domingo 4 dic 2022
Aniversario de su fallecimiento

Dos años sin Quino: el trazo que sigue vivo

El 30 de septiembre del 2020 dejaba este mundo Quino, conocido universalmente por su obra de humor gráfico. Mafalda, su más famosa creación, cumplió 58 años.

30 de septiembre de 2022 - 08:50

A los 88 años, un día como hoy, pero del 2020, fallecía en la tierra que lo vio nacer: Joaquín Salvador Lavado Tejón. Conocido internacionalmente como Quino, el padre de Mafalda, la famosa tira que ayer cumplió 58 años desde su primera aparición pública en el semanario Primera Plana.

Hoy se cumplen dos años de la partida del mendocino que se volvió universal. El mendocino cuya obra sigue dialogando constantemente con el presente. Una obra viva que actualmente amplía seguidores en las redes sociales y que continúa alumbrando las mentes de personas en todas partes del mundo.

Exposiciones, homenajes y distinciones en distintos países se siguen multiplicando a dos años de su partida física. Por ejemplo, este año el humorista gráfico fue distinguido con el título doctor honoris causa post mortem de la Universidad Nacional del Sur (UNS), con sede en Bahía Blanca. La casa de estudio justificó su decisión entendiendo que "se trata de una personalidad que ha realizado un trascendental aporte a la cultura, por la difusión de una identidad ciudadana que representa a toda una generación de argentinos y argentinas y por su permanente compromiso social".

quino-mafalda.jpg
Quino, el creador de Mafalda.

Quino, el creador de Mafalda.

Y el año pasado para esta misma fecha, Radio Nacional Mendoza (Argentina) incluyó el nombre “Quino” en su denominación, a modo de homenaje por el aporte de Quino a la cultura argentina.

La ceremonia se llevó a cabo en la sede histórica de la radio, en el centro de la ciudad mendocina, y se transmitió en vivo por todas las emisoras de Radio Nacional, por la TV Pública y el canal de Youtube.

Durante el evento, en el que participaron familiares y personas allegadas a Quino, se descubrió una placa con el nuevo nombre de la radio. También hubo una muestra colectiva de murales, realizados por artistas plásticos de Mendoza y curada por Miguel Rep, quien, a modo de cierre, coordinó una charla con el guionista Pedro Saborid, reseñam sobre ese día la sección noticias de la página oficial de Quino.

La tira de la amada y siempre citada Mafalda, pero también el trabajo gráfico de Quino por fuera de su creación más famosa se amplifica hoy a través de las redes sociales. Un puente que después del fallecimiento del ilustrador, ha servido para visibilizar toda su obra y llegar a nuevos lectores y lectoras.

Julieta Colombo, sobrina de Quino y legataria de su obra, es una de las encargadas de administrar las cuentas del dibujante en las redes sociales, y en una nota publicada por la agencia Télam contó sobre esta ventana que se abre para el trabajo del más universal de los historietistas argentinos.

"Las cuentas en las tres redes se manejan con el mismo criterio y estética. Mafalda nos guía, pero buscamos darle visibilidad a toda la obra de Quino". El artículo señala que el dibujante llegó a saber que seis millones de personas lo seguían en Facebook y que la cuenta de Instagram @mafaldadigital se abrió tras su muerte.

A través de estas plataformas sociales se comparten fotos del autor, entrevistas y viñetas de su trabajo. Además de cuidar a consciencia la interacción con los seguidores. "Para él, el vínculo con los lectores era realmente importante. No es una frase hecha. Son muchísimas las personas que nos cuentan que tienen una anécdota con él, un dibujo, una carta. Él se tomaba el tiempo de contestarles a todos. Nos gusta honrar esa costumbre de ida y vuelta que cultivaba", contó Colombo en la nota citada.

Embed

El tiempo pasa y aún resulta imposible acostumbrarse a la partida de Quino, claramente porque su legado es invaluable y eterno. Para recordarlo compartimos una autobiografía publicada en el sitio oficial del artista. Un retrato dibujado con su propio trazo que lo pinta de cuerpo entero: siempre del lado de los buenos.

“Al son de esta nana nace, en 1932, en Mendoza (Argentina) un bebé llamado Joaquín Salvador Lavado Tejón, «Quino», de padres andaluces.

Como papá y mamá son españoles, «todos los españoles son personas estupendas».

Pero a los cuatro años (1936) el pequeño Quino descubre que andan por ahí unosespañoles malísimos, que están matando a los españoles buenos.

Alemanes, italianos, curas y monjas son personas malísimas porque están de parte de los españoles malos.

En cambio hay catalanes que han dejado de ser malos y ayudan a los españoles buenos.

1939 : Sálvese quien pueda ! Han ganado los malos.

Pero el pequeño Quino ya va a las escuela y allí aprende que los que son buenos de verdad son los argentinos.

Para intentar deshacer el embrollo, el pequeño Quino se pone a dibujar, en silencio.

Hablando se arriesga uno a decir cosas equivocadas sobre el bien y el mal.

Hacia finales de 1939 el panorama se complica : los ingleses, que eran malísimos porque habían robado las Malvinas y Gibraltar, ahora son buenos porque defienden al mundo de la agresión alemana, italiana y nipona (1941).

También los norteamericanos son buenos.

En 1945 Quino empieza a estudiar dibujo en la Escuela de Bellas Artes de Mendoza.

En 1954, tras enterarse de que los italianos, los alemanes y los japoneses no son al fin y al cabo tan malos, y que los ingleses, los norteamericanos y los franceses tampoco son tan buenos, se traslada en Buenos Aires, donde empieza a publicar sus viñetas.

En 1960, Quino se casa con Alicia, de origen italiano, y decubre la bondad de ese pueblo estupendo.

Su carrera como dibujante humorístico se afirma con Mundo Quino (1963), su primer libro, y en 1964 nace Mafalda, una niña que intenta resolver el dilemna de quiénes son los buenos y quiénes los malos en este mundo”.

Te Puede Interesar