En Mendoza

Paso clave para la venta de IMPSA a un grupo estadounidense

El Gobierno acelera el traspaso de acciones para que tras 3 años, la firma salga del control estatal. Cómo sigue el proceso de la venta de IMPSA este jueves.

Por Miguel Ángel Flores

Este jueves marcará un antes y un después en la historia reciente de IMPSA, desde que quedó bajo control estatal en 2021. Es que el gobernador Alfredo Cornejo firmará un acta acuerdo con ejecutivos de un grupo de Estados Unidos, perfilado como único candidato para quedarse con el 84% de acciones que comparten el Estado nacional y el gobierno de Mendoza y están en venta desde el año pasado.

Cabe recordar que semanas atrás se conoció el interés de 2 multinacionales relacionadas con el negocio de la energía por quedarse con la metalmecánica mendocina. Representantes de una de las compañías habían visitado la planta de IMPSA en Godoy Cruz, tal cual lo contó Sitio Andino el lunes 24 de junio, y días después emisarios de otro grupo en carrera hicieron lo propio.

A partir del pacto de capitalización de la metalmecánica mendocina firmado entre el entonces presidente Alberto Fernández y el ex gobernador Rodolfo Suarez en Mendoza en junio de 2021, el Estado en el socio mayoritario y controlante con el 85% del paquete accionario, dividido así: la Provincia hasta ahora posee 21,2% de las acciones (pagó unos u$d 5 millones), mientras que la Nación conserva otro 63,7%, por el que desembolsó u$d 15 millones.

El restante 15,1% se lo reparten accionistas privados, en su mayoría bancos que pasaron a ocupar un sillón en el directorio de IMPSA tras reestructurar la deuda que la sacó del default en el cual estuvo sumergida hasta 2014. Suman en conjunto 9,8% del paquete a través de un fideicomiso, una figura también utilizada por los Pescarmona, la familia fundadora, para detentar su actual 5,3%.

Sueldos: en qué momento llega la venta

¿A la venta de acciones de la Provincia se sumarán las de la Nación? ¿En qué posición quedan los otros accionistas de IMPSA? Preguntas que desde la visita de los compradores a Mendoza el mes pasado y hasta ahora siguen sin respuesta, o al menos no conocida.

Si bien llevará un par de meses terminar de cerrar el traspaso y que el nuevo dueño se haga cargo, al parecer el acuerdo le pondrá el broche a la venta de las acciones lanzada en mayo del 2023. Pero además llega en el momento justo.

Sucede que entre mayo y junio los ingresos por los distintos contratos de IMPSA no alcanzaron a cubrir del todo sus costos fijos, y ha hecho que la multinacional mendocina vuelva a atravesar momentos de zozobra financiera. Incrementada sobre todo por la falta de definiciones sobre el timón de la empresa.

De hecho, el pago de los salarios del personal estuvo en duda el mes pasado. Y aunque finalmente se liquidaron, los más de 690 empleados se quedaron sin cobrar el aguinaldo, suspendido hasta nuevo aviso.

Sin embargo, por estos días las noticias trajeron algo de alivio. Desde el círculo de decisiones del grupo estadounidense, casi como probándose el traje de nuevo dueño, ya aseguraron la liquidación de los sueldos al menos hasta setiembre. Y lejos de dar señales de ajuste, les anticiparon estabilidad laboral.

El Gobierno, las privatizaciones e IMPSA

La decisión sobre IMPSA se conoce luego de que el Gobierno nacional emitiera el DNU 553/2024, que prorrogó el artículo 51 del DNU 70/2023 (el extenso paquete de desregulaciones de la economía pretendido por Milei desde su asunción a la presidencia), que permite convertir a las empresas estatales en Sociedades Anónimas.

El plazo inicial de 180 días se extendió por otro lapso idéntico. Casi el tiempo que directivos de la firma mendocina estiman que llevará su "re-privatización".

Son dos las figuras jurídicas societarias que rigen para compañías en manos del Estado: Sociedades del Estado y Sociedades Anónimas. Las primeras solo pueden tener como único sujeto al Estado Nacional, mientras que las segundas (como IMPSA), tienen una parte mayoritaria por parte del Estado, pero también poner en venta sus acciones o concesionar sus servicios a privados.

Desde el Gobierno no dudan en afirmar que "se está trabajando para que todas las compañías pasen a ser S.A. y así poder privatizar todo lo posible", tanto a una concesión o venta total o parcial.

Es que las Sociedades Anónimas permiten cumplir el plan de venta de acciones o concesiones que quiere el Gobierno. Para poder pasar a esa etapa, el Congreso de la Nación debe declararlas sujetas a privatización, tal y como se hizo la semana pasada con las seis empresas en la Ley Bases.

Te Puede Interesar