Visitas

Pimpinela brindó con Mendoza sus 30 años junto a la música

Los hermanos Galán se subieron al escenario del Arena Maipú y brindaron un concierto que se destacó por la colorida puesta en escena y los clásicos del dúo que el público ovacionó.

Por Eugenia Cano

En el marco de sus 30 años de trayectoria musical, el dúo Pimpinela presentó en el Stadium del Arena Maipú un concierto en el que no faltó ningún condimento para que todo se viviera como una verdadera celebración.

Durante dos horas, 2500 personas disfrutaron de un concierto que atravesó con acierto varios momentos. Cada uno de ellos acompañado por una colorida puesta en escena que incluyó una escenografía estilo bar, tres franjas de pantallas led, la proyección de videos alusivos, músicos, bailarines y luces acordes para recrear climas.

En este marco y, gracias al  gran manejo escénico que revela la experiencia adquirida en tantos años de carrera, los hermanos Galán llevaron al público a recorrer un repertorio de lo más variado, donde los pasajes más efusivos se quedaron en las clásicas contiendas de pareja.

Con una puntualidad asombrosa, a las 22 comenzó el show con el tema que le da nombre el último disco: “Estamos todos locos”. Luego siguió “Mañana”, “Esto no es amor” y “Yo que soy”; el hit del grupo que tanto le gusta a Mirtha Legrand y que la diva teatralizó en varias oportunidades durante su programa de los almuerzos.

Por otra parte, al verlos sobre el escenario queda claro que cada uno le aporta al show su parte vital. Joaquín es quien realiza la interacción directa con la gente. Es quien asume el rol de hilo conductor contando sobre las situaciones de la vida cotidiana que lo han inspirado las composiciones. Lucía, en cambio - con menos palabras -, le otorga al espectáculo la dramatización y la potente voz que conserva intacta.

La canción que la nueva placa que grabaron junto a sus respectivos hijos, Rocío y Francisco: “Lo mejor que la vida me dio”, fue uno de los momentos emotivos de la noche. También hubo tiempo para reflexionar sobre la violencia doméstica con la interpretación de: “Cuéntale al mundo”.

Con un público que acompañó de principio a fin, la lista también incluyó: “Ese estúpido que llama”, “A esa”, “Valiente”“La dueña de la noche”, “Aguante campeón”, “Yo quiero un hombre”, “Aquí estoy yo” y la infaltable “La familia”. Aquí una torta gigante provocó el cántico espontáneo del feliz cumpleaños.

El final llegó con la españolísima “Paso doble te quiero” y, ante la continúa ovación de sus seguidores que pedían “otra, otra”, los hermanos interpretaron con ritmo de cumbia el clásico “Olvídame”.

De esta manera, a la media noche concluyó un espectáculo inolvidable para el público mendocino que los ovacionó de pie. Lucía y Galán confirmaron una vez más, que en estos 30 años, el cariño por ellos está intacto.

Te Puede Interesar