Análisis

Dólar y salarios, los riesgos del cambio de moneda

La posible adopción del dólar como moneda oficial destruye el poder adquisitivo de los salarios pero también los activos de las empresas.

Por Marcelo López Álvarez

Transitando lo que no hay otra forma de definir como un intento desestabilizador mediante lo que se da en llamar un golpe de mercado solventado por los factores concentrados de poder que no tienen ningun tapujo en dejar sus huellas en la escalada del dólar.

Mientras hay funcionarios que funcionan e intentan renegociar con el FMI metas y desembolsos y estabilizar medianamente el barco, Alberto Fernández parece haber entrado en modo despedida sin medir consecuencias de sus actos.

La entrevista que brindó ayer a Nacional Rock visitando la casa del conductor del show radial (no los estudios de la radio) y viajando en el helicoptero presidencial de Olivos a Caballito utilizando la cancha de Ferrocarril Oeste para “estacionar” la aeronave, no son una fake news sino la pintura de lo que pasa.

No hay forma de que ,en ese contexto, los mensajes más provocadores de los opositores sobre el futuro de la economía no sigan ganando adeptos y generando daño

Entre esos discursos está el de la dolarización o una especie de nueva convertibilidad a traves de una devaluación de shock levantando las restricciones cambiarias en escasas horas, según qué candidato lo proponga.

Lo que resulta increíble es que nadie del oficialismo parezca tomar por las astas el toro y hablar del problema creciente de la bimonetariedad de la economía argentina que es el cimiente de que crezca la idea de la dolarización o new convertibilidad. Excepción hecha de la Vice Presidenta de la Nación.

Es casí una caracteristica de la Argentina como quienes serán las victimas de ese modelo toman la idea como posible o hasta la miran con simpatía.

Los primeros devastados por la posible dolarización son los trabajadores que sufren directamente la expulsión la pobreza más absoluta y estamos hablando de los registrados. Imaginemos los de la economía informal o los que se desempeñan en la economía formal pero cobrando por fuera del sistema.

image.png
Según los valores a los cuales se tome el dólar en un proceso de cambio de moneda los salrios perderian entre un 40 y un 98 por ciento de su valor.

Según los valores a los cuales se tome el dólar en un proceso de cambio de moneda los salrios perderian entre un 40 y un 98 por ciento de su valor.

El CEPA preparo un informe sobre cúal sería la perdida de los salarios si se concretará la dolarización en los distintos escenarios que se plantean donde la cotización del dólar puede ir desde los 705 pesos a los 9880 pesos por dólar según la base monetaria que se tome para hacer la conversión y cómo se computen las reservas del BCRA para realizar la operación.

Sin embargo nos vamos a permitir una modificación para hacer más real la cuenta ya que el Centro de Estudios para hacer el cálculo actual toma la cotización del dolar oficial y nosotros tomaremos la cotización del dólar MEP que es al que puede acceder en forma legal cualquier ciudadano hasta mediante las tarjetas prepagas.

Tomamos el salario promedio bruto del sector privado que es de 276.375 pesos menos el 17 por ciento de descuentos queda en 187.900 pesos.

Lo primero que hay que saber es que al reemplazarse los pesos por dólares (actualmente la economía argentina tiene serias dificultades en la acumulación de reservas por parte del Banco Central) se reduce la participación de los salarios en la economía, apuntalando el proceso de concentración y desigualdad que ya sufre la economía argentina.

Veamos claramente en numeros que pasaría con los salarios tomando como base el salario promedio de bolsillo

*Dólar MEP de $442: salario de USD 425 (actual)

*Dólar de $705: salario de USD 266 (-40%)

*Dólar de $2.430: salario de USD 77 (-82%)

*Dólar de $2.860: salario de USD 66 (-84%)

*Dólar de $9.880: salario de USD 19 (-96%)

La pérdida de poder adquisitivo en dólares se ubicaría entre el 40% y el 98%. A las cotizaciones de los dólares que se utilizaron para la comparación se llega en estos escenarios.

*Reemplazo de base monetaria con respaldo de reservas netas y liquidación de otros activos BCRA: dólar a $705

*Reemplazo de base monetaria y títulos con respaldo de reservas netas y liquidación de otros activos BCRA: dólar a $2.430

* Reemplazo de base monetaria con respaldo de reservas netas: dólar a $2.860

*Reemplazo de base monetaria y títulos con respaldo de reservas netas: dólar a $9.880

Pero además la dolarización trae consigo una importante cantidad de complejidades casí irremontables en distintos aspectos como

Política cambiaria: no poder devaluar dejaría, por ejemplo, a la industria en una posición sumamente debilitada frente a su competencia internacional.

Política fiscal: la supresión del déficit es un punto de partida que agregaría una fuerte dosis de ajuste a la licuación salarial mencionada.

Política monetaria: implicaría, por ejemplo, perder capacidad de intervención en momentos de crisis, como fue en la pandemia.

La experiencia de Ecuador marca que mientras la balanza comercial de ese país pudo registrar saldos favorables producto de su exportación primaria con precios internacionales en alza, se registró mayor estabilidad que la experimentada antes de la dolarización -80 y 90-, pero la acumulación de desequilibrios para sostenerla (que lo llevaron al FMI) y el abandono de un camino de diversificación productiva, sin un correlato en mejora de vida de la población son un balance muy difícil de reivindicar.

La dolarización aparece en el discurso político local enmascarando uno de sus verdaderos objetivos; un recurso facilista para reunir consensos en torno al ajuste salarial que, hasta ahora en Argentina, no pudieron lograr de manera definitiva en cada avance neoliberal.

La dolarización no resuelve la raíz estructural de los desequilibrios macroeconómicos en Argentina, sino que elimina la moneda propia, ajusta drásticamente el déficit fiscal (con lógico impacto en partidas sociales) y licúa salarios, abandonando (como pasó en todos los países que optaron por la dolarización) la opción productiva.

Un camino si retorno que no solo perjudicará a los trabajadores sino tambien a los empresarios que parecen no registrar que sus activos patrimoniales y productivos tambíen registraran el mismo proceso que los salarios quedando a precio de remate para cualquier capital extranjero licuando también sus tenencias.

Más allá de los datos, como reiteramos siempre, la salida es política y económica es necesario que la política sea el actor principal para explicar la situación y cuales son las consecuencias de ciertas decisiones económicas de las que después no hay retorno.

Te Puede Interesar