Análisis

Indicadores económicos, entre lo deseable y lo posible

El dólar blue se vuelve a disparar estacionalmente mientras los otros indicadores económicos muestran una economía en dos velocidades.

Por Marcelo López Álvarez

Mientras el presidente en la noche de ayer ejercía una vez su vocación de panelista de TV comentando la realidad, Sergio Massa se habrá sentado frente a su escritorio suspirado y con los datos sobre el escritorio se habrá dichos tan mal no nos fue hoy. Mientras la política se empeña en embarrar la cancha -y los indicadores económicos de la diaria se encargan de mostrarlo- los datos macros en general muestran cierta distensión que permiten a Economía soñar con un comienzo de 2023 un poco mejor.

Si el condicionamiento que pone la política y los factores concentrados mediante el comportamiento del dólar blue y varias variables, componentes como el la deuda del tesoro en pesos son otro condicionante mayúsculo en el marco del corset a la decisiones que coloca el acuerdo con el Fondo

Sin embargo ayer el Ministro logró un pequeño alivio, la importante liquidez del mercado le permitió a Economía cerrar la concretar la segunda licitación más importante del año; cubrió los vencimientos y además logró captar 700.000 millones de pesos extras que lo ayudarán con la caja en el complicado comienzo 2023.

Además ayer el Central cosecho casi 240 millones de dólar soja que no solo le permitió cumplir con las expectativas del instrumento especial sino también con los términos del acuerdo con el FMI

El problema sigue siendo el blue, que va camino a los 360 pesos. Aunque el presidente califico ayer de movidas políticas lo que pasa con su cotización, la definición no alcanza para desbaratar su incidencia en la formación de precios minoristas.

image.png
Los indicadores económicos se muestran activos. El Central recupera reservas gracias al dólar soja

Los indicadores económicos se muestran activos. El Central recupera reservas gracias al dólar soja

La situación no es sorprendente, era esperable, no solo hay presión sobre un mercado cada vez más chico por la dolarización de los ahorros de quienes tiene un pesito de más post aguinaldo sino que se suma que su cotización es menor a la del dólar turista por lo que los que viajan al exterior prefieren hacerse del billete antes que dejar rastros con la tarjeta.

El mercado muestra una volatilidad importante con una escalada de casi 40 pesos en los últimos días a pesar de que el Central acumuló más de 1300 millones de dólares en diciembre.

La estrategia del equipo de económico de tipos de cambios diferenciales para intentar aguantar las reservas parece dar resultado para ese objetivo pero complica seriamente la situación para las variables como la inflación que siente rápidamente la presión a lo que hay que sumar la ronda de aumentos de los regulados para el comienzo de enero.

La hipótesis del equipo de Sergio Massa es que pasado el fin de año y retirada la liquidez del mercado el valor tenderá a la baja, sin embargo hay algo que nunca los equipos económicos tienen en cuenta y es que el dólar blue puede bajar pero lo que hizo subir la disparada del blue jamás baja.

Te Puede Interesar