domingo 27 nov 2022
Estado de Sitio

Trabajadores movilizados, una jornada llena de significados

Finalmente los movimientos de trabajadores se movilizaron multitudinariamente sin consignas claras de reclamo, Sin embargo quedaron varios mensajes al gobierno.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Marcelo López Álvarez 18 de agosto de 2022 - 10:25

No hubo consigna unificadora, cada uno pareció tener la propia entre los movimientos de trabajadores. Desde “desenmascarar a los especuladores”, “pedir el salario universal” o reclamarle al presidente que ponga más voluntad aunque con otra palabra, todo pareció válido en la enorme movilización de ayer.

La falta de oradores, la multiplicidad de puntos de partida y llegada de las columnas solo reflejan lo que le pasa a muchos ciudadanos, contradicción de sentimientos.

De cualquier manera, oficialismo y oposición deberán tomar nota. Los primeros entender que el apoyo de su base está pero, como dijo el presidente el día de asunción, le hacen saber que hay que corregir muchas cosas, sobre todo los ingresos de los trabajadores y los precios de los alimentos. Las variables más sensibles a sus votantes.

Los segundos anotar que la capacidad y movilización de gran parte de la sociedad no está terminada ni mucho menos y no son un sinnúmero de voces captadas sino un colectivo de ciudadanos amplísimo que todavía tienen fresco el recuerdo de su último gobierno.

El anuncio de la readecuación tarifaria y la quita progresiva de subsidios, la falta de definiciones sobre la mejora de ingresos que puedan hacer frente a las nuevas tarifas y los precios de alimentos desmedidos que llevaron a la inédita situación de trabajadores registrados que tienen su salarios por debajo de la línea de pobreza eran las justificaciones más repetidas para la movilización. Sin embargo, de los testimonios y las expresiones de las columnas quedó claro que el Gobierno todavía cuenta con crédito en sus votantes.

Tal como ocurrió en las elecciones de medio término donde el oficialismo perdió 4 millones de votos pero que no fueron a ningún otro espacio sino que simplemente se quedaron en su casa.

Sindicalistas Obelisco.jpg
Trabajadores organizados y movimientos sociales marcharon hasta el Congreso.

Trabajadores organizados y movimientos sociales marcharon hasta el Congreso.

Pero el crédito se acaba, el reloj sigue corriendo y los anuncios del martes en materia de tarifas acortan más el margen. Si cuando comiencen a llegar las facturas con los ajustes los trabajadores no lograron mínimamente recomponer sus salarios los reclamos se multiplicarán pero esta vez tendrán nombre y apellido.

A la complejidad de la situación se suma un error insalvable ya a esta altura que es la comunicación oficial.

Un ejemplo de ello es que al cierre del gobierno de Mauricio Macri hacer frente al valor promedio de los servicios de energía y agua requería un 15 por ciento del salario promedio. Hoy antes de la quita de subsidios se requiere entre 4 y 5 por ciento del salario promedio. Sin embargo en una situación de descalabró de precios y salarios, unos al alza los otros casi congelados, hacen que todo parezca inalcanzable para los bolsillos de los laburantes registrados o no.

La evolución de los números macro ya comienzan a mostrar agotamiento, así lo demuestran los últimos datos de consumo que son los que preanuncian después las caídas en la producción y otras áreas. Si las familias deben incrementar los gastos de servicios reducirán sus gastos en otros ítems y se notará rápidamente el parate.

Una vez más la salida la tiene el Ejecutivo que deberá apretar la mover las clavijas para afinar el funcionamiento de varias de las cuerdas de la economía. El hecho inédito de los últimos dos años es que ayer el oficialismo pudo comprobar que se puede recostar en la capacidad de movilización popular de los actores que conforman el frente que lo depositó en el gobierno del país.

Te Puede Interesar