500 familias quieren adoptar en la provincia

Se duplicó la cantidad de niños adoptados: ¿cuántos chicos aún aguardan?

Por Florencia Rodriguez

En hogares institucionalizados y sin cuidados parentales, actualmente en Mendoza hay 79 niños que esperan formar parte de una familia, la mayoría tiene más de 10 años y tienen alguna discapacidad: psicosocial, mental, física. Por su parte, en la provincia se encuentran registradas unas 500 personas que buscan adoptar. La pregunta inmediata entonces es: ¿por qué los chicos siguen aguardando si el número de pretensos adoptantes es ampliamente superior?

Desde el Registro Único de Adopción (RUA) explicaron que tiene que ver con las expectativas y/o proyectos de cada familia pero que, igualmente, se ha duplicado la cantidad de niños que ya viven en un hogar gracias al acercamiento del registro con los inscriptos.

"Puedo decir que se han incrementado las adopciones ya que, desde que se creó el RUA, en el año 2000 había un promedio de 41 adopciones al año y ahora vemos que en la actualidad, se ha duplicado la cantidad", expresó Verónica Gutiérrez, titular del Registro Único de Adopción.

Alrededor de la adopción giran comentarios de todo tipo: sobre los tiempos de espera que se extienden por años, trámites que se suponen burócraticos, que hay y que no hay niños en situación de adoptabilidad. Lo cierto es que hoy en Mendoza, 79 niños y niñas aguardan pero no es tan sencillo como parece lograr vincular a un chico con una familia y esto se debe a las expectativas que tiene cada núcleo.

Sobre el tema, Gutiérrez explicó: "Los pretensos adoptantes son aproximadamente 500, con diferentes proyectos, casi el 80% (antes era el 90%) expresó que deseaban niños más chicos. Igualmente, nosotros les enviamos información a través del registro. Les llega un mail a su cuenta de correo y les comentamos que, por ejemplo, hay dos niños de 5 y 10 años a quienes les gusta pintar, bailar, leer, o lo que les guste y así, al conocerlo, las familias reflexionan sobre su primer proyecto y a veces lo modifican, empiezan a pensar en otro tipo de familia diferente al que nos comentaron cuando se registraron", dijo.

Y sumó: "Esta es una herramienta que ha tenido mucha repercusión y no sólo se ha duplicado la cantidad de adopciones sino que ha aumentado la cantidad de adopciones prioritarias, es decir, de niños mayores de 4 años o con alguna discapacidad o de grupos de hermanos numerosos, y esto es gracias a la gente que está escuchando y evaluando su proyecto inicial".

Las declaraciones de la titular del RUA en Mendoza se ven reflejadas en sus números: en el 2016, fueron adoptados niños y niñas de 6, 7, 10 y hasta 12 años. En el 2017, niños y niñas de hasta 16 años. Incluso, en agosto de este año, dos niñas de 14 y 15 años, llegaron a una nueva casa con padres adoptivos. Ha habido un cambio en la sociedad, las familias ha receptado la demanda de los niños. Siempre nos preguntamos cuánto esperan los pretensos adoptantes pero como registro y Poder Judicial tenemos la obligación de darle una familia a los niños, la obligación de acompañar a las familias, preguntarnos también cuánto esperan esos chicos, son nuestra prioridad", indicó.

Años para adoptar: ¿real? ¿quién espera más?

Uno de los comentarios que más se escuchan cuando se habla de adopción es la cantidad de tiempo de espera que hay que atravesar antes de cumplir el sueño. Si bien es verdad que algunos llevan años aguardando, lo cierto es que hay niños y niñas que esperan, a veces hasta su adolescencia, por una familia porque no cumplen ciertos "requisitos" para ser adoptados.

"Hay familias que se han inscriptos y en 6 meses fueron evaluadas, vinculadas y tienen un niño o niña en calidad de hijo adoptivo porque este tema también depende de muchas variables: cuando llega una persona que quiere adoptar, primero les explicamos los cinco pasos que debe seguir, que son muy sencillos, luego de informarlos y de una serie de preguntas, les contamos quiénes son los chicos que están aguardando", manifestó Gutiérrez.

Y continuó: "La gran mayoría de personas que tenemos inscripta tienen un proyecto de niños más pequeños y piensan que no pueden responsabilizarse por un niño con discapacidad o alguna otra dificultad de salud. Lo cierto es que también, con información, cuando la gente sabe cuáles son los niños que están en situación de adoptabilidad, vuelven a evaluar su proyecto inicial. Por ejemplo, yo podría vincular a un niño de 10 años con una familia y en pocos meses, ¿por qué? porque los niños que están en hogares son los más grandes, que tienen discapacidad o grupo de hermanos numerosos".

La funcionaria resaltó que en el proyecto de adopción, la familia no elige sino que "les preguntamos cuáles son sus expectativas y les comentamos la realidad. Por ejemplo, muchos adoptantes registrados nos contaron que deseaban adoptar a un niño recién nacido o de hasta 3 años, eso es lo que imaginaron sobre con quién podrían vincularse pero, como dije, también les enviamos un mail donde le explicamos que hay un niño de 10 años y describimos sus gustos, personalidad, y quizás la familia, conociéndolo, cambia de opinión, algunos no responden pero otros se presentan porque, pese a la edad, se identificaron con el niño. Hay niños esperando hace años pero no podemos encontrarles familias".

Un nuevo protocolo: ¿de qué se trata?

Este viernes, la ministra de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Elisabeth Crescitelli, junto al presidente de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, Jorge Nanclares, firmaron un convenio para protocolizar las intervenciones en adopción.

Julio Gómez, ministro de la Corte, explicó: "Lo que hemos hecho con este convenio es allanar cualquier dificultad que exista en el trámite de adopción. El Juez debe concentrarse en resolver las situaciones de adoptabilidad garantizando que se cumplan los derechos del niño, eso a veces se puede hacer rápido pero lo normal es que lleve su tiempo, en cuanto a los estudios de quien desea adoptar y del niño", indicó.

Y continuó: "El tiempo depende de cada caso. Yo creo que en un proceso de adopción en el que tenemos que resolver todo lo más rápidamente posible no podemos permitirnos que un chico esté 6, 7 años en un hogar fuera de la contención familiar".

Por su parte, la ministra de Salud, Elisabeth Crescitelli, enfatizó en el trabajo que realiza el Ejecutivo recordando que en julio pasado, el gobernador Alfredo Cornejo presentó proyectos en la Legislatura provincial para dar herramientas y aclarar varias cuestiones relacionadas con el tema. 

"Hemos presentado dos proyectos muy importantes y esto trasciende la gestión. En realidad, lo que más necesitamos es que los niños sean recibidos por la familia porque el Estado jamás podrá suplir el amor de una familia. Hacemos un llamado entonces, por un lado, a quienes quieran adoptar, que lo hagan y por otro, al Poder Judicial que debe resolver la condición de adoptabilidad y recordar que los extremos no son buenos: ni tan poco tiempo ni mucho tampoco porque si se extiende, los chicos crecen, empiezan la escuela y se complica la adopción porque prefieren niños más chicos", cerró la funcionaria.

Te Puede Interesar