domingo 18 sep 2022
Opinión

El atentado a Cristina Fernández tapó un logro para el futuro

El atentado a Cristina Fernández dejo en el olvido el acuerdo entre YPF y Petronas para desarrollar el GNL en Vaca Muerta

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Marcelo López Álvarez 4 de septiembre de 2022 - 08:16

El intento de magnicidio contra la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner , principal figura política del oficialismo argentino dejó una convulsión en la política y en la sociedad en general que será difícil desaparezca rápidamente.

Sin embargo, más allá de esperar que la Justicia dictamine rápidamente cuáles fueron los motivos o motivaciones que llevaron a Sabag Montiel a intentar asesinar a Cristina Kirchner, el Gobierno debe seguir su curso e intentar recomponer la economía y volver a los temas de gestión de agenda diaria y del futuro del país.

Apenas horas antes de la conmoción generalizada el Ejecutivo había logrado un gol de media cancha para el futuro argentino, el acuerdo entre YPF y la petrolera estatal malaya Petronas para cambiar la cara del futuro energético y las exportaciones de la Argentina. Un acuerdo que sobrepasa la grieta porque involucra el principal activo energético argentino Vaca Muerta, y además trasciende a por los menos cuatro o cinco gobiernos hacia adelante.

El acuerdo entre ambas petroleras estatales para un proyecto integrado de Gas Natural Licuado (GNL) en Argentina que abarcará la producción de gas no convencional, el desarrollo de gasoductos e infraestructura de licuefacción y portuaria, que demandará una inversión inicial conjunta de US$ 10.000 millones y cambiará (de concretarse por completo) el menú exportador y de generación de divisas para el país además de por fin comenzar a utilizar en beneficio de la economía el verdadero potencial de la formación patagónica.

Vaca Muerta es de esos temas o mejor dicho realidades que pueden ser los primeros pasos para en algunos temas romper la grieta en pos de políticas de Estado para los temas centrales de desarrollo.

Tal es así que dos entidades que podríamos ubicar a cada lado de la grieta política como son IDEA y Fundar trabajaron en conjunto el tema para presentar un informe que deja claro la potencialidad de Vaca Muerta para cambiar el futuro de nuestro país.

El informe que propone un marco regulatorio para el futuro exportador de GNL asegura que “La demanda internacional de gas natural aumentó en gran magnitud a lo largo de las últimas décadas y crecerá todavía más debido al rol de este recurso en la transición energética. Entre 2001 y 2021, el crecimiento anual del consumo de gas fue del 2,6% en promedio, y el de su comercialización internacional, del 4,1%.”

El desarrollo de la tecnología que permitió el GNL posibilitó los procesos de traslado y exportación sin gasoductos y se prevé que el 77% del crecimiento del intercambio global de gas natural hasta 2040 se llevará a cabo vía GNL y se espera que domine los intercambios internacionales para el 2030.

El trabajo destaca que “este contexto presenta una oportunidad única para que el alto nivel de recursos gasíferos de nuestro país se destine al abastecimiento de la demanda mundial, pero hay que actuar ahora, antes de que la demanda de combustibles fósiles disminuya de manera significativa a causa de la transición energética. La oportunidad se agudizó a lo largo del último año como consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania que más que duplicó el precio del GNL”.

image.png
Vaca Muerta, que fue una de las obsesiones del gobierno de Cristina Fernández, tiene un potencial para cambiar la cara exportadora de Argentina

Vaca Muerta, que fue una de las obsesiones del gobierno de Cristina Fernández, tiene un potencial para cambiar la cara exportadora de Argentina

En un escenario mundial donde no se ve una finalización del conflicto de Rusia con la Unión Europea en el corto plazo la posibilidad de desarrollar rápidamente el acuerdo argentino malayo toma más trascendencia aún.

Uno de los problemas que presenta el desarrollo de todo el potencial de Vaca Muerta es el nivel de inversión requerida así lo expresa el paper detallando que “solo para la planta de licuefacción y en las instalaciones asociadas se requieren alrededor de 15.000 millones de dólares, sin considerar las inversiones requeridas en el desarrollo del upstream y midstream. El sector privado local, incluyendo a YPF, asociándose con compañías internacionales, está en condiciones de conseguir el financiamiento y de construir y operar el proyecto.

El volumen de los recursos gasíferos de Vaca Muerta, por otra parte, permitiría garantizar el abastecimiento pleno de la demanda local (segmento residencial, comercial, industrial y usinas) a precios razonables y sin cortes.

Vaca Muerta compite con proyectos de otros países por recursos tecnológicos, financieros y por el acceso a los mercados. Si bien presenta recursos de una productividad comparable a otras cuencas, la distancia a los centros de consumo y el alto costo del capital atentan contra su competitividad”.

Como detalla el trabajo el camino es precisamente el que emprendió YPF está semana y que la petrolera estatal está en condiciones de complementar con más acuerdos con otras compañías mundiales.

Ambas entidades de estudios económicos coinciden también en que al igual que en su momento se hizo con el petróleo o la minería existe la necesidad de generar una ley o marco regulatorio para el GNL que incluya entre otros temas la estabilidad fiscal y regulatoria, la sustentabilidad de los proyectos con fuerte control estatal y la libre disponibilidad de divisas y acceso al mercado de cambios. En estos ítems seguramente será donde aparezcan disidencias políticas pero son necesarios marcos regulatorios claros para el desarrollo de las inversiones, lo que hay que entender que los marcos regulatorios se pueden lograr, como lo hacen todos los países del mundo, con cuidado de los intereses nacionales.

Te Puede Interesar