domingo 14 ago 2022
Estado de Sitio

Batakis y sus primeras definiciones: ¿hay consenso?

La ministra Silvina Batakis comenzó su gestión dejando algunas pistas que parecen denotar cierto acuerdo en el oficialismo sobre el camino a tomar

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Marcelo López Álvarez 6 de julio de 2022 - 12:36

Pasadas ya algunas horas de gestión de la Ministra Silvina Batakis y con un par de entrevistas dadas se puede empezar a recorrer algún primer camino de análisis de cuales parecen ser los cambios, o no, que pueden llegar en las próximas horas a la economía Argentina

Una primera aproximación desde lo político daría por sentado que más allá de reafirmar líneas generales algunos cambios de dirección o por lo menos de estilo de decisión deberían darse. Sino no tendría sentido, no solo el cambio, sino también la aparente negociación y acercamiento entre los sectores internos del Frente gobernante.

La ministra es sus dos primeras apariciones públicas, en un canal de noticias y una radio todos porteños de línea editorial afín al Gobierno (no caben dudas que hubiera sido preferible una conferencia de prensa o por qué no en la TV Pública pero la comunicación es otro de los pendientes fuertes del Ejecutivo), desgranó algunas definiciones. Pero al igual que ocurre con la cena entre el Presidente y la Vicepresidenta las certezas no vendrán de lo que trascienda o se declare sino de las acciones que se tomen.

Por de pronto intentó despejar dudas sobre su posición a lo que Batakis denomina cuidadosamente equilibrio fiscal y no déficit fiscal. La Ministra aseguró que “En 2015 terminamos con un déficit de 1.5% que es considerado equilibrio fiscal. Yo particularmente siempre tendí a que las cuentas de las provincias estén en orden. Las provincias y el Estado son de lo más importante que tiene un país porque hace al prestigio, orden, planificación de todos los argentinos, es una tarea muy fuerte del Ministerio. Equilibrar las cuentas públicas es necesario para que mejore la vida de todos, es importante, y vamos a trabajar muy fuerte en eso”. La discusión interesante que se abre a partir de la llegada de Batakis y el consenso, al parecer, logrado en el frente es cuál será el camino para llegar a ese equilibrio en las cuentas de la Argentina.

El ajuste que aplicó el Ministro Guzmán fue uno de los detonantes del conflicto y la historia de la nueva ministra muestra por ejemplo un exitoso aumento de la recaudación en la provincia de Buenos Aires a partir de políticas progresivas de revalúo inmobiliario sobre todo de las extensiones concentradas rurales.

Ese parece ser el sentido o camino que pretende dar la nueva ministra en sintonía con todos los sectores internos. A propósito aseguró que “la administración tributaria, necesitamos mejorarla. Argentina tiene una economía fuera de la formalidad que es muy importante, necesitamos que esa economía empiece a estar dentro de la formalidad, de ninguna manera queremos aumentar la presión tributaria de quienes están pagando”. Y dió también señales de la necesidad de aumentar la producción para mejorar la recaudación; “Necesitamos que se amplié el espacio productivo para que se amplié el espacio fiscal. Tiene que ver con precisiones en la asignación de los recursos. Cuando uno puede agrandar el espacio productivo hace que los espacios tributarios le den más espacio a la administración tributaria, tiene que ver con planificar el desarrollo que necesita de normas nuevas para desarmar los nudos de la burocracia argentina”.

Otro de los ítems que habían generado las rispideces de Guzmán con los gobernadores y el sector cercano a la vicepresidenta fue el recorte de los subsidios que los enojados con el ex ministro proponían que fuera por consumo y no por ingresos. En ese ítem dada la necesidad de una implementación rápida y prioritaria se habría llegado a un acuerdo de seguir por el camino trazado por Guzmán.

Batakis defendió el recorte de los subsidios asegurando que: “Creo que la sociedad está preparada para la baja de subsidios. Los pesos y dólares tienen que ser asignados a que mejore la actividad económica, a que se generen más puestos de trabajo, a que nuestra moneda tenga mucho más valor, para hacer todo eso necesitamos asignar esos recursos en distintas posiciones y elementos de la economía argentina y el presupuesto. Necesitamos avanzar rápidamente con la reducción de los subsidios y con un programa que tenga una protección para quienes más lo necesitan, tenemos que ir a los lugares donde se pueden pagar.” pero dejó una pista de un próximo cambio de cálculo al asegurar que “Se pueden combinar ingresos y consumo. Estamos trabajando, tuvo un avance muy significativo y estaba todo preparado, faltan detalles, terminar las plataformas.”

