Cierre del aeropuerto: sigue el "tire y afloje" entre Gobierno y remiseros

Este lunes, los trabajadores del volante se manifestaron frente a la Casa de Gobierno y adelantaron que volverán a hacerlo este martes y miércoles.

Los remiseros, que generaron una importante movida de la policía vial sobre Peltier hasta que llegaron a la explanada, pidieron incluso hablar con el gobernador Alfredo Cornejo quien no se encuentra actualmente en Mendoza y ya anticiparon que se manifestarán nuevamente este martes y miércoles. 

Mientras tanto, en comunicación con SITIO ANDINO el secretario de Servicios Públicos, Sergio Marinelli, señaló -desde Buenos Aires- que el Gobierno ya había hecho una propuesta y que esta había sido aceptada. "Los trabajadores empezaron a pedir más cosas", indicó.

En fila, en silencio y con paciencia. Unos 20 vehículos estacionaron frente a la explanada de Casa de Gobierno con carteles esperando que el mandatario provincial los recibiera. Cornejo, sin embargo, se encuentra en Georgia para participar de la primera Conferencia Mundial sobre Enoturismo y el secretario de Servicios Públicos, Sergio Marinelli, está en Buenos Aires. 

Faltan pocas horas para que se concrete el cierre del aeropuerto El Plumerillo y los remiseros aún no saben cómo se van a manejar con la falta de trabajo que eso les generará, mientras que alrededor todo aparece como ya organizado.

La semana pasada, el Gobierno fue mediador entre Aeropuertos Argentina 2000 (concesionario del aeropuerto local) y las empresas de remises para que puedan trabajar como comitente determinado y realizar traslados punto a punto. Esto implicaba que tendrían cinco lugares en la Terminal de ómnibus de la Ciudad de Mendoza para poder trabajar. No obstante, surgieron, según los trabajadores, algunos inconvenientes que los llevó a dar marcha atrás en la aceptación de la oferta: los taxistas y el costo de la habilitación necesaria para operar.

"Más de 100 familias dependen de esto. Somos, en total, 86 coches y estamos en un vacío y en una incertidumbre muy grande. En la última charla que tuvimos nos hicieron una propuesta para trabajar en la Terminal, pero encontramos algunas espinas que pensábamos que podíamos solucionar y como no pudimos, no la aceptamos", empezó a explicar Darío Aciar, uno de los voceros de los remiseros. 

Aciar detalló: "Nos daban una dársena dentro de la Terminal para ubicar 5 coches y hacer la recepción de los colectivos que vinieran desde San Juan, San Luis y San Rafael, exclusivamente con esa gente. El trabajo limitaría a llevar personas desde la terminal hasta los domicilios u hoteles o viceversa, pero no realizaremos los traslados al aeropuerto de San Juan" indicó.

Aciar agregó que la oferta de los 5 autos adentro de la Terminal estaba incompleta ya que no sabían dónde ni cómo iban a ubicarse los autos que quedaran afuera y que, pretendían, fuera cerca de la terminal. 

"Además, para eso, nos pidieron una habilitación con la figura de Comitente Determinado y estábamos dispuestos a hacerla pero después nos enteramos que nos cobran cerca de 2.500, 3 mil pesos por auto por ese trámite y nos habilitaba sólo 3 meses. Entonces, el trabajo que nosotros pudiéramos realizar desde adentro de la Terminal no nos indica que podamos amortizar ni siquiera en el primer mes ese gasto", se quejó. 

"A eso hay que sumarle los gastos fijos que tiene cada coche: seguro, seguro persona transportada, técnicas, desinfecciones y más. Lamentablemente, por ese lado no era económicamente viable", señaló Aciar. Y expresó que en medio de todo ese conflicto surgió una nueva preocupación: los taxistas.

"Teníamos la voluntad de aceptar la propuesta del Gobierno hasta que surgió el conflicto con los taxistas que salieron a decir que la situación se pondría violenta si nosotros trabajamos en la Terminal, pedimos las garantías del caso y no obtuvimos respuestas. Ncesitamos que haya un convenio entre el Gobierno y los taxistas donde se sepa que nosotros y nuestros pasajeros van a estar seguros al momento de ser transportarlos. Entonces, como nosotros no somos gente de conflictos, no vamos a ir a la Terminal hasta que esto se solucione", dijo Aciar.

Por su parte, Marinelli manifestó que la semana pasada los remiseros habían aceptado la oferta que les realizaron pero ahora, dieron marcha atrás y "empezaron a pedir más cosas. Nosotros les ofrecimos regularizar el trabajo que hacen y ahora no aceptan y expresan estar preocupados por la seguridad de ellos sus pasajeros. Esto, claramente es un conflicto entre privados. Nosotros ya hicimos una oferta y la habían aceptado, ahora todo cambia nuevamente", señaló.

El funcionario agregó que les dio la opción de hacer todo en buena ley con un listado de los autos que trabajarían, ventanillas especiales para agilizar los trámites, "regularizar la tarea que hacen, pero no quieren, entonces van a trabajar los que quieran hacerlo dentro del marco legal, sino se les va a secuestrar el auto", concluyó el Secretario de Servicios Públicos.

Te Puede Interesar