En el Teatro Independencia

La Orquesta Filarmónica y un concierto por la inclusión

"La música por encima de todo" es el lema del concierto que ofrecerá este viernes la Orquesta Filarmónica de Mendoza en el teatro Independencia.

“La gente no te va a escuchar porque seas ciego, discapacitado o porque te falten los dientes. Van a ir a escucharte por tu desempeño artístico, por lo que tu arte provoque en ellos”, dice Matías Cristóbal, el clarinetista que, este viernes 2, a las 21, será solista en una de las obras que interpretará la Orquesta Filarmónica de Mendoza en el Teatro Independencia.

La frase del músico es la esencia de lo que ocurrirá sobre el escenario en el concierto Música por la Inclusión, que la Orquesta Filarmónica de Mendoza eligió en conmemoración del Día Internacional de la Discapacidad y que estará dirigida esta vez por el maestro Javier Mas como director invitado. Además del clarinetista Cristóbal, será solista Ramiro Visintín, en piano.

Matías Cristóbal interpretará el Concertino para clarinete y orquesta, de Carl María von Weber, mientras que Ramiro Visintín ejecutará el Concierto Nº 22 para piano y orquesta, de Wolfgang Amadeus Mozart. La Orquesta Filarmónica de Mendoza cerrará la noche con la 8va Sinfonía, de Ludwig van Beethoven.

Las entradas tienen un valor de $800 y se pueden adquirir a través de entradaweb.com.ar (sección música) o el mismo día del concierto en la boletería del teatro.

Los protagonistas

Javier Mas: “Es un privilegio

Javier Mas es el director invitado para este concierto. Con una rica trayectoria, Mas es director, pianista y trompetista. Desde septiembre de 2013 es director titular de la Orquesta Sinfónica Municipal de 3 de Febrero. Nacido en Buenos Aires, es egresado del Conservatorio de Música de General San Martín y del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón.

Sobre este concierto, dijo que “es un placer volver a trabajar con la Orquesta Filarmónica de Mendoza. Ya había trabajado con ella a fines del año pasado y siempre es un privilegio, más en esta circunstancia especial, que es marco para la celebración del Día Mundial de la Discapacidad”.

Sobre el repertorio elegido, sostuvo que “está centrado en los grandes compositores clásicos, de entre fin del clasicismo y principios del romanticismo alemán” y detalló que “las dos obras solistas son obras espléndidas, donde los instrumentistas pueden desplegar todo su talento en un diálogo permanente con la orquesta” y agregó que “la 8va sinfonía de Beethoven es una de sus creaciones más singulares, contagiada en casi toda su extensión por un buen humor y una alegría, que es acorde para contrarrestar los momentos difíciles que vive nuestro país y la sociedad mundial en este momento”.

Sobre su dirección en este concierto dijo que “es un privilegio porque, además, a nivel personal me toca la temática de cerca, por lo que es realmente significativo”.

Sobre las particularidades técnicas que afrontará, teniendo en cuenta que los dos solistas son ciegos, dijo que “desde el punto de vista del director, generalmente los estímulos para trabajar con los músicos son visuales. Con solistas que son no videntes hay que apelar a ciertas anticipaciones sonoras, hechos con los dedos o la respiración, que reemplazan el impulso visual, pero simplemente es una adaptación a una capacidad y no hay ningún perjuicio en la realización artística de una obra”.

Juan Ramiro Visintín: “La música me comunica con la gente”

Juan Ramiro Visintín es el pianista solista invitado. Además del piano, es un virtuoso de la guitarra, charango, acordeón y bandoneón, con el que interpreta también música clásica y otra diversidad de géneros populares. Nacido en Quilmes, comenzó a tocar el piano desde niño y luego cursó estudios de música en Bellas Artes de Quilmes y se recibió de profesor de piano.

“Tocar con la Orquesta Filarmónica de Mendoza es un orgullo y un sueño que se hace realidad”, sostuvo.

También se refirió a la obra que va a interpretar, diciendo que “Mozart es el que más me llega, más allá de que disfruto de todos los compositores. Es mi preferido”.

Contó que, además de piano, “toco guitarra, charango, acordeón, entre otros instrumentos. Ahora estoy estudiando mucho bandoneón. También interpreto música folclórica, melódica y tango. Disfruto toda la música, pero me gusta lo clásico” y confesó que “ahora estoy tocando música clásica en el bandoneón”.

Afirmó que su discapacidad “no me impidió estudiar lo que realmente me gusta” y sostuvo que “la música es lo que realmente me comunica con la gente y me hace muy feliz”.

Dijo que la sociedad “tiene cada vez menos dificultades para relacionarse con la discapacidad. Eso lo noto cuando viajo” y sobre su ceguera afirmó que “soy ciego, somos ciegos, somos distintos y no me molesta que nos digan ciegos”.

Sostuvo que su sueño es tocar en el Coló y tocar con la Filarmónica de Mendoza “es muy importante para mí, porque es un gran paso para concretar ese sueño”.

Martín Cristóbal: “Lo artístico, por encima de todo

Martín Cristóbal es nacido en Bariloche y cursó estudios en el Instituto Universitario Patagónico de Arte y luego se radicó en Mendoza, para continuar su formación en la Facultad de Artes y Diseño de la Universidad Nacional de Cuyo, para la licenciatura en clarinete.

