Analisis

El conflicto institucional amenaza llevarse la economía

La decisión de la Corte sigue profundizando el conflicto institucional en la Argentina. La economía se desacelera y el trabajo informal crece.

Por Marcelo López Álvarez

El riesgo de un conflicto institucional, cada vez más grave y extendido, que haga que los momentos de zozobra se apoderen nuevamente de la economía y la sociedad está cada vez más presente.

El grado de tensión al cual está llegando la relación de la Corte Suprema de Justicia con un sector importante de la política (tanto en el Ejecutivo como en el Legislativo) tuvo un nuevo episodio con la cautelar que otorga una millonada injustificable diaria de dinero a la Ciudad de Buenos Aires postergando a la Nación y las otras 23 jurisdicciones provinciales. Además deja cada vez más claro que para importantes factores de poder en la Argentina hay ciudadanos de primera y de segunda categoría.

La historia de este conflicto es conocida. Ayer Horacio Rodríguez Larreta aseguró que la Nación nunca más podrá sacar arbitrariamente fondos a la Ciudad. Omitió decir que lo bueno sería que nunca más, tampoco, se le puedan otorgar millones y millones arbitrariamente y sin justificación técnica como lo hizo Mauricio Macri. La raíz de este conflicto.

El falló de la Corte que aplica cautelarmente (hasta que se resuelva la cuestión de fondo) el otorgamiento de casi tres puntos de coparticipación a la Ciudad (tampoco hay fundamentos técnicos para esto) es muy interesante ya que muchos de sus párrafos podrían ser aplicados para devolverle el dinero que le “sacó” Fernández o para sacarle el que le “dió” Macri. Aseguran que "ni la reasignación de recursos establecida en el decreto 735/2020 (de Fernández), ni la que, luego, dispuso la ley 27.606 han sido aprobadas por la Ciudad de Buenos Aires, ni previa, ni ulteriormente", alguien debería avisarles que el primer pase mágico de Macri a Rodríguez Larreta tampoco fue aprobado por la mayoría de las provincias que pusieron el grito en el cielo en aquel momento.

unnamed (3).png
Mientras el conflicto institucional crece los números de la economía son contradictorios.

Mientras el conflicto institucional crece los números de la economía son contradictorios.

Los cortesanos, una vez más, no solo avanzan sobre las competencias del Ejecutivo sino también en las del Parlamento, ya que la decisión de retrotraer parte de los otorgado a la Ciudad en exceso para el traspaso de parte de la Policía Federal a la Ciudad fue ratificada y aprobada por Ley.

Hoy habrá una reunión del Presidente y su equipo con los Gobernadores, algunos ya lanzaron gritos de guerra en las redes sociales y declaraciones periodísticas en las últimas horas, pero se sabe que cuando haya que tomar las decisiones y poner la firma los ímpetus suelen aplacarse considerablemente.

Mientras la situación institucional sigue transformandose en un verdadero lodazal incluso con la paralización del Congreso los datos de la economía comienzan a tomar cierto color gris.

El INDEC confirmó una nueva baja del desempleo del 8,2% del tercer trimestre del año pasado al 7,1% del tercer trimestre de este 2022.

El dato es más que positivo, pero tiene su lado B, la baja está, sobre todo, sostenida por un nuevo aumento importantísimo de la informalidad que saltó del 33,1% al 37,4%, una barbaridad.

La tendencia alcista de los monotributistas en detrimento del empleo registrado que se destapó en el Gobierno anterior en esta gestión no se pudo, no se supo o ¿no se quiso? revertir. A veces cambiar de nombres no alcanza sino que hay que cambiar profundamente las políticas.

También ayer en una especie de Miércoles de súper acción el INDEC anunciaba que el crecimiento de la economía se desaceleró por segundo mes consecutivo en octubre. Si embargo el crecimiento interanual sigue siendo positivo en 4,5% mientras que el equipo de Sergio Massa no pierde esperanzas de que finalmente se cierre el año con un crecimiento levemente superior al 5%. El Mundial, las Fiestas y los bonos pueden dar un empujoncito extra, pero parece una meta complicada de alcanzar a juzgar por los números de los dos últimos meses

Te Puede Interesar