lunes 5 dic 2022
Análisis

Inflación: Precios Justos busca ser la nueva vacuna

El Ministro Sergio Massa presenta hoy Precios Justos otra búsqueda de combatir la inflación, mientras salarios y jubilaciones no logran recuperarse.

Por Marcelo López Álvarez 11 de noviembre de 2022 - 11:40

María Elena Walsh le cantó al famoso doctor si nombre que un día llegó manejando un cuatrimotor con su vacuna para terminar con la brujerías del Brujito de Gulubú. Así anda Sergio Massa, como el doctor llegando, en lo que puede, para intentar terminar con la brujerías de la inflación.

Si no hay ningún cambio (algo usual en la comunicación de este gobierno) en el mediodía/tarde de hoy el Ministro volverá a sentarse ante los periodistas para anunciar el nuevo programa de Precios Justos que vendrá a reemplazar a Precios Cuidados y tiene por objetivo establecer un sendero de baja de la inflación en alimentos y productos básicos que se propone (mediante un acuerdo con las empresas) sellar el precio de aproximadamente 1500 artículos y el resto de los productos de quienes adhieran al acuerdo entrarían en un esquema de aumentos máximos del 4 por ciento mensual durante cuatro meses, lo que el ministro definió como 4x4.

El adelanto del programa, que realizó el propio Ministro, dejó al descubierto la raíz del problema (del cual hemos hablado reiteradamente); la concentración de las cadenas de elaboración, procesamiento y distribución. Según expresó Sergio Massa las alrededor de 100 empresas que firmarían el acuerdo concentran el 86% de los productos de consumo masivo de nuestro país. A pesar que queda tan expuesto el problema no se conoce que ni siquiera se estén pensando políticas a corto y mediano plazo para desarrollar o potenciar nuevos actores en esas cadenas que permitan establecer ya no una competencia sino por lo menos alternativas a los consumidores.

Las lógicas de las políticas de mercado de la competencia son avasalladas por los mismos que las defienden que son los principales propulsores de la concentración y la desaparición de la competencia. La excusa de la competencia y de que nos dejen trabajar es la preferida de los representantes de esos sectores. Sin embargo la política que aplican es la de la concentración de mercados, la destrucción de la competencia. En este contexto el papel del Estado no debe acotarse a acuerdos de control que nunca se cumplen sino pensar en el mediano y largo plazo y generar políticas que permitan el desarrollo de alternativas. La vastedad y riqueza de nuestro país permite imaginar alternativas de todo tipo para lograr ese objetivo. Quizás los funcionarios nacionales deberían dejar de lado muchos prejuicios y mirar con más atención por ejemplo a La Rioja.

El objetivo de Sergio Massa es llegar a fin de 2023 con una inflación de no más de 3 puntos mensuales, no parece imposible si hay por lo menos un mínimo cumplimiento del acuerdo y el Gobierno sigue ejecutando la política de enfriamiento de la economía y que intenta mostrarlo como controlado para que no afecte derechos ni frene el crecimiento, pero es enfriamiento al fin.

image.png
Serio Massa y Fernanda Raverta anunciaron el aumento a los jubilados  con el foco puesto en el combate contra la inflación y la recuperación de ingresos

Serio Massa y Fernanda Raverta anunciaron el aumento a los jubilados con el foco puesto en el combate contra la inflación y la recuperación de ingresos

Parte de ese enfriamiento de la economía viene de la mano de la pérdida de poder adquisitivo de los ingresos que no logra recuperarse. Mientras la decisión del aumento de suma fija o bono para los trabajadores se posterga ayer Sergio Massa con Fernanda Raverta anunciaron el aumento a los jubilados y AUH de acuerdo a la fórmula de movilidad de poco más del 15 por ciento a lo que se suma un bono para los jubilados de la mínima durante tres meses de 10 mil pesos.

Fernanda Raverta exultante aseguró en la conferencia de prensa que el aumento a los jubilados en el año llegaba al 107 por ciento ganándole a la inflación. Más tarde Sergio Massa tuvo que salir a aclarar que a ese número se llegaba sumando todos los bonos y sumas extras.

La realidad es que el aumento real de la jubilación mínima en el año será del 72,5% perdiendo contra la inflación claramente. Ese es el número real de aumento y de pérdida si mañana desaparecieran todos los bonos y remuneraciones extras que ha sumado el gobierno.

Clarificando, los jubilados sumando todos sus ingresos si le ganaron a la inflación, pero la realidad es que la jubilación mínima habrá perdido más de 20 puntos contra la inflación cuando cierre el año.

La situación con los salarios de los trabajadores no es distinta. Ayer al comunicar los datos del INDEC de septiembre el discurso era que los salarios le habían ganado en el 9 mes del año aumentando 6.7 % contra el 6.2 del IPC. Una forma extraña de comunicar una realidad absolutamente distinta. En el acumulado interanual los salarios aumentaron 78.7% contra un IPC del 83%.

La gestión de Sergio Massa entra en zona de definiciones que no solo lo involucran a él sino a todo el Gobierno, la necesidad de que está movida de intento de control de la inflación tenga éxito se le vuelve imperativa, sin embargo la pata flaca sigue siendo que no aparece nada que proponga pensar un poco más allá para salir del laberinto y no seguir encerrado en él.

Te Puede Interesar