justicia

Tragedia de Once: los acusados no quieren el juicio antes de las elecciones

Los imputados temen que el juicio que deben afrontar por las 51 muertes y el mal manejo de subsidios sea antes de las elecciones de octubre y hacen lo posible para dilatar el comienzo.

Por Sección Judiciales

"El caso como moneda de cambio" es a lo que le temen los exfuncionarios Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, ambos exsecretarios de Transporte, y el empresario Claudio Cirigliano,  quienes forman parte de los 28 acusados que ya están en instancia  de juicio. 

El caso está en manos del Tribunal Oral Federal 2, el cual aún no puso fecha, pero está trabajando intensamente en acelerar los pasos procesales previos y, en semanas, ya abrirá la etapa de ofrecimiento de prueba de las partes.

Cada vez con más insistencia, los abogados defensores interponen recursos de todo tipo ante el Tribunal e instancias superiores y -según confían fuentes judiciales a Noticias Argentinas- todo es para evitar que el juicio se realice en lo inmediato.

Fuera de los argumentos jurídicos, están los argumentos políticos que esbozan los defensores y tiene que ver con que no quieren que el juicio se lleve adelante antes de las elecciones legislativas de octubre, porque temen que el caso sea "moneda de cambio" tanto para el Gobierno como para la oposición.

Los abogados tienen en claro que, de comenzar antes el juicio de la convocatoria a las urnas, lo jurídico se reducirá y cada vez más ganará la repercusión política del caso.

Con ese objetivo es que ya impugnaron al Tribunal Oral Federal  2, puesto que inicialmente la causa había sido asignada al 1 pero -a raíz que en éste último se acumularon muchas causas- el Tribunal de Casación (como órgano de superintendencia) decidió el cambio.

Si bien se trata de un planteo, que las fuentes adelantaron que será rechazado por el Tribunal, los abogados defensores batallan en otras instancias. 

Uno de los principales argumentos es que los acusados están  siendo doblemente acusados a partir que la Cámara Federal fijó que el juez Claudio Bonadío investigue el accidente y que su par Sebastián Ramos se4 encargue de lo que tiene que ver con la asignación irregular de subsidios a Trenes de Buenos Aires (TBA), entonces concesionaria del Mitre y Sarmiento.   

Ese planteo está pendiente a resolver en la Cámara Federal de Casación Penal, al igual que los procesamientos y otros recursos que hace un tiempo presentaron los defensores. 

Pero se prevé que los mismos sean resueltos en breve y, así, el Tribunal quedará de alguna forma habilitado para avanzar hacia el juicio, que aún no tiene fecha pero no se descarta que pueda iniciarse en la segunda mitad del año.

En instrucción, la causa avanzó en forma muy rápida, teniendo en cuenta que las causas por corrupción tienen un promedio de 14 años en ser resueltas, y en tan sólo 12 meses el juez Bonadío  mandó a juicio a 28 acusados.

Te Puede Interesar