Opinión

Se enrarece fuerte el clima camino al cierre de listas

El proceso de las elecciones 2023 se enrarece camino al cierre de las listas presidenciales. El gasoducto se comenzará a llenar pero sin inauguración oficial.

Por Marcelo López Álvarez

A menos de seis días del cierre de listas a candidatos presidenciales, el clima de las elecciones 2023 se enrarece rápidamente. No solo por consecuentes rencillas políticas en busca del mejor espacio posible en las listas, sino por la expresión de factores conexos vinculados a la tragedia o a decisiones políticas cuestionables.

La utilización política berreta de un posible femicidio en la Provincia de Chaco (investigado a partir de la desaparición de una joven) que podría haber sido cometido por una familia vinculada a la política e integraba una de las tantas listas de las elecciones de este domingo, es denigrante para la propia actividad política y de los pseudo periodistas y noticieros que se han subido a esa ola para el tratamiento.

El intento de compararlo con el caso María Soledad no solo es falso sino insultante para las familias de las víctimas. Lo único cierto en el Chaco es que la joven no aparece, pero no hubo ni siquiera un atisbo de cobertura a la familia política sospechada en el caso. Fueron detenidos al instante por la Justicia chaqueña y la lista que integraban (una de las 14 colectoras del oficialismo) fue directamente borrada por la Justicia Electoral. Todo lo contrario del caso María Soledad en Catamarca, que solo se logró romper la impunidad después de meses de movilizaciones masivas y compromiso social hasta que Carlos Menem intervino la provincia siete meses después del atroz crimen de la adolescente.

image.png
Movilizaciones masivas en el norte el país y las internas a fondo enrarecen el clima camino a las elecciones 2023

Movilizaciones masivas en el norte el país y las internas a fondo enrarecen el clima camino a las elecciones 2023

Los cuervos y caranchos del PRO, el radicalismo y medios que comparan ambas situaciones sólo pueden ser tratados de ignorantes o de _________ (complete usted lector el adjetivo).

Mientras se difunde profusamente -con cientos de ribetes y testimonios inventados- la tragedia de la familia chaqueña de Cecilia Strzyzowski, pasan inadvertidas en los medios las multitudinarias e inéditas movilizaciones sociales en Salta y Jujuy contra las leyes y reformas constitucionales que avanzan -claramente como un globo de ensayo- de manera grosera e ilegal contra derechos fundamentales y constitucionales de esas sociedades.

¿Cuál será el efecto político de todo esto en estas agitadas horas? Imposible saberlo. La afectación en el Chaco y la opinión de sus ciudadanos la conoceremos esta misma noche.

Lo de Salta será difícil de evaluar. Sus elecciones para Gobernador ya se realizaron pero el tamaño de las movilizaciones en esa provincia es absolutamente inédito.

Distinto es el caso de Jujuy, donde si bien las elecciones de gobernador también ya se realizaron, y el delfín de Gerardo Morales ganó ampliamente, sin embargo la situación estaría golpeando las aspiraciones del dirigente jujeño de integrar alguna fórmula presidencial dentro del espacio de la alianza del radicalismo con las fuerzas políticas de la derecha argentina.

Ambos espacios, oficialismo y oposición, atraviesan en estas horas una importante tormenta para cerrar sus ofertas electorales a los ciudadanos. Nada que no sea común en cualquier sistema político a la hora de elegir candidatos pero que, como siempre, en la Argentina toma algunas particularidades por la fuerte impronta presidencialista y personalista del sistema político.

Las posibilidades de que este fin de semana largo haya novedades importantes en el oficialismo se diluyeron, sobre todo después de que el viernes a última hora se conociera que el martes 20 comenzará el llenado del Gasoducto Néstor Kirchner, pero sin acto de inauguración, que quedará postergado para el 9 de julio, una vez que las listas estén presentadas y los candidatos conocidos.

La cabalgata electoral no se detiene, ni detendrá. Apenas 8 horas después del cierre de listas, en la medianoche del próximo sábado, abrirán las mesas cordobesas. Una de las elecciones más importantes del año, donde los seguidores del gobernador Juan Schiaretti pretenden revalidar sus títulos y la oposición de Juntos por el Cambio sueña con dar un importante golpe de efecto logrando que -por fin- el inclasificable exintendente de la ciudad de Córdoba, Luis Juez, se transforme en gobernador mediterráneo.

Una vez conocidos los candidatos (tema que no es menor, como quieren hacer creer los detractores permanentes de la política) será el tiempo de empezar a debatir propuestas y alternativas para un país que no sólo tiene profundas contradicciones políticas, ideológicas, de métodos y de modelos, sino también una profunda crisis de construcción de modelo económico que, alguna vez, habrá que saldar a favor de la industrialización y el desarrollo si no queremos transformarnos en un reservorio de commodities para el mundo, a costo de profundizar nuestra marginación y atraso.

Te Puede Interesar