miércoles 22 jun 2022
Mujeres en el arte urbano

Muralistas mendocinas: arte, encuentro y compromiso colectivo

Por María Eugenia Cano.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
23 de mayo de 2022 - 15:50

La primera vez que Flor Azul tuvo ganas de pintar un mural fue cuando estaba en la secundaria. Fue en la plaza de su barrio junto a una amiga con la que pidieron pintura y dejaron plasmado en letras grafitti's "KM11"con los colores de Guaymallén.

Flor Azul. Artista. Integrante de Mura Me. / Foto: redes. 

"A partir de ahí es que comienzo a pintar con mi amiga. Imágenes divertidas y que sacan del foco de lo cotidiano, como un paseador de perros con perros y un chancho, por ejemplo. Actualmente me dedico más a la docencia, creo que al estar más estricto el tema de pintar en la calle, solo tenemos la posibilidad de encargues privados o el zanjón para no tener problemas", cuenta.

La historia iniciática de Flor Azul es una de las tantas que se asoman dentro de una época donde cada vez más mujeres salen a intervenir con creatividad, y a gran escala, el espacio urbano. Y aunque muchos aún no se enteren, la escena es tan numerosa e inquieta, que este mes se llevó a cabo en la Nave Cultural el Primer Encuentro de Muralistas Mujeres y Diversidades de Mendoza organizado por Mura Me; la agrupación de la que forma parte.

"La idea es y sigue siendo todo el tiempo la misma: formarnos entre nosotras, apoyarnos, escucharnos, visibilizarnos, saber qué está pasando. Nos convocamos para eso", explica la artista.

En total fueron tres días  en el que hubo intercambios, talleres y charlas con diferentes temáticas. Una movida que también incluyó la pintada en vivo de muralistas que respondieron a una convocatoria previa, intervenciones libres, feria popular y de emprendimientos feministas, y una jornada de cierre que incluyó la presencia musical de Francisca Figueroa, La Tamborada y Black Jagg Dj, que se sumaron al encuentro.

Gentileza Mura Me. 

Pero, ¿cómo se llega a la realización de esta iniciativa colectiva?, ¿cómo surge Mura Me y con qué objetivos? Sobre todo esto, y  el lugar que ocupan hoy las mujeres dentro del movimiento muralista de la provincia, es que Flor Azul cuenta con más detalle:

"Nosotras somos parte de Mura Me. Nacemos en el 2018 a partir de un llamado que se hace a nivel nacional de AMMura (Agrupación de Mujeres Muralistas en Argentina), que son muralistas a nivel nacional, para que en todas las provincias salgamos a hacer una pintada federal al mismo tiempo. Cuando nos reunimos acá por este motivo pensamos que estaba bueno hacer algo más local, entonces empezamos a tener reuniones y a convocar a partir de ser una agrupación para compartir entre nosotras saberes y las dificultades para poder crecer.

No somos un colectivo que va y pinta o que tiene una estética como son los colectivos muralistas, nosotras somos una agrupación de mujeres y disidencias. Nos agrupamos principalmente para reclamar por nuestros derechos, para tener cupos en los lugares, en las municipalidades y en todos los espacios donde se convoquen artistas. También reclamamos que sean convocatorias abiertas, concursos públicos. Nos hemos dado cuenta que en muchos lugares o encuentros que se hacen para pintar, no se hacen concursos o llamados, entonces reclamamos nuestros derechos como mujeres y los hacemos oír, los visibilizamos", explica.

El equipo organizador del Primer Encuentro de Muralistas y Diversidades de Mendoza. / Gentileza Mura Me. 

-¿Qué les dejó este primer encuentro como experiencia?

-El encuentro fue bastante exitoso. Al ser el primero nos dimos cuenta, por la convocatoria y las devoluciones que hemos tenido, que es un espacio que se necesita. De hecho nos pidieron literalmente que sigamos con este espacio, que siga teniendo apertura porque no existía y se necesitaba un encuentro así para generar este diálogo entre nosotras.

Muchas de nosotras vivimos cosas parecidas y no nos alcanza tan solo comentarlo entre nuestras pares, nuestras amigas, nuestras familias, como que también necesitamos hablarlo con la sociedad. 

Estos encuentros son sociedad, son comunidad. Lo hemos vivido así, de forma desbordante, con esas ganas de salir al encuentro.

Fue bastante interesante desde el comienzo que tuvimos convocatorias para talleres. Desde la primera hora los cupos estaban llenos para los talleres de Stencil que lo facilitó Paula Caruso, también el taller de aerosol que lo facilitó Cecilia Nievas. Los cupos se llenaron al primer día que salieron.

Gentileza: Mura Me. 

Después, el taller de mural y contexto fue muy cálido muy experimental más allá de que lo abordamos desde una mirada completamente histórica y del presente de qué están haciendo las mujeres en distintos lugares de Latinoamérica y del mundo; cómo se estás expresando. Lo abordamos desde ahí y sacamos conclusiones, teniendo consciencia -un poco- de esta historia, porque no es realmente que sepamos mucho sino que desde la porción que sabemos sacamos conclusiones de que las mujeres siempre a través de la historia se han representado así mismas, se han visibilizado, se han convocado y sigue sucediendo".

Flor Azul cuenta que la escena del muralismo en Mendoza es amplia y que hay de todo en las calles y en los barrios. Y que cada mural es un espacio ganado que habla de quienes habitan y pertenecen también a ese espacio público. En este contexto, las muralistas pintan "desde esta necesidad de hacer visible nuestras problemáticas como mujeres que transitamos el mundo urbano y que estamos ahí en todo", dice Azul.

Como era de suponer, la cultura patriarcal dentro de esta escena artística se ve reflejada en encuentros de muralistas dónde la mayoría que pinta son todos varones, por eso el reclamo que se hace oír desde Mura Me es que se cumpla con el cupo femenino en las convocatorias. Que hagan lugar, porque en definitiva, en este universo artístico también hay espacio para que entren todos y todas.

Gentileza: Mura Me. 

Por eso llega la siguiente pregunta:

-¿Las muralistas tienen en sus obras un planteo estético y narrativo distinto al de los varones? ¿Se puede advertir una diferencia?

-La diferencia que he advertido es las diferentes necesidades de representación. De todos modos es un espectro de temáticas muy amplia que no es fácil señalar alguna, y todas las temáticas, creo y quiero creer, nacen de una necesidad: protección de la naturaleza, ecología, feminismo, diferentes cuerpos, colores, formas distinguiendo y educando para aceptar las diferencias, normalizarlas lejos de un ideal de belleza. Las narrativas contienen historias también y las mujeres estamos haciendo historia con nuestro movimiento, con este tipo encuentros, buscando ese cambio o ese click en la sociedad dónde se reconozca lo ganado, lo que es y lo que falta para exorcizar a la sociedad machista.

***

El Primer Encuentro de Muralistas Mujeres y Diversidades de Mendoza fue realizado por Mura Me a partir de una convocatoria de proyectos que realizó el Ministerio de Cultura de la Nación donde la agrupación resultó elegida. El evento también contó con el apoyo de la Nave Cultural y la donación de pinturas del municipio de Guaymallén y de distintos locales privados.

Para conocer más en detalle las acciones que lleva adelante la agrupación de muralistas mendocinas, podés hacerlo a través de esta cuenta de Facebook.


*Todas las imágenes que aparecen en este artículo son una gentileza de Mura Me. Una producción fotográfica de Meraki. Autoras: Yasmin Zavaroni y Tamara Segovia. 


Te Puede Interesar