Análisis

Exportaciones, una concentración que no es buena noticia

Las exportaciones del sector agropecuario representan dos tercios del total de las ventas al exterior de la Argentina.

Por Marcelo López Álvarez

El sector agroexportador dio a conocer ayer, a través del instituto técnico de Coninagro, el informe de sus exportaciones que, aseguran, fueron resultados históricos para la temporada 2021/22 generando más de dos tercios del total exportado por la Argentina.

Según la entidad cooperativa agropecuaria las exportaciones de ese sector en la suma de los productos primarios y las manufacturas en los primeros 8 meses de 2022 llegaron a la cifra de 39.540 millones de dólares.

Según la proyección de Coninagro si se cumplen los resultados anuales previstos, para cuando se complete el año pueden esperarse por más de 55.000 millones de dólares que serían un récord histórico anual.

Según el estudio de Coninagro las exportaciones de productos primarios y los de manufacturas de origen agropecuario (vale recordar que en su gran mayoría las MOA son casí exportaciones primarias) han generado en el último lustro exportaciones por 223.827 millones de dólares, en tanto que en lo que va del siglo la cifra llega a poco más de 762 mil millones de dólares.

Según Coninagro “La relevancia del monto califica la importancia del sector agroexportador argentino, que genera más de dos tercios del total exportado por el país, que logra ingresar significativamente en mercados complejos y alejados (Asia, Europa, Norte de África) como ningún otro rubro, que genera una participación en el total mundial de exportaciones de su rubro (cerca de 2%) que multiplica con creces el total argentino en todos los rubros (0,3%) y que compite con calificada tecnología, relevancia geoestratégica y participación múltiple de empresas grandes, medianas y pequeñas”.

image.png
Las exportaciones del sector agropecuario representan dos tercios del total de la Argentina. Sin embargo comienzan a preocupar algunos sectores como la carne.

Las exportaciones del sector agropecuario representan dos tercios del total de la Argentina. Sin embargo comienzan a preocupar algunos sectores como la carne.

Sin embargo, la buena noticia del récord de exportaciones tiene también sus puntos grises de análisis para la economía argentina. En primer lugar ratifica la eterna primarización de nuestras exportaciones y su bajo valor agregado, pero además la fuerte concentración y dependencia de un sector es una complejidad política extra que nuestra economía conoce de sobra.

La necesidad de ampliar la matriz exportadora es más que necesaria para romper las dependencias de un solo complejo pero además provee mayor previsibilidad en los ingresos. Argentina tiene dos espacios de rápido desarrollo para mejorar el perfil exportador, minería y energía, si bien estos tienen la ventaja de ser de desarrollo rápido comparten con el sector agropecuario la fuerte primarización de sus producciones.

Si bien es cierto que el desarrollo rápido de esas alternativas no solo mejorará la balanza comercial y la entrada de divisas y por el contexto internacional son una oportunidad única para la economía local, no es menos cierto que a mediano y largo plazo la industrialización de la exportaciones de todos los sectores, junto con las de conocimiento y tecnología deberían ser el camino verdadero de consolidación del comercio exterior de nuestro país.

image.png

Entre otras cosas, las exportaciones de producción industrializada, de tecnología o conocimiento tiene la virtud de ser mucho estables en valores. Mendoza conoce bien la historia con el vino que la exportación del fraccionado es estable en valores en cambio el granel o el mosto son claros commodities de valores siempre inestables.

El sector agroexportador lo está viviendo ahora con la carne. Después de que un año o dos atrás tocaran el cielo con las manos (afectando fuertemente al mercado interno) hoy viven momentos de zozobra importantes.

Desde el propio sector advierten de fuertes caídas de precio en las ventas al exterior de hasta un 35% después de que se derrumbara el mercado chino ( que el furor poco tiempo atrás) mientras que los valores de exportaciòn de la cuota Hilton cayó entre un 25 y 30%.

Según los datos de Agricultura a la segunda semana de este mes la cuota Hilton registró una caída de un 25,78% interanual pasando de 13.117 a 9.735 dólares la tonelada.

Por ahora Argentina depende de su sector agroexportador con todo lo que significa estar conectado siempre al mismo marcapasos.

Te Puede Interesar