Nació ciego y creció en la zona obrera barilochense y su crecimiento implicó mucho esfuerzo y dedicación, además del incondicional apoyo familiar.

Al referirse a subirse al escenario del Teatro Independencia y ser solista en clarinete con la Orquesta Filarmónica de Mendoza, dijo que “es, en principio, un gran desafío y una gran responsabilidad”. Explicó que “esto implica estar muy atento, tanto en los ensayos como en el concierto mismo y lograr una buena comunicación con los demás artistas. A la vez es una oportunidad importante de poder desarrollar mi potencial artístico y poder demostrar mi preparación artística, que ha sido bastante larga, que ha significado mucho esfuerzo, con avances lentos, que han dado sus frutos” y deseó que “esta experiencia se pueda repetir en otras ocasiones”.

Sobre la obra que interpretará como solista de la Filarmónica, dijo que “el Concertino, de Weber, es la primera obra para clarinete y orquesta que el compositor escribe. A diferencia de un concierto, es una obra más corta. Tiene 10 a 11 minutos de duración, con la forma como de una obertura francesa, en una sola pieza musical y en ella el compositor despliega todo su carácter lírico compositivo”. Explicó que “Weber era considerado el padre de la opera alemana. Entonces, generalmente en sus obras, no solo en esta obra sino en los conciertos también, hay mucho de carácter lírico, recitativo, típico de la opera de Weber. Es una obra que contiene mucho, con partes muy agradables y que va anunciado casi todos los recursos que va a usar después en los conciertos para clarinete, que luego escribe”.

-¿Cómo has vivido y vivís tu ceguera?

-La ceguera la vivo con bastante normalidad. Gracias a Dios tuve una buena educación y acompañamiento desde la familia y una buena instrucción en la escuela, que me proporcionó buenas herramientas para manejarme con autonomía. Pero no puedo negar que en la sociedad en la que vivimos hay muchos obstáculos, hay desconocimiento. Si bien hoy se habla mucho de inclusión, en cuanto a discapacidad no ha habido avances. Por citar un caso, en la universidad donde yo estudié no tenía las partituras en braile y lo tenía que conseguir el material por otra vía. La sociedad en ese aspecto no ha avanzado tanto, en cuanto al acompañamiento y al conocimiento. En la calle muchas veces la gente no sabe cómo brindarte una ayuda. Nosotros, como cualquier ciudadano, necesitamos ayuda y, a veces, uno se encuentra con que la gente que intenta ayudar no sabe cómo hacerlo. Yo he podido seguir adelante por el acompañamiento de mi esposa y mi familia, que me han sabido sostener y alentar.

Además acotó que “en cuanto al mundo laboral lamentablemente tampoco es muy bueno el panorama. Quizá no están las posibilidades dadas para que una persona ciega pueda integrarse al mundo laboral. Eso también es algo que debe cambia. Creo que no solo para persona ciega, sino para las otras discapacidades”.

Sobre su ceguera y su calidad de músico, Martín Cristóbal dijo que desea que lo definan “de acuerdo a mi formación como músico. La discapacidad, el ser ciego, es anecdótico. La gente no va ir a escucharte porque seas ciego, o discapacitado, o porque te falten los dientes. Por encima de todo esto está lo artístico que uno puede mostrar, ese arte que uno puede poner al servicio de la gente. No tengo problema en que me digan ciego o discapacitado porque es una descripción y yo carezco de visión. Es cierto que estudio música a través del tacto pero, a los fines prácticos, necesito del oído como cualquier músico que ve, para estar sincronizado con una orquesta o un grupo de cámara”.

Sobre esto, agregó que “está bueno que a uno lo valoren por su desempeño en lo que hace a la música y no por si tiene una discapacidad. Si el músico es desafinado, si toca fuera de todo, no lo van a escuchar simplemente porque sea ciego. La gente va cambiar de playlist y va a escuchar otra cosa”.

Sobre sus objetivos, dijo que “en lo inmediato y en el futuro, quiero poder trabajar en el ámbito de la música, tanto en la parte orquestal y camarística. Y seguir formándome como músico e incursionando, no solo en la música académica o clásica, sino también en la música popular. Quiero tener también un desarrollo por ese lado también y que sea una fuente laboral, porque me formé para eso”.

FICHA

Música por la inclusión” Concierto de la Orquesta Filarmónica de Mendoza. Día Internacional de la Discapacidad.

Día: viernes 2 de noviembre

Hora: 21h

Lugar: Teatro Independencia

Entradas: $800 a través de entradaweb.com.ar (sección música) o el día del espectáculo por boletería del teatro

Entradas para personas con discapacidad: Se podrán retirar hasta agotar cupo, con documentación avalatoria (1 o 2 según indique carnet, con o sin acompañante), los días miércoles 30 de noviembre, jueves 1 y viernes 2 de diciembre de 9 a 12h en la Librería Gildo D'Accurzio (España 1260 de ciudad).

Programa: Weber-Mozart-Beethoven

Solista clarinetista: Martín Cristóbal

Solista pianista: Juan Ramiro Visintín

Director invitado: Javier Mas

Te Puede Interesar