por el beneficio de la duda

Quedó impune el crimen de un hombre en Tunuyán

La Séptima Cámara del Crimen absolvió al único imputado que tenía la causa por el homicidio de Valerio Guerra (67).

El tribunal presidido por Pedro Chacón y secundado por Belén Salido y Gabriela Urciuolo, sobreseyó a Sergio Villarroel (25) por el beneficio de la duda y de esta forma el crimen de Guerra quedará impune.

Los magistrados dieron a conocer el fallo luego de que el Fiscal de Cámara, Fernando Giunta, no acusara al sospechoso en sus alegatos. Quien sí había pedido pena para Villarroel era la querella, representada por Lorena Martín. Sin embargo, los jueces no dieron lugar a su pedido.

El debate finalizó esta tarde con la lectura del fallo, ante la presencia de varios familiares de la víctima, quienes no ocultaron su angustia por la sentencia.

Durante 20 días, desfilaron por la sala al menos 40 testigos, pero ninguno de ellos arrojó datos importantes para esclarecer la causa.

El expediente había llegado a debate tras una investigación del juez Oscar Balmes, basándose en el relato de tres testigos clave. Uno de ellos era un familiar lejano de la víctima.

Sin embargo, estos cambiaron su versión en el juicio e incluso uno de estos nunca fue ubicado para que declarara. En tanto que otros aseguraron haber sido "apretados" por personal policial a la hora de comparecer en el expediente.

Lo poco que se sabe

Guerra fue ultimado de un balazo en la nuca, en la noche del jueves 28 de agosto del 2014. El hombre fue encontrado sin vida en el interior de su auto, en Francisco Delgado y Ruta 92 de Tunuyán.

La investigación de Balmes se centró contra dos sospechosos: Villarroel y su novia de 13 años, quien es inimputable y por eso no fue acusada formalmente.

Según trascendió, esa chica habría tenido una "relación" con la víctima. Al parecer, la joven sirvió de "anzuelo" para que luego ella y el hombre pactaran un asalto al hombre.

Ese plan habría fracasado por algún motivo y Guerra fue asesinado.

Toda esta historia fue contada por testigos a personal policial. Sin embargo, en el debate ocurrió todo lo contrario.

Los testigos cambiaron su versión, nadie ubicó en la escena del crimen al sospechoso y no hubo pruebas para sostener una acusación en contra de Villarroel.

Se cree que la querella intentará apelar el fallo de la Séptima Cámara del Crimen. Ahora bien, difícilmente el imputado, principal sospechoso, pueda volver a ser juzgado.

Es que una persona no puede ser juzgada dos veces por un mismo hecho, por lo que si la Justicia no encuentra nuevas pruebas, el crimen de Guerra quedará impune.


Te Puede Interesar