domingo 20 nov 2022
Esta noche

Armando Tejada Gómez: homenaje a 30 años de su muerte

En el Espacio Julio Le Parc habrá esta noche un encuentro con música y relatos en homenaje a Armando Tejada Gómez, a 30 años de su partida.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
3 de noviembre de 2022 - 08:54

Al cumplirse treinta años del fallecimiento del destacado poeta mendocino Armando Tejada Gómez, la Municipalidad de Guaymallén le rendirá un homenaje con un evento en que se interpretarán canciones y textos de su autoría. Será este jueves 3 de noviembre, desde las 20h, en la sala Armando Tejada Gómez del Espacio Cultural Julio Le Parc (Mitre y Godoy Cruz, de San José). La entrada es libre y gratuita, hasta completar la capacidad de la sala.

La primera parte del repertorio abarcará: “Zamba del riego”, “Volveré siempre a San Juan”, “Fuego en Animaná”, “Trovador del rocío”, “Zamba de los adioses” y “Canción de las simples cosas”, interpretados por los músicos Patricia Melis y Maite y Pablo Budini, con relatos de Sergio Martínez.

Mientras que el segundo segmento del show contendrá: “Regreso a cantar tonadas”, “Zamba azul”, “Cueca del tomero”, “Canción de lejos”, “Hay un niño en la calle”, con el canto de Evelyn Vela, los relatos de Javier Franco y la guitarra de Javier Ledda.

Biografía de un artista maestro

Armando Tejada Gómez nació en el Barrio de las Latas, de Guaymallén, a orillas del por entonces Canal Zanjón (Cacique Guaymallén), el 21 de abril de 1929; y falleció en Buenos Aires, el 3 de noviembre de 1992, con 63 años.

De ascendencia huarpe, fue el penúltimo de 24 hermanos. Su familia estaba compuesta por trabajadores rurales de escasos recursos. A la muerte de su padre, con tan solo 4 años, su madre no podía alimentar a todos sus hijos, por lo que vivió un tiempo en una casa en Tres Porteñas con su tía Fidela Pavón, quien le enseñó las primeras letras en un breviario. Esa fue la única instrucción que recibió Armando. Cuando regresó a su hogar materno, en la Media Luna (Pedro Molina), empezó su oficio de canillita.

A los 15 años se compró un ejemplar del Martín Fierro, que le despertó la pasión por la lectura y la poesía, instruyéndose por su cuenta. De origen humilde y formación autodidacta, trabajó también como lustrabotas y albañil. Simultáneamente, comenzó su inquietud por las injusticias sociales y se volvió un activista político, siendo delegado del gremio de la construcción. En 1950 empezó a trabajar como locutor en LV10 Radio de Cuyo, que alternó con su trabajo como obrero.

Fue diputado provincial en 1958 por la Unión Cívica Radical Intransigente, sector que abandonó al año siguiente para formar un bloque independiente. Integrante de una delegación parlamentaria que visitó China, la ex URSS, Checoslovaquia y Francia, a su regreso se afilió al Partido Comunista.

En 1960, al terminar su mandato como legislador, volvió a su trabajo de locutor e inició su camino por la música con la zamba “La de los humildes”, colaborando como letrista junto al cantautor Manuel Oscar Matus -quien por entonces era esposo de Mercedes Sosa-, y con quienes, en 1963, sentarían las bases del Movimiento del Nuevo Cancionero.

Entre 1954 y 1994 publicó trece poemarios, una autobiografía, dos novelas y varios discos, entre audiolibros y canciones, en coautoría con diversos músicos. Entre sus obras más reconocidas se encuentra “Canción con todos”, que se convirtió en un himno para América Latina.

Fue un prolífico escritor y dejó un legado muy importante para la cultura argentina. “El que lea atentamente mi poesía, comprende rápidamente que la intención es cantar opinando”, afirmaba.

Te Puede Interesar