Las plantas y el frío

Jardinería: las mejores estrategias para proteger tus plantas en invierno

Mantener las plantas de tu jardín a salvo del frío invierno es crucial para su salud y belleza. Descubrí cómo protegerlas con eficacia.

Con la llegada del invierno, es fundamental prestar especial atención al cuidado de las plantas en nuestros jardines. El descenso de las temperaturas puede ser perjudicial para muchas especies, especialmente aquellas más sensibles al frío. La buena jardinería también trata de proteger las plantas.

Algunas especies, como las begonias, geranios, impatiens y petunias, son particularmente susceptibles a las bajas temperaturas. Estas plantas de temporada pueden sufrir daños irreparables si no se toman medidas adecuadas de protección durante el invierno. Para asegurar la supervivencia de nuestras plantas durante los meses más fríos del año, es crucial implementar estrategias efectivas de protección.

Estrategias para proteger las plantas del frío invernal

  • Cubiertas protectoras. Utilizá coberturas de tela o plástico para proteger las plantas sensibles del frío del invierno y las heladas. Asegurate de que estas cubiertas no estén en contacto directo con las hojas. A veces, el cobertor puede retener la humedad, esta puede congelarse en las hojas, lo que también puede causar daños. Por eso es importante asegurarse de que el cobertor esté elevado sobre las hojas y que haya un espacio de aire.
  • Mulching. Aplica una capa gruesa de mantillo alrededor de las plantas para ayudar a retener el calor del suelo y proteger las raíces del frío. El mantillo también ayuda a mantener la humedad y evita la formación de hielo en la superficie del suelo.
  • Trasladar las macetas. Si tenés plantas en macetas, conviene trasladarlas a un lugar protegido bajo techo, durante los meses más fríos. Esto las protegerá del viento y las heladas.
  • Podas pre-invernales. Realizá podas ligeras en otoño para eliminar ramas muertas o enfermas y promover un crecimiento saludable en primavera. Esto también ayuda a reducir el riesgo de daños por el peso de la nieve o el hielo.
  • Riego moderado. Reducí el riego durante el invierno, pero asegurate de que las plantas no se sequen por completo. Las raíces necesitan algo de humedad para sobrevivir, pero el exceso de agua puede provocar la pudrición de las raíces.

Al implementar estas estrategias de protección, podés asegurar que tus plantas sobrevivan el invierno y florezcan en la próxima temporada primaveral. Recordá estar atento a las condiciones climáticas locales y ajustar tus medidas de protección según sea necesario para garantizar la salud y la belleza de tu jardín./Mundo deportivo.

Te Puede Interesar