Análisis

La sequía no termina y crece la preocupación inflacionaria

La cosecha de trigo y la siembra de maíz se ven seriamente afectadas por la sequía. Preocupación por los precios y la inflación.

Por Marcelo López Álvarez

El Gobierno Nacional anunció vía su Ministro de Economía una nueva serie de subsidios para el sector agropecuario justificado en la problemática de una sequía que afecta fuertemente a los sectores productivos de la Pampa Húmeda.

Si bien se presentó como un subsidio o apoyo para pequeños productores de hasta el 40% de la inversión en semillas y fertilizantes, la primera pregunta que surge es si el techo puesto (hasta 400 hectáreas para soja y hasta 100 para maíz) son realmente pequeños productores. La segunda ya corre por el canal político, ¿Está bien que el Estado vuelva a invertir fondos y salir en “auxilio” del sector que mediante algo muy parecido a la extorsión presionó hasta lograr un dólar diferencial para liquidar que le llevó al Estado a un esfuerzo fenomenal con consecuencias aún desconocidas y abrir la puerta a próximas actitudes y acciones del mismo tipo?

A dónde lleva el camino de diálogo permanente con entidades que no responden a ninguna de las acciones del Gobierno y que en tres años nunca se pudo acordar nada es otro interrogante que tampoco encuentra respuesta ante un escenario que tampoco muestra señales de que realmente se pueda bajar a la inflación.

Precisamente uno de los sectores que podría complicar los próximos meses es al que ahora se auxilia, sin que se conozca que como parte del auxilio del sostenimiento del Estado los actores deban tomar algún compromiso hacia adelante; ya sea con la liquidación de sus exportaciones o con el mercado interno.

¿Cuál es el escenario hoy? En poco más de 30 días se comienza a levantar la cosecha de trigo golpeada por la sequía con rindes que seguramente serán bastante menores a los esperados. Si bien no hay aún un cálculo cierto de cuál será la pérdida final, cada día que pasa sin lluvia tira para abajo la estimación final, el último informe de la Bolsa de Comercio de Rosario está pronosticando una cosecha de unos 14 millones de toneladas (13.7 exactamente), la campaña pasada fue de 22 millones y esta cosecha sería la más baja desde 2015/16. El número es más que preocupante para las políticas anti inflacionarias sobre todo en el precio de los alimentos.

image.png
La sequía complica seriamente la cosecha del trigo y comienza el temor por los precios de los principales alimentos.

La sequía complica seriamente la cosecha del trigo y comienza el temor por los precios de los principales alimentos.

De la cosecha 2022/23 de trigo ya están comprometidos/vendidos a la exportación 9 millones de toneladas y el mercado interno consume entre 6 y 7 millones de toneladas por lo que estamos al límite que el trigo producido no alcance para cubrir ambas demandas.

Quizás se cubran con lo justo las cuotas necesarias pero se abre la puerta a una nueva especulación y fuerte. Es sabido que al sector no le faltan espaldas para conservar la cosecha y presionar al mercado interno con precio y con la liquidación de la exportación a la economía en general buscando un tratamiento especial para el grano como fue con la soja. Recordemos que la transferencia extra al sector sojero fue de 300 mil millones de pesos por la operatoria del dólar estímulo.

No hace falta explicar la incidencia que tiene en el mercado interno el trigo que podría disparar el precio de los alimentos básicos. Pero el trigo no es el único problema a mediano plazo terminado el trigo comienza la temporada de maíz que también se ve complicada por la falta de humedad en los campos lo que anticipa una siembra menor y otra cosecha escasa del grano insustituible en la exportación y en el mercado interno no sólo en forma de alimentos directos sino indirectos como lo es la carne aviar, de cerdo y vacuna.

Por lo general a esta altura del año ya se encuentra sembrado más o menos el 50 por ciento de la superficie de maíz sin embargo según la Bolsa de Rosario apenas se sembró el 20 por ciento de la superficie proyectada, el Gobierno espera que el subsidio anunciado pueda fomentar el avance de la siembra, sin embargo las dudas sobre si realmente se sembrará y cómo será el comportamiento posterior.

Con este panorama, más los aumentos autorizados por el gobierno, tarifas, prepagas, etc. no permiten ver un escenario viable de descenso de la inflación pero además deja en un cono de sombras los supuestos acuerdos alcanzados para el seudo congelamiento de precios hasta marzo que anunció Sergio Massa pero del cual no hay demasiadas precisiones aún y hasta es una incógnita si las habrá.

Te Puede Interesar