miércoles 22 jun 2022
Si llega ¿bajará el precio del pan?

Los molinos que empezaron a vender harina subsidiada casi no proveen a panaderías mendocinas

Por Miguel Flores - @floresisuani

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Economía 23 de mayo de 2022 - 12:36

 A dos días de empezar a funcionar, el fideicomiso del Gobierno nacional para estabilizar el precio de la harina vía subsidios aún no tiene efectos visibles en Mendoza. Esto porque, si bien algunos aventuran que el principal insumo de la panificación, subvencionado, recién podría llegar a comienzos de junio, entre los panaderos de la provincia la cartera de clientes de los primeros molinos adheridos es prácticamente nula.

El fondo se puso por fin en marcha el viernes con el primer giro de dinero por $1.394 millones asignado a las empresas Molino Cañuelas, Molisud (Jacinto Arauz) y Molinos Florencia. Esas firmas se comprometieron a abaratar el costo de la bolsa de harina 000, harina 0000 (común y de calidad), tapera, semolín, premezcla e integrales, que aún brilla por su ausencia por estos lares.

Pero no son los proveedores con más predicamento en Mendoza, uno de los factores que influye en una situación cada vez más lejos de revertirse. A raíz de sucesivas subas de la bolsa de harina, el precio de los panificados viene de aumentar entre 12 y 15%, y, de acuerdo a los panaderos, por distintas razones el insumo subsidiado sigue sin llegar al circuito industrial local.

"Cañuelas tenía una importante clientela, pero cuando empezó a producir panificados precongelados la perdió. En el caso de Florencia son pocos los negocios que provee, y Molisud es prácticamente inexistente", explicó Walter Tirapu, referente del sector panaderil, que agrupa a alrededor de 160 puntos de venta en toda la provincia. 

Por qué los molinos dicen no al fideicomiso

  En realidad, Cañuelas y Florencia pertenecen al mismo grupo empresario (Navilli), que, nacido en Córdoba, controla 7 molinos en total. Con lo cual prácticamente 1 sóla firma sobre 140 molinos de todo el país ha suscripto el fideicomiso, demasiado poco para darle fuerza al mecanismo anunciado por el Gobierno dos meses atrás.  

Pero también hay desconfianza e incertidumbre acerca de su eficacia, entre la mayoría de los que sí venden a Mendoza, como Gastaldi, Boero, Cabodi o Federación. Condiciones que, a juzgar por las opiniones de los industriales, hacen que el fideicomiso de estabilización del precio del trigo lanzado por la Secretaría de Comercio Interior e instrumentado por el BICE (Banco de Inversión y Comercio Exterior) haya nacido débil.

Aseguran que la mayoría de los establecimientos harineros no está dispuesto a "atarse" por contrato a un precio sin tener plena seguridad de cuándo contarán con el dinero del subsidio depositado en las cuentas. En algunos casos, temen a que el plazo pueda estirarse hasta 45 días y, en ése ínterin, nuevas subas del precio del trigo profundicen en desfasaje y los dejen fuera de escala al momento de cobrar.

$290 por kilo ¿baja con el subsidio?

Para Marcelo García, de AIPA (Asociación de Industriales Panaderos de Mza), sobre el total de panaderías activas "hay un porcentaje muy bajo" que compran harina a los molinos con los que arrancó el fideicomiso. El empresario cree que, aún así, han habido contactos con los 3 proveedores firmantes y el producto subsidiado "recién podría llegar en unos 15 días, pero sería muy poco".

Mientras tanto, la bolsa por 25 kilos de harina calidad 000 se comercializa entre $2.200/2.300, y a cerca de $2.500 la tipo 0000. Casi el doble de los $1.200 y $1.440 convenidos, subsidio mediante.  

Sin embargo, desde AIPA siembran dudas acerca del impacto que tenga la llegada del insumo subvencionado en el precio del producto final al público. Dicho de otro modo, una cosa es que baje (la semana pasada el kilo subió a $290) y otra distinta es que se estabilice y no vuelva a subir. 

"Ese es el precio con el subsidio, según lo acordado por el Gobierno. Por eso, no significa que con la llegada de harina subsidiada el pan vaya a bajar; hay que tener en cuenta que el precio internacional de la tonelada de trigo sigue subiendo, porque además de lo de la guerra también India, un gran productor, redujo su oferta mundial por la sequía", señala García. 

Más allá de la representatividad de los 3 molinos que firmaron contrato con el BICE, también existen cuestiones que recortan su impacto en el sector mendocino. Particularmente, que la cantidad de panaderías registradas y con todo en orden contrasta con un universo mucho mayor si se cuentan a las que están "flojas de papeles".




Te Puede Interesar