Batakis defendió el recorte de los subsidios y aseguró que "Se pueden combinar ingresos y consumo" Batakis defendió el recorte de los subsidios y aseguró que "Se pueden combinar ingresos y consumo"

A pesar de las presiones devaluatorias de los sectores agroexportadores que se ven en los últimos días Batakis considera que el dólar en la “Argentina está en los niveles que tiene que estar. No podemos perder competitividad, necesitamos que los exportadores, exporten más, que no especulen. Necesitamos tener un dólar competitivo. El tipo de cambio multilateral de Argentina está en niveles competitivos en otro momento de la historia argentina.” y aseguró que se trabajará en una coordinación diaria con el BCRA y el Ministerio de Producción para “tener una hoja de ruta que nos permita evitar los saltos en la economía que le hacen daño a las empresas y a la gente que se angustia por los movimientos especulativos.”

image.png
El interrogante pendiente es si la salida de Guzmán y la llegada de Silvina Batakis aliviará la tensión interna para recuperar la economía

El interrogante pendiente es si la salida de Guzmán y la llegada de Silvina Batakis aliviará la tensión interna para recuperar la economía

El gran desafío de Batakis, más allá de la macro, es la inflación y la política de ingresos y la discusión de cómo se redistribuye el crecimiento. Justamente esa falta de redistribución del crecimiento es uno de los puntos débiles de la política oficial. No solo hace que no se mejoren los ingresos sino que además las mejoras económicas ni siquiera son percibidas por la sociedad. Un encuesta de la empresa Analogías que suele encuestar para el oficialismo y es respetada en las cercanías de la Cristina Fernández entregó en las últimas horas un trabajo sobre casi tres mil casos que indica que el 78% de los consultados no registra ni percibe que la economía esté en crecimiento, en tanto 4 puntos (el 82%) tampoco cree que se haya recuperado el empleo y también un 78 por ciento duda que los ingresos se estén recuperando. Dato que el INDEC confirmó la semana pasada cuando confirmó que el primer trimestre del año los salarios habían perdido frente a la inflación.

Batakis aseguró en sus apariciones respecto a la inflación que “hay que identificar las causas y la ponderación de cada una de las causas. Es entendible porque las personas preservan el poder adquisitivo contra la inflación. No se pueden permitir los movimientos especulativos. Trabajar sobre un esquema de precios es un elemento para tener en cuenta. Esperar que una Secretaria de Comercio por sí sola controle los precios es muy ingenuo. Nosotros tenemos que reconocer en cada causa los elementos e instrumentos para modificar esa inflación, algunas son de mediano plazo. No vamos a reducir la inflación a un dígito en el corto plazo. Es un tema de larga tradición en la Argentina. Necesitamos que crezca la estructura productiva.”

El diagnóstico no es desacertado, pero es cierto que hoy no hay justificación para pensar en un crecimiento de la estructura productiva cuando el uso de la capacidad instalada ronda el 65 por ciento por lo que hay un margen todavía interesante para crecer sin tener conflictos de demanda. Lo que al fin viene a reafirmar el fortísimo componente especulativo en la remarcación de precios

Para Batakis “el salario perdió el poder de compra. Nosotros tenemos como objetivo recuperar y va a llevar tiempo con una economía que intentó ponerse de pie y después vino todo lo que vino. Los salarios no son la causa de la inflación. Los salarios son lo que las economías necesitan para crecer. No podemos tener paritarias continuamente”. La ministra mantiene aquí la línea discursiva de su antecesor y que fue precisamente uno de los detonantes de los encontronazos. La necesidad de recuperar los salarios es inmediata y lo reafirma el trabajo de Analogías, que databamos más arriba sobre la percepción social de la nula recuperación de sus ingresos.

Una nueva etapa se abrió pero todavía quedan muchos interrogantes no solo de la política económica sino también si no se profundizarán los cambios en el equipo de Gobierno en busca de recuperar los equilibrios internos y la unidad de acción.

Te Puede Interesar