Análisis

El mercado de capitales y el dólar tienen más fiesta que la Ola

El mercado de capitales y el financiero junto con el dólar que apalanca en carry trade viven su fiesta. ¿Es sustentable con un ajuste que destruye la economía?

Por Marcelo López Álvarez

Una de las viudas de Franco Macri, Flavia Palmiero, popularizó en pleno nacimiento del menemismo un programa infantil, La ola está de fiesta, eran tiempos de crisis profunda y se comenzaba a desandar la década de Fiesta Menemista, de la cual los Macri, Flavia y otras tantas estrellas televisivas fueron protagonistas. Hoy apellidos y circunstancias se repiten, pero donde están de fiesta es en el mercado de capitales y financieros.

Como en aquellos años, la fiesta no tiene reparos en quienes dejan al borde del camino. Los bonos juegan su juego en torno a un 60 % de paridad, el riesgo país llegó a perforar la barrera de los 1200 puntos y en la rueda las acciones que llegaron a ganar hasta un máximo del 12% y títulos de deuda que recuperaron otro 4% y ya totalizan un avance de hasta el 40% en dólares en lo que va del año.

El dólar que, como siempre hemos dicho, se mueve en torno a lo político más que alrededor de los datos de la economía real ayer no fue la excepción, con una nueva baja de los tipos de cambio bursátiles –una mejora del peso–, favoreciendo el carry trade, mientras el Banco Central hace compras récord de la divisa norteamericana mejorando sus reservas a base de esas compras, contabilidad creativa y la permanencia del cepo que los libertarios dicen odiar.

Los números y datos que entusiasman al gobierno de los hermanos Milei se transforman en difíciles de creer con solo ver las planillas de la inflación que marcan que en 4 meses el IPC creció 100 puntos y se resiste a dejar los dos dígitos como referencia mensual.

No hace falta explicar en Mendoza que a partir de estos datos de la realidad, Argentina se está convirtiendo en un país caro en dólares (por no decir carísimo) y la taba se dio vuelta y las colas de mendocinos corriendo a comprar a Los Andes o Santiago se volvieron otra vez interminables buscando hacer rendir los pesos que se juntan con el salario argentino que ya es el segundo más bajo de Latinoamérica solo superados por Venezuela.

Impresiona la dinámica y la velocidad con la que está ocurriendo esta apreciación del peso, mientras el Gobierno profundiza el ajuste para complacer a los mercados. Cómo ya explicamos en estos espacios, alguna vez el objetivo del ajuste es obtener los recursos para garantizar el pago de la deuda y en algún momento (más temprano que tarde) el carry trade que volvió con fuerza con la llegada de Luis Caputo.

image.png
Luis Caputo obligado a que la fiesta del mercado de capitales y el dólar continue para poder seguir sumando reservas, aunque sean transitorias.

Luis Caputo obligado a que la fiesta del mercado de capitales y el dólar continue para poder seguir sumando reservas, aunque sean transitorias.

Mercado de capitales y carry trade con luces de advertencia

Una de las mayores inconsistencias de este esquema de apreciación del peso y fiesta de los mercados es que no significa (ni significará) una mejora para los sectores de ingresos fijos o semi fijos ya sea para jubilados o trabajadores registrados o no registrados. Sueldos y jubilaciones entraron a la licuadora de Javier Milei sin piedad alguna

¿Hasta cuándo la fiesta de los mercados se sostendrá sin que la realidad económica la afecte?, es una pregunta que va a encontrando respuesta. Las consultoras comienzan a advertir a sus clientes de tomar algunas precauciones ante la posibilidad de que estemos en vísperas de un efecto Puerta 12 en la salida de los inversores de los títulos y tratando de hacer efectivas las ganancias del Carry Trade que tiene las mismas características del que detonó en el gobierno de Mauricio Macri que terminó con el Ejecutivo pidiendo el banquito al FMI.

La imposibilidad del gobierno de profundizar el ajuste se hace cada vez más ostensible, por varias razones. La primera es que la fuerte caída de la recaudación lleva a Milei y Caputo a la necesidad de seguir aumentando la velocidad de la motosierra y la licuadora. Allí las luces de alerta crecen hasta en el Gobierno, la salida de Luis Caputo al cruce de las empresas de medicina prepaga es una clara señal que el Gobierno (o al menos una parte) tomo nota que si la paz social entra en crisis su proyecto pierde la batalla,

La pasión por la fiesta inversora es proporcional a la ferocidad del ajuste y la posible transformación de la moneda. Los dos vectores parecen entrar en crisis y los mercados no son permeables a extender el riesgo más allá de lo necesario.

Si Javier Milei y Luis Caputo pretenden consolidar la fiesta del carry trade y los bonos para seguir sumando reservas creativas, por lo menos deberán garantizar el ajuste y la posibilidad de reactivar, aunque sea mínimamente, al mercado de crédito.

Algo que parece lejano si algunas condiciones no cambian rápidamente para revitalizar el mercado interno que representa el 75% del PIB argentino y que en lo que va del año acumula una retracción de 22 puntos en la venta de los comercios pymes

Te Puede Interesar