lunes 15 ago 2022
Delitos de lesa humanidad

En 2012 comenzaría el juicio contra ataques sexuales ocurridos durante la represión

Gracias al testimonio de las víctimas, se logró reconocer a dos de los policías que violaban a las presas clandestinas. Ambos están alojados en San Felipe y a comienzos del próximo año serían juzgados.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Gabriela Guilló 5 de agosto de 2011 - 13:39

El considerar la violación como un delito contra la humanidad fue un paso fundamental logrado por los abogados de Derechos Humanos en la provincia y que ahora busca condenar a los responsables.

Durante el segundo juicio que se realiza en la provincia -y que transita su última etapa- los crudos relatos de dos detenidas logró identificar y encarcelar a dos de los policías responsables de las sistemáticas violaciones a las que fueron sometidas las mujeres y hombres secuestrados y torturados clandestinamente, por lo que se espera que en los primeros meses de 2012 comience el juicio que logre condenarlos.

Se trata de los policías retirados Héctor Lapáz y Miguel González, quienes desde diciembre se encuentran alojados en el pabellón de policías del complejo de San Felipe. Ambos formaban parte del D2 y en la actualidad el primero seguía en funciones dentro de la planta verificadora de vehículos.

Los efectivos retirados fueron imputados de violación agravada, tormentos y privación ilegítima de la libertad, delitos imprescriptibles por tratarse de hechos contra la humanidad.

De todas maneras, si bien tanto Lapáz como González serían los autores directos de los hechos, desde el Movimiento Ecuménico indicaron que irán tras la responsabilidad de toda la cadena de mando que actuó y permitió que estos hechos ocurrieran.

“Esperamos que en los primeros meses del 2012 comience el juicio que busque a los responsables de los ataques sexuales que fueron considerados por el Tribunal como delitos de lesa humanidad por lo que son imprescriptibles” dijo Pablo Salinas, abogado querellante y miembro del Movimiento Ecuménico.

Te Puede Interesar