lunes 5 dic 2022
Opinión

El campeón y el esclavo: ampliar el campo de observación

Bertolt Brecht en su cuento nos introduce en un tema muy importante: ampliar el campo de observación para comprender fenómenos en toda su complejidad.

Por Eduardo Press 25 de septiembre de 2022 - 08:46

Con su cuento, Bertolt Brecht, nos introduce en un tema muy importante: ampliar el campo de observación para comprender fenómenos en toda su complejidad. Sin esto, sostiene y sostenemos, que podríamos llegar a conclusiones erróneas.

El cuento

Dos hombres vivían en la misma casa y ocupaban habitaciones diferentes. El mayor dormía en una cama mullida, el menor, sobre un colchón de cuero.

Muy de mañana, el mayor arrancaba al joven de su mejor sueño, cuando aún no le apetecía levantarse. En las comidas, el mayor solía arrebatarle al menor lo que este habría preferido.

Si el menor quería beber, el mayor solo le daba agua o leche, y cuando el joven se agenciaba a escondidas un poco de licor de arroz, el mayor lo increpaba duramente, en presencia de todo el mundo. Si el otro respondía airado, luego tenía que pedirle perdón públicamente.

Por las mañanas, yo veía al mayor arreando al joven desde un caballo.

Un día le pregunté al mayor por su esclavo. “Pero si no es mi esclavo”, dijo sorprendido. “Es un campeón y lo estoy entrenando para su combate más importante. Me ha contratado para que lo ponga en forma. El esclavo soy yo”.

¿Qué tiene que ver esto con las empresas?

El pensamiento sistémico nos ofrece un cuerpo de conceptos y prácticas que nos resultan muy útiles al momento de comprender el funcionamiento de las organizaciones.

Concebimos a las empresas como sistemas sociales complejos. “Sistemas” porque están conformados por diferentes sectores que están interactuando en forma permanente. “Sociales” porque están formados fundamentalmente por personas y “complejos” porque las interacciones no son lineales, son circulares con múltiples y permanentes idas y vueltas.

Pensar sistémicamente nos permite tener esto siempre presente al momento de tomar contacto con nuestros clientes, aunque el intercambio sea con una sola persona entendemos que pertenece y opera en un conjunto complejo que funciona como una unidad.

¿Por qué es importante esto?

Porque si no lo tomamos en cuenta podemos caer en reduccionismos o que nuestra apreciación de la situación esté sesgada.

Ampliar la mirada

El pensamiento sistémico nos permite vincular procesos sin perder información valiosa para la toma de decisiones, un punto crucial en toda organización.

La información que recibe el observador del cuento le cambia la mirada. Esto es muy importante para entender la complejidad de los sistemas sociales: la circulación de la información modifica al observador, el observador modifica y es a su vez es modificado, es parte del sistema. Y esto vale para un dueño, CEO, Gerente, Consultor, etc. cuando describimos somos parte de lo que estamos describiendo.

Ejemplos

De la naturaleza. En las sierras de la provincia de Córdoba puede llover un día lunes, a partir del martes pueden ser días despejados y de sol radiante. Los que no conocen los ciclos de esas lluvias se van a sorprender cuando el jueves en medio de un día hermoso irrumpe un aluvión que desborda los arroyos de los pueblos y ciudades arrasando con lo que encuentra a su paso.

El cuerpo humano es un sistema biológico que cuando funciona armónicamente nos da una sensación de bienestar, cuando hay alguna perturbación nos genera malestar. El tema que nos ocupa tiene que ver con cuál es el origen del malestar, puede doler en un lado y el origen estar en otro. Un viejo axioma de la medicina dice que la fiebre reumática lame las articulaciones (porque no deja daño permanente) y muerde el corazón (porque puede dejar daño valvular).

En las empresas es común que cuando hay una dificultad las diferentes áreas responsabilicen a otras respecto a donde radica la causa, perdiendo de vista que hay secuencias que vinculan unas con otras. Decisiones tomadas en un área repercuten más tarde o más temprano en otras.

Una empresa fabricante de artículos sanitarios tenía gran cantidad de devoluciones por piezas defectuosas. Se puso la lupa sobre el área de control de calidad. Explorando un poco más allá descubrimos que el departamento de ventas, para aumentar su performance, ofrecía financiaciones interesantes y tiempos de entrega breves. Esto repercutió en el área de producción, que veía aumentada su demanda en cantidad y tiempos, lo que hacía que el sector de control de calidad se vea excedido en su capacidad de ejecución.

Una alumna en un curso consulta cómo podría manejar situaciones conflictivas con su jefa, que era esto y lo otro, explorando y ampliando el campo de observación supimos que la situación era de vieja data, cuando preguntamos cómo es que llegó a la situación actual comentó que para no generar problemas se callaba la boca frente situaciones negativas…¿resultado? estaba en una situación mucho peor y de más difícil resolución.

¿Qué hacer?

Practicar y aprender. Toda secuencia humana se corresponde con una serie de interacciones en las cuales establecer un punto de comienzo es siempre arbitrario. Está el antiguo relato del gerente que se queja porque tiene que estar siempre encima del empleado porque se equivoca y el empleado aduce que se equivoca porque el gerente le está siempre encima y así en forma continua. ¿Quién empezó?

Esto es aprender, tenemos que saber que es así.

¿Y practicar?

Es parte de un entrenamiento. Lo que nos sale espontáneamente es un pensamiento lineal y la vida no es lineal, es más compleja y para poder visualizar esa complejidad tenemos que entrenar la cabeza. Una forma de entrenar la cabeza es hacerle caso a una vieja expresión popular: “no todo es como parece”. También hacerse preguntas ¿qué pasó antes? ¿qué pasó después? ¿quién más intervino?

Cuando uno está convencido de algo, cuestionarlo (aunque sea en la intimidad), ¿será así? ¿hay alternativas? ¿qué pasaría si…?

Todo esto no nos lleva a ser siempre exitosos y a tener siempre “la justa”, pero disminuye el margen de error. Abre puertas.

Amigo lector: En su empresa frente a una dificultad o problema ¿cree que las cosas son tal cual cómo las ve u observa la situación con la mirada ampliada?

* En colaboración con la Lic. Sofía Florín, especialistas en Psicología Organizacional, Emprendedores y Empresas Familiares.

Te Puede Interesar