martes 9 ago 2022
Ellas producen

Cruce: las gestoras culturales tienen su primer encuentro

Se viene Cruce, el primer encuentro de gestoras culturales y diversidades de la provincia. Habrá talleres y un espacio de diálogo sobre la realidad del sector.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Eugenia Cano 1 de julio de 2022 - 08:26

Este 1, 2, y 3 de julio se realizará Cruce: el Primer Encuentro Provincial de Gestión Cultural de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y personas no binarias.

Desde hace algunos años la producción y gestión de eventos culturales viene construyendo en la provincia una escena que tiene a las mujeres y diversidades de protagonistas. Somos Fuega, La Camiona o Suena Tremenda son algunos de los ejemplos que asoman dentro de la industria musical como experiencias que apuestan a profesionalizar un rol que necesita fortalecerse y lograr identidad.

Cruce se llevará a cabo en la sede de la Faculta de Artes y Diseño de la UNCuyo y cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura de la Nación.

Durante las tres jornadas habrá talleres, charlas, muestras de arte, intervenciones teatrales, un festival, y lo más importante: Cruce propiciará momentos de debate, diálogo y una asamblea final para posibilitar intercambios que enriquezcan la actualidad del sector.

Catalina Zaneff es parte de la productora La Camiona, que junto a Somos Fuega y Suena Tremenda han organizado el encuentro. Es Técnica en Gestión Sociocultural y está terminando una licenciatura en el mismo campo. Hace unos 5 años atrás realizó una investigación sobre las dificultades y las problemáticas que tenían en ese momento quienes producían cultura siendo mujeres.

“Había toda una situación de, por un lado, falta de visibilización del trabajo que hay detrás de cada evento. Por ahí hay mucha visibilización de los y las artistas, pero quienes llevamos adelante los eventos no la había, porque también había como una falta de identidad como gestoras culturales. El término de la gestión cultural es algo relativamente nuevo. Mucha gente se dedica a gestionar cultura, con lo amplio que eso conlleva, y el hecho de no identificarnos como tal le quita peso al rol, al lugar, a la importancia, a la dedicación que le ponemos”, cuenta a este medio. “Había toda una situación de, por un lado, falta de visibilización del trabajo que hay detrás de cada evento. Por ahí hay mucha visibilización de los y las artistas, pero quienes llevamos adelante los eventos no la había, porque también había como una falta de identidad como gestoras culturales. El término de la gestión cultural es algo relativamente nuevo. Mucha gente se dedica a gestionar cultura, con lo amplio que eso conlleva, y el hecho de no identificarnos como tal le quita peso al rol, al lugar, a la importancia, a la dedicación que le ponemos”, cuenta a este medio.

“Y a la vez también lo que pasa acá en Mendoza para todos los géneros y las identidades, es que falta un montón de formación en la gestión cultural. Hubo en un momento una Tecnicatura de Gestión Sociocultural que duró tres años y la cerraron. Hay una Diplomatura en la Facultad de Filosofía, pero no hay mucho más que eso.

En Córdoba, en Buenos Aires hay carreras, hay licenciaturas, hay cursos, hay mucha indagación en el tema y acá no. Eso también lleva a que identificarse como tal no sea tan fácil y por ende no se fortalezca el rol, y menos en las mujeres y las diversidades. De hecho, en su momento había un par de personas o personajes, entidades, que venían trayendo la bandera de la gestión cultural y eran todos varones”, explica sobre lo que pasaba y que revela las razones que terminan generando este primer cruce de gestoras.

Fue la pandemia que planteó un panorama crítico para la continuidad de realizaciones de eventos artísticos, lo que generó que las mujeres de estas productoras se juntaran por primera vez para conversar sobre la situación y de cómo aunar voluntades para seguir gestionando cultura. Este es el latido inicial de un primer cruce que tiene como finalidad que el campo de trabajo se expanda y crezca.

Cruce.jpg

-¿Cuáles son los desafíos de producir y gestionar cultura en la Mendoza de hoy?

-Yo creo, y esto te lo respondo a manera personal más allá de la organización del encuentro, que el desafío es hacerlo redituable. Encontrar la manera en la que todas podamos vivir de esto.

