que fue adquirida por Delivery Hero (propietaria de PedidosYa), la firma nacida en California (EEUU) se retira del mercado nacional y deja un halo de incertidumbre en cientos de personas, en su mayoría jóvenes que se insertaban por primera vez en el mundo laboral.

Mauro tiene 27 años y realiza entregas con esta App desde prácticamente su arribo a Mendoza (noviembre de 2018). Con las ganancias obtenidas pudo comprar una moto y, desde hace un mes y medio, levantar un negocio de venta de artículos de limpieza en su hogar.

Según relató a Sitio Andino, destina ocho horas de su día a los repartos con Uber Eats, "de lunes a lunes". Sumando pago por pedido y propinas, percibe entre 13 mil y 15 mil pesos semanales. No obstante, aclara que en los meses de cuarentena más dura, la cifra alcanzaba los $18.000 por semana.

En Mendoza, alrededor de 500 personas hacen repartos con esta App

"No entiendo el por qué de la decisión, todavía no caigo, aunque tengo la esperanza de que pueda cambiar a último momento. Mucho más teniendo en cuenta que en el último tiempo la aplicación incorporó más locales e incluso días atrás nos pidió completar una encuesta de satisfacción sobre el servicio, en la cual podíamos hacer aportes para mejorarlo", sostiene el trabajador.

Mientras tanto, analiza alternativas como inscribirse en la única app de esas características que quedaría en Mendoza, Pedidos Ya, aunque admite que "está colapsada y es difícil ingresar".

Marcelo, en tanto, comenzó a realizar delivery cuando se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio; luego de que en la empresa donde presta servicios le informaran que lo suspenderían por 75 días, con reducción de salario.

"Encontré la posibilidad de hacer ejercicio en la bicicleta y obtener rédito con ello. Una vez que retomé mi empleo formal, continué con los repartos por las noches", detalla

De imperceptibles a imprescindibles: la experiencia de ser delivery en cuarentena

En los meses de jornada completa, sus ganancias superaban los $10 mil semanales, en tanto que con las salidas nocturnas sus ingresos ascienden a unos $6.000 cada siete días. "Esta noticia fue un baldazo de agua fría, ya que será muy difícil igualar esos fondos extras que generaba semanalmente, con la posibilidad de manejar mis propios horarios. Es improbable que consiga una oferta similar, donde no esté obligado a cumplir un turno fijo", manifiesta.

Las experiencias personales son tan amplias como número de repartidores/as existen. Una mujer que no quiso brindar su identidad, relató que a través de la plataforma consiguieron trabajo no sólo ella, sino que su marido y dos hijos. "Que nos avisen que en un mes se van, es un golpe tremendo para la familia, ya que de un solo tirón perdemos cuatro ingresos para el hogar", lamenta.

Sin regulación, no hay protección laboral

Si bien este tipo de plataformas están habilitadas para funcionar, están constituidas legalmente como intermediarias. Juan Manuel Ottaviano, abogado laboralista y asesor legal de la Asociación de Personal de Plataformas (APP), explica que "las empresas de plataformas descargan todos los costos sobre los proveedores, trabajadores y clientes. Ante la falta de una regulación fiscal y laboral adecuada, armar una empresa es tan sencillo como desarmarla".

"Uber Eats, al igual que Glovo, le comunica esta decisión a los trabajadores por mail. Una forma de despido que envidia hasta la multinacional más inescrupulosa o el más humilde de los empresarios PyMe. La desregulación económica y laboral implica injusticias en varios sentidos", amplía. En ese sentido, la única retribución que recibirán los denominados "socios/repartidores" de Uber será un "pago individual, extraordinario y excepcional de $2.691". Es decir, una indemnización de unos 15 dólares.

Juan Manuel Ottaviano, abogado laboralista (Foto: panoramadirecto.com)

El especialista propone una regulación estatal, que " no significa desalentar la tecnología ni las inversiones, sino que se trata de contener el comercio, aumentar su capacidad tecnológica y alentar la competencia; y para eso es necesario detener el proceso de concentración".

"Los trabajadores y trabajadoras de plataformas valoran cierta flexibilidad horaria pero mientras este tipo de trabajo no esté incorporado a un sistema de protección, serán descartados cuando los números del mercado local o global no cierren para las empresas", destaca Ottaviano

Te Puede Interesar