Séptima Cámara del Crimen

Robo al blindado: "La Policía me plantó pruebas", dijo uno de los imputados

Víctor Vargas declaró por primera vez en el juicio por el intento de robo a la Universidad Maza donde asesinaron a un policía. El acusado señaló que la Policía le tiene "bronca". También testificó el otro imputado.

Por Sección Judiciales

“La Policía me tiene bronca, desde que prestaba servicios en la Fuerza. Allí me gané muchos enemigos porque mandé a muchos colegas a la cárcel”, dijo Víctor Vargas uno de los tres imputados en el juicio por el intento del robo al camión blindado donde asesinaron al policía Eduardo Correa.

Vargas dio una extensa declaración donde detalló sus actividades el 1 de setiembre de 2008 y volvió a ratificar, tal como lo hizo su padre días atrás, que a su pareja le robaron el celular que fue encontrado en la escena del crimen.

“Hice la denuncia entre las 20 y las 21 para que constara en Nextel que me lo habían sustraído y la empresa me lo repusiera. De todas maneras en ese momento, de lo único que me preocupé fue de la salud de mi mujer”, aseguró Vargas, quien sostuvo que cree que “la Policía colocó el teléfono en la Universidad" para implicarlo.

El ex policía, que fue identificado por algunos testigos presentes en la escena del crimen, dijo que nunca huyó y que simplemente se fue a Buenos Aires, debido a que en la provincia fue intimidado por varios efectivos.

“El 2 de setiembre cuando iba en mi moto a buscar a un abogado para que me defendiera, me encerraron tres vehículos, uno de los cuales era de la policía, y comenzaron a dispararme. Por eso decidí irme. Por mi seguridad”, aclaró el hombre.

También declaró el otro imputado

Darío Cantos Baigorria también prestó declaración frente al Tribunal de la Séptima Cámara del Crimen, y si bien en su testimonio no aclaró demasiado los hechos del 1 de setiembre, dijo: "no tengo idea de por qué el fiscal Martearena me involucró en la causa. Del robo me enteré por la televisión y en ese momento salí a la calle y me balearon desde una moto”.

Cantos Baigorria aseguró conocer al agresor, quien desde ese día amenazaría a su familia para que no denunciaran el hecho.

De todas maneras, la situación del imputado es complicada, ya que en la camioneta utilizada en el robo hallaron rastros de sangre que coinciden con las del hombre domiciliado en el barrio Huarpes en Godoy Cruz.

En tanto, el juicio continuará el próximo lunes con los alegatos de las partes.

Te Puede Interesar