Mercado frenético

Martes de locos: a $500, el dólar blue frenó el mercado en Mendoza

El precio de la moneda norteamericana subió $37 en medio día y rompió su propio récord. Qué montos se transaron. ¿Cómo se movió la venta del dólar marginal?.

Por Miguel Ángel Flores

"El mercado está neurótico". Así define un arbolito que opera en los alrededores del Centro la situación por la demanda de dólar blue, en estos días de locura financiera. Es que al cabo de una mañana de martes frenética el billete estadounidense trepó hasta romper su propio récord: $500, lo que virtualmente paralizó las transacciones en Mendoza.

Con la apertura del mercado, la cotización había partido de $462, pero aceleró fuerte para sumar más de $37 en menos de tres horas, empujado por los rumores de siempre y una demanda real de los ahorristas de a pie.

"Está todo en ebullición, no hay techo. Arrancamos vendiendo a $465 por la mañana y viendo como se movió después, perdimos. Intentamos evitarlo, pero es imposible seguirle el hilo", confiesa Germán, un operador que habitualmente se ubica entre el centro y las cercanías de la Terminal de Ómnibus.

La disparada del dólar blue hizo que a las 13 ya se ubicara en $500. Ante la incertidumbre, se dieron dos situaciones: varios apelaron a una suerte de "dólar futuro" y empezaron a pedir hasta $510, mientras otros optaron por bajar persianas de cuevas y/o irse a casa.

El único tipo de cambio libre que opera fuera del mercado formal es más que nunca el oscuro objeto del deseo de muchos mendocinos, que se volcaron a las calles a buscar al mejor postor para cambiar sus pesos por dólares.

De acuerdo a la consulta de Sitio Andino, la fiebre por hacerse de dólares dispersó la demanda en cuanto a montos. Hubo de todo: el afán de comprar arrancó en u$d 300 y llegó a rozar los u$d 4.000, en ciertos casos de tenedores de plazos fijos que los retiraron para cambiarlos. Aunque en estos casos la respuesta fue "no hay".

Sin embargo algunos, como Juan, también optaron, con algo de racionalidad, por decir "no" al precio récord que voceaban los arbolitos. Y prometer que volverían, en busca de oportunidades de regatear, práctica que casi desapareció en medio de tanta demanda.

¿Y la venta? Bien, gracias. Es que el mercado marginal se sostiene sólo en el interés por comprar. Aún así, ante la chance de hacerse de billetes estadounidenses, los operadores llegaron a pagar $470, la máxima brecha entre el tipo comprador y vendedor de los últimos tiempos.

Para Germán "que yo recuerde, nunca hubo una brecha tan grande. Se generó un nivel tal de especulación por ganar unos pesos más, que ahora nadie quiere vender. Con tanta inestabilidad, el mercado está sicótico".

Te Puede Interesar