Elencos con historia

¡Flaco aquí estamos todavía! El Juglar llega de Ecuador para homenajear a Ernesto Suárez

Por Eugenia Cano

Hace más de cuatro décadas atrás un hombre argentino y mendocino llegó a Guayaquil, Ecuador. La dictadura lo había arrancado de su país al exilio y el dolor de la -las- perdidas lo tenían como un vagabundo con la humanidad herida. Su equipaje era y fue siempre el teatro, y justo cuando la existencia ya no encontraba buenas razones para seguir, fue el arte el que le devolvió el respiro. Por casualidad -o no- dictó un taller, que luego devino en un grupo con ávidas ganas de aprender. Y que más tarde se convirtió en el elenco que le dio una entidad propia y popular al teatro de esa ciudad. Y de todo ese país.

Ese hombre es Ernesto Suárez. Y el elenco que germinó de la nada se llama El Juglar. Hoy, con 41 años de historia cumplidos, y con un enorme esfuerzo de traslado y producción, la numerosa compañía teatral ha desembarcado en la provincia para rendirle homenaje a su maestro. Lo harán con una de las obras más emblemáticas del grupo: Banda de Pueblo (la adaptación de un cuento del escritor ecuatoriano José de la Cuadra), que tendrá una única función en el Teatro Independencia este sábado 17 de noviembre. Las emociones y los recuerdos desbordan. Las puntas del mismo lazo se han unido.

El elenco teatral El Juglar, de Ecuador, visitó la sede de Medios Andinos en su visita a la provincia. Foto: Cristian Lozano.

"La deuda nuestra con la Argentina, con Mendoza y con El Flaco Suárez es impagable. Esta venida de nosotros es un intento de retribuir una parte de todo lo que Ernesto nos dio no sólo como persona sino como país. Y presentamos con orgullo: ¡Flaco aquí estamos todavía. Todavía estamos escribiendo, todavía estamos dando clases, todavía estamos produciendo, todavía estamos en el escenario como tú nos enseñaste hace tantos años", expresa uno de los juglares.

Están casi todos. Falta uno, Oswaldo Segura, que viene en viaje y que estando allá tomó el timón de la dirección de la reposición de la obra, para que acá -con permiso mediante- El Flaco terminara de ajustar las piezas de la puesta. El resto del grupo: Roosevelt Valencia, Medardo Goya, Henry Layana, Isidro Murillo, Cecilia Caicedo, Raúl Pintos, Sandra Pareja, Carmen Espinoza, Augusto Enríquez, Elvira Carbo, Miriam Murillo, Azucena Mora, Luis Aguirre, Giovanni Dávila y Marcelo Gálvez, está completo y todo junto en el estudio de televisión de Medios Andinos. Es jueves 15 de noviembre y también está Suárez como anfitrión del abrazo, entre las risas y la alegría del reencuentro que reinan en el ambiente. 

Imagen promocional de la obra "Banda de pueblo", que la compañía representará en´única función este sábado en el Teatro Independencia. 

Para llegar hasta la provincia el elenco se movilizó por todos los medios para buscar la forma de concretar el sueño. Algunas de sus integrantes hablan de coincidencias mágicas y de una gran voluntad por parte de todo el equipo. El Banco del Pacífico de Ecuador tuvo que ver en esto ofreciendo su colaboración. Y la Vicepresidencia de Ecuador otorgó a los integrantes de El Juglar el título de Embajadores Culturales del país.

Volviendo al contexto de partida, cuando se originó el intercambio artístico cultural, allá por los 70, Suárez recuerda. Y es claro en retratar la escena. Aunque no pierde el humor que siempre le ha permitido transformar la realidad más cruda en algo llevadero, y habla de "la beca Videla", para adulcorar la tragedia, en esta oportunidad no hay eufemismos para contar lo sucedido. El dolor pesa y tiene palabras y verdades:

"Para mí fue encontrar la vida en la muerte, porque yo ya estaba a punto de pegarme un balazo. Lo pensé muchas veces. Estaba muy mal (...) Habían metido presos a varios que trabajaron conmigo, habían matado a varios de mis amigos, entonces la angustia me llenó, me la pasaba llorando y dije: bueno acá se acabó mi vida en Guayaquil, y de pronto aparecieron todos estos jóvenes, con tanta polenta, con tanta energía, literalmente me salvó la vida. Hice un montón de amigos, con llantos, lágrimas, risas, amores. Surgió una hermandad sincera, honesta", cuenta el maestro del teatro mendocino y latinoamericano.

