El mendocino más admirado de México
Domingo, 30 de octubre de 2016El gran país del Norte tiene una especial predilección por un artista nacido en Villa Hipódromo.
Por: Walter Gazzo

Inmediatamente murió Juan Gabriel, cientos de entrevistas llenaron las pantallas de los canales de TV de toda América Latina. Y en una de esas notas, El Divo de Juárez confesó: "Siempre soñé con ser artista pero el momento de tomar la decisión fue cuando vi en vivo a Daniel Riolobos. Ahí me dije: ‘Si quieres ser artistas, debes ser como él'. Y acá estoy tratando de llegarle a los talones a ese tremendo cantante".

Cosa rara la que sucedía: uno de los máximos ídolos de la canción en México estaba inspirado por otro ídolo de la canción en México y ese hombre fue un argentino. Mendocino para ser más precisos.

Pero, Daniel Riolobos es poco tenido en cuenta por estas tierras. En la industria del entretenimiento, el olvido es cosa de todos los días. Acá se debe consumir rápido y a otra cosa mariposa... Y en esa volteada también cayó el cantor.

Cuando Riolobos murió, el 17 de junio de 1992, a raíz de un problema cardíaco. aquí en el país, se hicieron comentarios, y luego se olvidó. Pero en México, se hicieron grandes homenajes, y se pasaban los programas donde había participado. Y al día de hoy se lo sigue recordando como uno de los grandes.

Algo de historia

Daniel Riolobos, cuyo nombre real era Pedro Nicasio Riolobos, nació en Villa Hipódromo de Godoy Cruz, Mendoza, el 14 de diciembre de 1932.

Cantó por primera vez a los cinco años... y encantó. Se dedicó al estudio del canto, aunque su verdadera pasión era el fútbol. Tanto fue así que en 1947 debutó en la primera de Independiente Rivadavia. Hábil goleador, dúctil con el manejo de pelota al igual que con su voz. Una lesión lo dejó afuera de ese mundo. Por ese entonces estudiaba en el conservatorio Rossini, y a partir de 1950, luego de una breve estadía en Buenos Aires -la demanda por cantantes de boleros era escasa en esta ciudad de Mendoza- partió a Chile ycomenzó a presentarse como crooner de la orquesta dirigida por el pianista Roberto Ingles hasta que reemplazó al chileno Lucho Gatica.

El mundo lo valoró, Argentina lo ignoró

El recordado periodista Goyo Torcetta dedicó una nota a Riolobos y allí contó gran parte de su historia. "Siendo muy joven se trasladó a Buenos Aires donde conoció al pianista Roberto Inglez, quien lo llevó a recorrer Latinoamérica desde la década de 1950. Estuvo en Chile, donde comenzó a presentarse como crooner de la orquesta dirigida por Inglez hasta que reemplazó al chileno Lucho Gatica. Gracias al éxito obtenido, se lanzó comosolista en Venezuela, Cuba, Puerto Rico, USA y México, país donde se radicó en 1958. En Cuba aún se lo recuerda por su interpretación del tema "Vete de mí" del argentino Virgilio Expósito.

En enero de 1959, viajó a México para actuar en el Teatro Lírico y a partir de allí comenzaría a afianzarse, de la mano de Agustín Lara y de Lucho Gatica.

Con Gatica solía encontrarse en los escenarios, como sucedió, por ejemplo, en un certamen en 1963; en esa oportunidad, Riolobos se llevó el premio Azteca al Mejor Cantante Internacional y el chileno terminódetrás de él.

En 1967, la revista argentina Gente publicó una extensa entrevista que le realizó el periodista Santo Biasatti, en la que lamenta que se cumpla el refrán que dice nadie es profeta en su tierra aludiendo al poco reconocimiento de parte de sus compatriotas. A partir de ese año se presentaba casi todas las semanas en el canal 13 TV de Buenos Aires en el programa "Sábados Circulares" conducido por Nicolás "Pipo" Mancera" destacó Torcetta.

Admirado por los grandes

Armando Manzanero fue su pianista preferido y Daniel grabó muchas de sus canciones. Y tuvo la posibilidad de compartir escenario con Los Cinco Latinos,

Pedro Vargas, Miguel Aceves Mejía y el cubano Benny Moré. Con Astor Piazzolla grabó un disco simple con los tangos "Uno" y "Garúa". Con Osvaldo Fresedo grabó un LP titulado "Los 10 mandamientos", en tiempo de tango.

Pero el mayor éxito de Riolobos es que fue el más grande cantante de boleros de la historia de este país y una de las voces más exquisitas que dio la música melódica por estas tierras.

Admirado por los mejores a nivel mundial, Riolobos siguió con su derrotero: admirado en el mundo y tratando de romper la frialdad de los argentinos (y mendocinos) para con él.

Siempre de smoking o traje negro cruzado junto a un trío que lo acompañaba, hipnotizaba cuando cantaba. Por su tono insuperable, de gran carácter, duro y seductor a la vez, inconfundible imagen detrás de sus ojos negros, la mirada penetrante, el cabello tirado hacia atrás y un mechón rebelde que caía sobre su frente cuando se movía sobre el escenario.

En la esquina de Pellegrini y Pedro Pascual Segura, en Villa Hipódromo, Godoy Cruz, en el paseo y espacio verde que lleva su nombre, hay un pequeño busto que fuera inaugurado por esa comuna el 14 de diciembre de 1995 que lo deja inmortalizado casi como diciendo: Daniel Riolobos, el mendocino másadmirado de México.

Tamaño del texto
Comentarios
JUANCARLOSCASELLA
25-07-20 16:45
UN GRANDE AÑOS SESENTA MZA
Tu comentario