domingo 18 sep 2022
Política económica

Dólar "soja": ¿hay márgen para un "dólar vino"?

Mejorar el tipo de cambio o bajar retenciones de 4,5%, prioridades. Con insumos 200% más caros, Scioli prometió "discutirlo". Piden aplicarlo al sector agroexportador

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Miguel Ángel Flores 29 de julio de 2022 - 07:18

Tras el anuncio del nuevo esquema para que los exportadores de granos, conocido como "dólar campo" o dólar soja, la expectativa de la vitivinicultura no tardó en manifestarse. Aunque sin pedir un tipo de cambio a medida de la actividad, el sector logró que el Gobierno nacional dejara abierta la puerta a "discutir" un mayor ritmo devaluatorio, o de lo contrario, otra rebaja o quita de retenciones e incluso mejorar los reintegros para las ventas de vino al exterior.

Fue lo que quedó flotando tras la reunión con el ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli de de los directivos de Coviar, animados a ese pedido tras conocerse el nuevo esquema. Por su parte, el propio ministro de Economía mendocino, Enrique Vaquié, viajó a Buenos Aires a encarar gestiones respecto a varios temas, entre ellos las trabas que provoca el llamado cepo importador, en una agenda que registra varias reuniones.

En tanto, más allá del propósito del llamado dólar "soja" de incentivar a los poderosos productores de la Pampa Húmeda a liquidar unos u$d 10 mil millones de dólares en divisas y así oxigenar las reservas del Banco Central, el Gobierno parece haberse "comprado" un problema extra: la esperada reacción de otras industrias que, como la vitivinicultura, también aspiran a mejores condiciones para exportar.

Básicamente, se trata de "acelerar" una devaluación que frente al frenético avance de la inflación parece seguir dándose en cuentagotas y parece insuficiente. El planteo a Scioli fue concreto: de un año al otro, cajas de cartón y botellas, con subas de hasta el 200%, han carcomido vorazmente la rentabilidad, y los números de la vitivinicultura, con una cosecha más corta que también impactó en los precios de la uva, no cierran.

Mientras tanto, las exportaciones vitivinícolas se derrumbaron durante el primer semestre, con un 19%. Todo un dato si se tiene en cuenta que dólar versus inflación, y también retenciones (pese a una quita para pymes las grandes bodegas aún tributan 4,5%) fueron el foco de la reunión: en 2021 la vitivinicultura argentina totalizó más de u$d 1.000 millones en ventas totales (unas 300 millones de botellas), casi un 3% del comercio mundial, lo que los dirigentes de Coviar, con José Zuccardi a la cabeza, se encargaron de hacer notar como sustento de la "marca país".

DSC08686 (1).jpg
El ministro Scioli, reunido con dirigentes de la vitivinicultura. Prometió

El ministro Scioli, reunido con dirigentes de la vitivinicultura. Prometió "discutir" una mejora del tipo de cambio para que el dólar rinda y también otra quita de retenciones

Menos retenciones ¿y dólar-vino?

En ese contexto, además de hablar de la urgencia de actualizar el tipo de cambio, el bodeguero y dirigente volvió a la carga con la posibilidad de mejorar el incentivo a la exportación (reintegros, hoy del 7%). En conjunto, Zuccardi consideró “importante tener en cuenta que es momento de volver a considerar medidas que favorezcan la exportación. El mundo tiene aranceles cero para exportación del vino y esto nos desfavorece, con notable impacto en la competitividad”.

Por su parte, Bodegas de Argentina ya se había anticipado con un pedido de eliminar retenciones el 12 de julio, durante un encuentro con el titular del Central, Miguel Pesce. Justamente el ministro Vaquié se reunión ayer miércoles, pero con el tema de las restricciones al acceso de divisas para importar como tema número uno.

Al mismo tiempo, el nuevo contexto a partir del "dólar campo" renueva el planteo de mejores condiciones y anticipa más planteos formales a las autoridades nacionales por parte de los privados.

"Estamos analizando más profundamente (el nuevo esquema cambiario para la soja) para ver la posibilidad de una situación de excepción respecto al tipo de cambio. Lo cierto es que las exportaciones cayeron en volúmen, pero se mantiene en facturación, lo que demuestra que es un tema de nicho comercial porque hay productos que ya dejan de ser rentables en algunos mercados", analizó el director ejecutivo de BA, Milton Kuret.

Aunque consideran prematuro hablar de un "dólar-vino", si no hubiera respuesta oficial a la quita de retenciones desde BA tampoco lo descartan. En cualquier caso, lo sustentan con la brecha entre variación de precios y dólar: desde junio del 2021 las bodegas registran subas del 70% a más del 100%, contra un tipo de cambio que devaluó 30% interanual.

Para Kuret "eso significa que los costos en dólares han subido sustancialmente y perdemos competitvidad frente a otros países. Cuando vendemos, la caja sale a tipo de cambio oficial, con una retención del 4,5% y un reintegro del 7%. Pero además un arancel promedio del 5% en los países destino. Así, la cuenta completa da negativa. Por eso venimos insistiendo en eliminar derechos de exportación para recuperar valor agregado".

Por su parte, también Sebastián Lafalla, dirigente de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Tupungato y referente del sector exportador vitivinícola y de frutos secos, pidió por la inclusión de Mendoza. "Lo del dolar a los sojeros debe ser aplicado a todo el sector agroexportador. Premian a los que no agregan valor", sentenció a través de la red social Twitter, en un mensaje dirigido por igual al presidente Fernández y al gobernador Suarez, a quien le pidió "defender al sector agroexportador de Mendoza, porque de eso se trata gobernar".

Cepo importador, en un "sendero corto"

Todo depende de la duración del invierno, y con él, de la necesidad de destinar los dólares del Tesoro a sostener la compra de gas desde el exterior. Esa fue la respuesta oficial a la inquietud sobre cuánto más la industria deberá lidiar con el más estricto cepo a la importación de insumos impuesta por el BCRA desde hace más de un mes y por 90 días, otra de las preocupaciones.

"Tiene un sendero de incomodidad corto, que está cerca del final, camino a la flexibilización. Se trata de una medida que nació por 90 días debido a una situación de emergencia asociada a compras extraordinarias en precio, energía y combustible, que se alivianan a partir del 15 de agosto", señaló Scioli.

No obstante, el ministro comprometió al secretario de Industria y Gestión Comercial Externa, Ariel Schale, a mantener una "línea abierta" para solucionar los problemas que se presenten, por ahora, relativos al ingreso de maquinaria (tractores, por ejemplo), baterías y agroquímicos. En paralelo, el ministro Vaquié, en base a los planteos de la Unión Vitivinícola Argentina y Asinmet, llevó su planteo tanto a Scioli como a su par Domínguez, de Agricultura: la vitivinicultura es la industria “madre” de Mendoza y no puede convivir con la imposibilidad de conseguir repuestos para el mantenimiento de maquinaria específica del área.

No obstante ¿tiene fecha de vencimiento tentativa de la medida? Según Scioli, a partir del 30 de agosto, en función de que decrezcan las importaciones de energía de la mano de un menor consumo.

Te Puede Interesar