Efemérides

¿Cuándo es el Día del Guardavidas en Argentina?

El Día del Guardavidas recuerda un hecho trágico en un balneario de Mar del Plata. Conocé la historia.

Este 4 de febrero se conmemoró en Argentina el Día Nacional del Guardavidas. Esta fecha es en homenaje a Guillermo Volpe, un rescatista que murió durante un rescate ocurrido el 4 de febrero de 1978 en un balneario de Mar del Plata.

Este acontecimiento es recordado con el fin de honrar a estos profesionales, que se dedican a asistir a las personas que asisten a bañarse en playas o piletas.

Día del Guardavidas: quién fue Guillermo Volpe

Guillermo Volpe fue el único guardavidas del país fallecido durante un rescate. El hecho en donde perdió la vida sucedió un 4 de febrero del año 1978 en Playa Grande, Mar del Plata. Ese día, "el Chino Volpe", quien se encontraba de guardia, observó que un adolescente se estaba ahogando en el mar.

Inmediatamente, Guillermo se dirigió al mar para rescatar al joven, seguido de sus colegas Alfredo Marasco, Silvio Garíspoli, José Luis Queseda, Eugenio Raimondi, Jorge Vaccaro y Patricio Tauler. El grupo logró salvar al adolescente, pero al llegar a la orilla notaron que “el Chino” no se encontraba con ellos. Regresaron al agua en búsqueda de su amigo, pero no lograron ubicarlo.

El 8 de febrero, dos pescadores localizaron el cuerpo sin vida de Guillermo, a la altura de la Escollera Norte. De acuerdo a estudios posteriores, se determinó que se trató de un fallecimiento por infarto.

La noticia generó un gran impacto entre la comunidad de guardavidas, por lo que se decidió establecer el 4 de febrero como día de esta profesión, para honrar al Guillermo. Desde 1979 este día se conmemora con un acto, en el cual se llevan ofrendas florales al monolito que recuerda a Volpe, ubicado en la entrada al balneario de Playa Grande.

guillermo volpe, guardavidas.jpeg
Día del Guardavidas, en homenaje a Guillermo Volpe.

Día del Guardavidas, en homenaje a Guillermo Volpe.

¿Qué hace un guardavidas?

El oficio de guardavidas se asocia rápidamente a vacaciones y es uno de los más arriesgados. Estos profesionales son mucho más que rescatistas, silbatos y boyas, son las personas que ponen el cuerpo en cada temporada, ya sea en piletas o en las playas.

Fuente: La Nación.

Te Puede Interesar