La Pampa es insaciable
Sábado, 6 de junio de 2020
Por: Cristian Pérez Barceló

PROVINCIA DE LA PAMPA

La provincia de La Pampa se ha vuelto insaciable. ¿Qué más quieren? Nos hacen juicio cada dos por tres, piden hasta lo que no les corresponde, se meten en una deuda que la Nación nos debe pagar, nos quieren paralizar la obra más importante de la Argentina de los últimos años, todo con la excusa del agua.

¿Por qué no cuentan que los regalamos agua de manantial y de deshielo todos los días?

Hicimos un acueducto de 190 kilómetros desde la localidad sanrafaelina de Punta de Agua para saciarles la sed a 3 mil pampeanos en Santa Isabel y Algarrobo del Águila.

Sí, desde 1995 le mandamos agua en un acueducto que tiene 300 milímetros de diámetro: es decir, cantidad suficiente para darle agua potable no sólo a los 54 puestos y a la escuela de la zona... les mandamos agua todos los días para que consuman 6 mil habitantes, si los tuvieran en la zona: o sea, el doble, de los que viven en esa región del oeste pampeano.

Y siguen pidiendo. Pero nada dicen de lo que les damos.

Porque la verdad es que ese agua se las regalamos. Y bien que podríamos usarla en San Rafael, incluso en General Alvear. Y no es cualquier agua: es pura, cristalina, de manantial y deshielo. ¿Qué más quieren?

Se meten en lo que no les corresponde: porque el juicio que estábamos por ganarle a la Nación se concluyó con un acuerdo que implica devolverle a los mendocinos lo que la promoción industrial nos quitó a los mendocinos. Ese trato se rubricó en el decreto nacional Nº 687 del año 2007.

Ese resarcimiento de la Nación es por los ingresos que perdió en materia impositiva nuestra provincia, para beneficio de otros estados provinciales. En consecuencia, vale preguntarse: ¿Y en eso qué pito toca La Pampa?

Se acordó con el Presidente Néstor Kirchner, que nos repararan el daño histórico destinando a una obra mendocina el dinero que nos quitaron a los mendocinos. ¿A qué se mete La Pampa?

Les ganamos todas las batallas legales que armaron. Les demostramos prolijidad y transparencia en cada trámite; les reflejamos con solidez técnica a partir de los estudios e informes que requirieron, que no se iba a afectar el ecosistema de la Cuenca del río Colorado.

Hasta van a tener la ventaja de que cuando haya sequías, van a disponer del agua gracias a la erogación controlada que permitirá la mega obra de Portezuelo del Viento.

Llevamos 40 años estudiando cómo hacer esa obra. Tres años nos tomamos para el proceso técnico, y recién ahí llamamos a licitación. Tienen a su disposición en Coirco cuanto estudio geológico, hidrológico o ambiental se les ocurra pedir.

Hermanos pampeanos: los mendocinos no somos improvisados ni egoístas. Así que, basta ya con esa mentira de que no tendrán el recurso hídrico cuando lo necesiten. ¿Qué obra hicieron en la vecina provincia para cuidar el agua? ¿Dónde, cuándo y cuánto invirtieron para evitar el despilfarro y la pérdida del recurso hídrico en su tierra?

Las obras las hacemos los mendocinos, con transparencia y solidaridad. Si hasta les regalamos el agua. Pero del acueducto de Punta de Agua a Santa Isabel, no hablan. El verborrágico ex gobernador pampeano, Carlos Verna, de esa donación cotidiana, no dijo ni gracias. Son insaciables y no cuentan todo... No sean ingratos.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario