Antes del anuncio

Dólar agro: ¿cuántas bodegas esperan liquidar divisas?

Hoy el ministro Massa lanzará el nuevo dólar para exportar. Las bodegas que exportaron hasta marzo, con 180 días para cobrar e ingresar, aguardan.

Por Miguel Ángel Flores

Un tipo de cambio cercano a los $300 como incentivo durante 90 días (¿prorrogables?) a los exportadores. Todo indica que el Gobierno reconocerá ese esquema, aunque son fuertes versiones extraoficiales previo al anuncio del "dólar agro" del ministro de Economía Sergio Massa, mientras al menos 40% de las bodegas lo esperan para cobrar, liquidar divisas y, eventualmente, concretar más ventas de vino al exterior.

Hasta bien avanzado el martes 4, las cámaras empresarias de la vitivinicultura esperaban señales más concretas. Sólo había trascendido la intención de avanzar en una "simplificación" del sistema cambiario para las economías regionales, que también incluyera en algunos casos un dólar importador.

Definiciones que los responsables de comercio exterior de las bodegas, con decisiones en espera, conocerán ésta tarde. Actualmente, según el registro de la DGA (Dirección General de Aduanas) e INV en el país hay 360 firmas habilitadas para exportar: muchas tienen un flujo constante de ventas al exterior y tienen 180 días para cobrarlas e ingresar los dólares de cada operación, y otras, que exportan más esporádicamente, aguardan el anuncio como estímulo para hacerlo.

Entre tanto, técnicos de Economía terminaron de recabar el lunes información aportada por la Coviar (Corporación Vitivinícola Argentina) sobre el negocio del vino y su dinámica exportadora. Y aunque durante el martes hubo algunos contactos telefónicos aislados entre el titular de la Corporación, Mario González y el secretario de Agricultura Juan José Bahillo, todo se mantenía en estricta reserva.

En modo pausa: ¿cuántas son?

Igualmente, en las vísperas de que se oficialice la medida, se dejaban trascender algunos indicios.

"Si sale bien, con un mejor precio a nivel mundial, es probable que el plazo de 90 días se extienda uno o dos meses más. Esto representaría un repunte de ventas para mayo o junio", analizó un funcionario nacional en off the récord.

Lo cierto es que hasta ayer se barajaban 2 opciones: que el dólar agro o dólar Malbec se reconozca para las nuevas operaciones desde abril, o a la "ventana" de las liquidaciones, si transcurrido el plazo (90 a 180 días) coincide con la entrada en vigencia del nuevo esquema cambiario. Esta última es a la que adhieren los exportadores, y a priori generaba divergencias con una parte del Gobierno, más proclive a la primera para evitar especulaciones.

¿Habría una tercera vía? Aparentemente, que las empresas, aún con 180 días para liquidar divisas, lo hagan anticipadamente. Así, el Tesoro engrosaría las reservas del Banco Central y las bodegas se asegurarían en menos tiempo la liquidez necesaria de sus ventas.

El Sistema Malvina que utiliza Aduanas cerró esta semana datos de expo de marzo: es decir, embarques ya realizados y con plazo máximo hasta setiembre para cobrar e ingresar al fisco el monto correspondiente.

Unas 129 bodegas ya realizaron alguna venta de vino al exterior en lo que va del 2023, lo que representa entre 35 y 40% de todas las habilitadas a hacerlo por Aduanas en Mendoza. Son las que tienen un movimiento permanente y concentran un 90% de la facturación, y esperan contar con el nuevo tipo de cambio más conveniente para liquidar divisas.

Otras 150 están pendientes de hacer alguna operación. Muchas componen otro segmento (alrededor de 220) y están exceptuadas de pagar retenciones por facturar menos de u$d 1 millón, aunque exportan más esporádicamente.

De todos modos, son un 60% del total, que podrían beneficiarse si el nuevo dólar agro aplica solamente para las ventas que se realicen desde este mes.

Bodegas, a favor del plazo de liquidación

De todo ese universo exportador que tiene la vitivinicultura, Bodegas de Argentina aglutina a unas 180 bodegas. La entidad concentra 90% de todo el vino argentino que se vende al exterior, y un 70% del mercado interno.

Ante el inminente lanzamiento del nuevo esquema cambiario por parte de Massa, Ramiro Barrios, gerente general del grupo Clos de los Siete y responsable de la Comisión de Comercio Exterior de BA reconoció que "hay mucha expectativa", Y que "si bien se ha venido trabajando y existen puntos de encuentro, la falta de precisiones hace que las empresas mal puedan tomar decisiones: a diferencia de los granos, nuestros mercados no son spot sino de largo plazo".

Desde BA le remarcan a los funcionarios de Agricultura parte de la dinámica de la vitivinicultura exportadora: cerrada una operación, difícilmente se pueden alterar o flexibilizar los plazos de pago convenidos, y pocos establecimientos logran cobrarla antes de los 3 meses posteriores a despachar la mercadería.

"En muchos países se pagan los aranceles de importación sin haber cobrado ni una botella de vino. Y las navieras no dan facilidades tampoco, o son escasas", acotó Barrios, antes de subrayar que "como se lo planteamos al Gobierno para que lo considere, lo más viable y tal vez más simple sería contemplar la ventana temporal de las liquidaciones".

Sin embargo, para la actualidad de Clos de los Siete, el grupo vitivinícola al que responde Barrios "el ritmo de las importaciones responde a la demanda del mercado, y no de la voluntad" de quienes gerencian el comercio exterior.

Al márgen de eso, restan dilucidar algunos términos del nuevo esquema cambiario. Seguramente avanzado el miércoles se sabrá, por ejemplo, si se impondrán condiciones como no trasladar el impacto de la inflación al precio final del vino en góndola, muy resistido por buena parte de la industria vitivinícola en tiempos de subas constantes.

Te Puede Interesar