Para Suarez El Juglar fue eso. "Fue salvarme la vida y encontrar un país. Un lugar en el mundo (...) Me ofrecieron todo lo que tenían, que era poco pero era todo. Y me pareció que volvía a mi barrio, el que me crié eso fue muy importante", agrega.

Para el grupo, también el encuentro con este hombre de teatro nacido en Mendoza fue la vida y la posibilidad de reafirmar el camino del arte como oficio y profesión, además de revolucionar la escena teatral de Guayaquil y de Ecuador generando un teatro que habla del pueblo, de la gente. 

El juglar Marcelo Gálvez lo explica: "Yo sostengo que estos acontecimiento se dan pocas veces en la vida. Estos son todos hechos históricos (...) era una necesidad mutua, tanto El Flaco por enseñarnos y nosotros por aprender, y todos sacar adelante algo que fue El Juglar. Ese embrión que se estaba gestando y que salió a la luz con todo el talento, la potencia y la energía que teníamos encima".

Antes de El Juglar,  Guayaquil tenía una escena teatral intermitente, con grupos itinerantes que venían de otras latitudes, estaban un tiempo en los grandes teatros y después partían. O personas que se dedicaban eventualmente al oficio de las artes dramáticas como un pasatiempo. Pero un día todo cambió para siempre.

"Hay un antes y un después de Ernesto Suárez en Guayaquil y de El Juglar en Guayaquil. Nosotros no sabíamos en qué nos estábamos metiendo y creo que Ernesto tampoco pero se dio el momento en que el que no había visto el último estreno de El Juglar estaba fuera de la cultura en Ecuador. La gente venía de otras partes con la referencia de que en esa pequeña salita de 150 butacas ubicada en el centro de la ciudad, con bancos de madera pintados y con telones cocidos por nosotros mismos, estaba el verdadero teatro del Ecuador. El lenguaje de un teatro que Ernesto nos enseñó con nuestra propia voz".

La obra Banda de Pueblo, que el elenco va a representar este sábado, es una de las más exitosas de la compañía dentro de un vasto repertorio realizado a lo largo de los años, y el argumento tiene que ver con la propia historia del grupo ¿Por qué? Porque narra las vivencias de una banda de música típica de los años '30 que tiene que reafirmar para el mundo y para ellos mismos la profesión de artista.

"Ese llamado a la definición es Banda de Pueblo, cuya investigación nos enfrascamos todos por varios meses. Y toda la narrativa de José de la Cuadra nos la bebimos los juglares y junto con El Flaco parimos esta versión que nos refleja tanto: el llamado a la definición por el arte, a no ser artistas de fin de semana", explica otro integrante del elenco.

Banda de Pueblo - Teatro El Juglar en el Independencia

Día y hora: sábado 17 de noviembre, a las 21.30. Lugar: Teatro Independencia (Chile y Espejo Ciudad). Entrada: $ 200 (general). En venta en EntradaWeb.com y en la boletería del teatro.

El ensayo de la puesta en la provincia, después de tantos años, ya ha tenido sus momentos emotivos, pero mantiene el mismo ímpetu de entonces. Mientras todos coinciden al describir este encuentro cultural y geográfico como lo que es: un hecho histórico.

"Creo que es un acontecimiento inédito. No creo que ningún maestro haya recibido tanto esfuerzo y tanto cariño". "Creo que es uno de los premios mas importantes que yo he recibido. Me ha dado premios un montón de gente que al final parece que se premiaran ellos mismos, y acá no. Acá nos premiamos mutuamente", confiesa Suárez.

Y es así. Porque donde había muerte, el teatro puso vida. Donde había distancia, el teatro fue puente y camino. Donde no había historias propias para representar, el teatro pintó una aldea. "De la nada inventamos un teatro que cuenta cosas de la gente", dicen. Y ahora son memoria colectiva viva. Que sigue. Y sigue.

Te Puede Interesar