Analisis

Candidatos, entre el pasado o discutir presente y futuro

Quienes aspiren a ser candidatos se enfrentan a la dinámica de discutir pasado o debatir con certezas y datos el presente y el futuro.

Por Marcelo López Álvarez

Casi sin querer queriendo la política nacional comienza a hablar de candidatos y candidatas a presidente. Los actores diciendo que no, dicen que sí y blanquean su decisión de querer ser.

En estas horas se suman formalmente a la contienda Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal y Daniel Scioli. Cuáles son las posibilidades de ambos, imposible saberlo en alianzas políticas que hoy muestran por lo menos media docena de candidatos anotados en cada lado de la línea.

El contexto y los nombres que se acumulan llevan inmediatamente a discutir mucho del pasado y poco del presente y futuro. Tirarse con el archivo es una tentación mayúscula de la política y un atajo útil para no debatir ni el hoy ni, mucho menos, el futuro para cambiar este presente.

Salir de la política de tirarse con el archivo no quiere decir que haya que negar la historia o no tenerla como referencia de la construcción de los proyectos e ideas que deberían ser las directrices constructivas de lo que viene.

Una de esas discusiones es sin dudas la inflación, los ingresos y cómo se reparte el crecimiento (con muletas pero crecimiento al fin) que hoy esta teniendo la economía argentina y que los sectores del oficialismo más cercanos al presidente consideran uno de los puntos fuertes de la gestión.

Quizás este sea uno de los problemas más importantes de discusión del presente y de lo que viene. El proceso inflacionario (ya lo explicamos) no encuentra en estos días características tradicionales por lo que en su gran mayoría esta dado por lo que se conoce como puja distributiva, situación que se ve claramente reflejada en los números de la Cuenta de Generación de Ingreso se insumo de mano de obra del INDEC, el informe del organismo que trimestralmente mide la distribución funcional del ingreso. En pocas palabras que porcentaje de la torta queda en manos del capital y cual es la parte que queda en posesión de la fuerza laboral.

Este trabajo tiene como diferencia con la EPH (Encuesta Permanente de Hogares) que lo que mide es los ingresos de los hogares y como se distribuye en los deciles, en cambio, como decíamos, el de Cuenta de Generación mide desde la optica de la apropiación del valor que genera la economía por los distintos actores de esta.

Con base en los informes trimestrales del INDEC, el fin de semana se publicó un interesante trabajo del Instituto de Pensamiento de Políticas Publicas que ratifica que la puja distributiva es extrema y uno de los factores del momento caliente que se vive.

Tomando como momento de corte el acuerdo con el FMI firmado en marzo del año pasado (por la incidencia que tiene en la generación de políticas económicas) el informe destaca que desde ese instante comenzó una nueva etapa de regresión en la distribución del ingreso.

Tomando como partida ese primer trimestre del 2022 “se verifica que en los meses posteriores a la firma, la participación del trabajo asalariados en el PBI perdió un 2,2 % al tiempo que las formas no asalariadas cayeron también 1,5 %”. O sea que “En suma, fueron 3,7 p.p. del PBI los ingresos que vienen resignando las distintas modalidades del trabajo y que, de manera casi equivalente, fue apropiada por el capital en 3,5 p.p. Las evidencias estadísticas disponibles permiten hacer un cálculo de la pérdida que en términos de participación tuvieron los trabajadores durante el primer semestre de aplicación del acuerdo con el Fondo: perdieron 20.250 millones de dólares que en un 94% fue absorbido por el incremento del excedente bruto empresarial”.

Quizás no hay forma más explicita de mostrar que hoy en día la inflación tiene un importantísimo componente puja distributiva.

image.png
Los candidatos a conducir el país deberán mirar al futuro y explicar como generaran políticas de redistribución.

Los candidatos a conducir el país deberán mirar al futuro y explicar como generaran políticas de redistribución.

El informe destaca que si se analiza la distribución del ingreso, dejando de lado el empleo del sector publico, por lo que se puede presentar en una relación pura entre trabajo y capital la caída de la participación en la torta de los salarios cae 4.5% mientras la cuenta de capital crece casi simétricamente 4.2%

Estos procesos se dan en un contexto de crecimiento de la economía por eso hay que verlo con el sentido de puja distributiva de quién se queda con el excedente que se genera

Proceso que no se da solo por la inflación sino que también se verifica en los números de creación de empleo (que deja claro que la economía crece) pero la calidad de ese empleo en creación es bajísimo, no solo en salarios sino también en derechos que queda en evidencia, como ya lo hemos explicado, en el salto de los monotributistas.

Para finalizar el informe del IPyPP destaca que “A partir de las evidencias que surgen de las estadísticas del INDEC, es factible calcular cuál ha sido la pérdida que en términos de participación en el ingreso total han tenido los trabajadores desde el primer trimestre del 2016, es decir, comienzo del gobierno de Macri, hasta el tercer trimestre del 2022. La pérdida total que los trabajadores tuvieron, llega a 39.761 millones de dólares, de los cuales, 21.624 millones de dólares se perdieron durante la gestión Cambiemos, y 18.137 millones de dólares se transfirieron durante la gestión del Frente de Todos hasta el tercer trimestre del 2022. Esto muestra la continuidad en términos de regresividad distributiva que no ha logrado alterarse a pesar del cambio político en el signo de la administración del gobierno. Y a la vez muestra, el trabajo que aquí presentamos, que el momento de mayor regresividad, tanto en la gestión de Cambiemos, como en la gestión de Alberto Fernández, coincide con el momento de intervención de los acuerdos del Fondo en la Argentina. Dicho de otro modo, los acuerdos con el Fondo son iguales a mayor injusticia en el reparto de los ingresos”.

Como se puede observar quienes sean los actores que decidan protagonizar el próximo turno electoral datos de la realidad tienen el gran desafio parece ser cómo usarlos.

Te Puede Interesar