Uno de los objetivos del encuentro es poder profesionalizarnos en la gestión de la cultura y parte de la profesionalización es poder vivir de esto. Ahora que estamos a días del encuentro estamos como locas gestionando cosas y la verdad que hacer cosas sin recursos económicos es muy difícil, desgastante. A la vez es maravilloso porque es la forma en que se generan las redes y los lazos, pero qué lindo sería que pudiéramos simplemente dedicarnos a generar redes y por otro lado, hacer lo que queremos hacer. Uno de los objetivos del encuentro es poder profesionalizarnos en la gestión de la cultura y parte de la profesionalización es poder vivir de esto. Ahora que estamos a días del encuentro estamos como locas gestionando cosas y la verdad que hacer cosas sin recursos económicos es muy difícil, desgastante. A la vez es maravilloso porque es la forma en que se generan las redes y los lazos, pero qué lindo sería que pudiéramos simplemente dedicarnos a generar redes y por otro lado, hacer lo que queremos hacer.

Igual que sea un desafío siempre es bueno. Que no esté servido todo en bandeja siempre genera cosas buenas, porque la incomodidad genera creatividad. Entonces nos ponemos creativas: cómo lo conseguimos, con quién, cuándo, por qué. Este encuentro lo hemos financiado gran parte con un programa del Ministerio de Cultura de la Nación que es Gestionar Futuro, pero imaginate que real, real, no nos alcanza ni para un cuarto de lo que es en su totalidad el encuentro. Hemos salido por otros lados a buscar pasajes, alojamiento, comida, y nosotras no sacamos ni un peso de esto y llevamos seis meses laburando. Eso digo, para mí ese es el desafío del segundo paso.

-¿La producción cultural es un espacio ocupado históricamente por varones?

-Yo creo que sí, pero hay una situación. Yo llegué a la conclusión de que hay más que nada una masculinización del rol. Hay muchas mujeres en la producción, de hecho.

Es algo que se relaciona mucho con lo administrativo, con las relaciones públicas, entonces hay un montón de mujeres produciendo pero quienes se llevan la chapa son los chabones y quienes ejercen sus roles como productoras o gestoras tienen que hacerlo con una fuerza y un coraje y unos malos modos también para que las respeten. Eso pasa. Masculinizar sus formas para poder ser respetadas y reconocidas, pero en realidad sí hay muchas mujeres y creo que cada vez hay más.

-Cruce abre las puertas a la diversidad, ¿tiene que ver con una identidad que tienen como gestoras culturales?

-Lo hemos debatido mucho a la hora de armar el encuadre del encuentro, esto de decir, hay algo que nos atraviesa a todas y que es inevitable y que es básicamente el feminismo. Y ahí inevitablemente se va forjando la identidad. Desde el contenido de los artistas hasta la forma de trabajar es lo que lo hace diferente. Somos personas que trabajamos desde un lugar cuidadoso. Desde cuidar a las compañeras que van a tocar, que se sientan cómodas, que parece que es natural pero no es tan normal. Ahí vamos forjando nuestra identidad.

-¿Qué expectativas hay para este primer encuentro?, ¿cuántas son y cuántas esperan ser en Cruce?

-Somos seis activamente armando el encuentro, con más o menos roles y tareas. Y nos ha sorprendido muchísimo porque hay más de 100 inscriptas al encuentro y me imagino que irá gente que no se ha inscripto o gente que se inscribió no va a ir, pero es más o menos un número importante para un tema que no es que se maneja tanto. A mí me sorprende un montón.

Vienen compañeras de Buenos Aires, de Córdoba, de Santiago del Estero, de San Juan a dar talleres, conversatorios. Para mí los talleres están buenísimos como herramienta para quienes se inician en esto de la gestión y la producción.

Claramente que las organizadoras de este encuentro pertenecemos a la industria de la música entonces también tira más para ese lado, pero con toda la intención de que este encuentro se genere alguna grupalidad, alguna colectiva o algo de gestoras que podamos seguir pensando otros encuentros e ir cambiando las temáticas.

Esa también es una de las mayores expectativas, que podamos abrir el juego y que haya gente que le interese construir con nosotras. Que generemos alguna organización. Por eso el domingo terminamos antes del festival, con una asamblea donde un poco la idea es esa: abrir el espacio.

Programa encuentro cruce.png
Programa Cruce.

Programa Cruce.

Te Puede Interesar