estilo de vida

¿Es posible evaluar el riesgo de ACV?

El LS7, una herramienta para calcular el riesgo cardiovascular, podría determinar una menor probabilidad de sufrir un ictus. Ahonda en los principales determinantes de estos episodios.

Por Sección Ciencia y Tecnología

Los adultos que obtienen una puntuación elevada en “Life’s Simple 7” (LS7), una herramienta que se utiliza para evaluar el riesgo de enfermedad cardiovascular, pueden tener un menor peligro de accidente cerebrovascular, según reveló un análisis general de los Institutos de Salud de EEUU (NIH). Incluso las pequeñas mejoras en el estilo de vida se asociaron con un menor riesgo de ACV.

Alrededor del mundo, unas 15 millones de personas sufren esta afección cada año. Según la OMS, el ictus es la segunda causa de muerte en mayores de 60 años, y la quinta causa en personas de 15 a 59 años de edad. El ACV es también la principal causa de discapacidad a largo plazo, independientemente de la edad, el género, la etnia o país. Según la Organización Mundial del Ictus (WSO) una de cada seis personas tendrá un derrame cerebral en su vida. Estos eventos ocurren cuando los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro se bloquean o se rompen. Cuando la sangre no puede llevar nutrientes y oxígeno a las células del cerebro, éstas dejan de funcionar y mueren. Muchos de los factores que aumentan el riesgo de sufrir un derrame cerebral están relacionados con el estilo de vida y pueden ser controlados o modificados.

La prueba LS7 fue desarrollada por la Asociación Americana del Corazón (AHA) para hacer un seguimiento del estado de salud y la medida de cumplimiento con las pautas saludables para los 7 factores modificables de la salud: la glucosa en sangre, el colesterol, la presión arterial, el índice de masa corporal, la actividad física, la dieta y el tabaquismo. Cada uno de estos factores se puede clasificar en los niveles ideales, intermedios o pobre de cumplimiento. Una puntuación alta en este test se ha relacionado con bajas tasas de enfermedad cardiovascular y muerte.

Un equipo de investigadores, dirigido por el doctor Ambar Kulshreshtha en la Universidad de Emory y por la doctora Mary Cushman en la Universidad de Vermont, exploró si la métrica LS7 podría utilizarse para evaluar el riesgo de ACV. Los especialistas estudiaron a casi 23.000 personas, de raza caucásica y negra, con una edad media de 65 años. Los participantes, que eran parte de un amplio estudio en curso llamado “Razones de las diferencias geográficas y raciales en el ACV” (REGARDS), se inscribieron entre 2003 y 2007. Ellos completaron una entrevista telefónica y un examen físico en el hogar. El trabajo fue financiado por Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS) perteneciente al NIH.

Parámetros

Cada uno de los factores de salud 7 se puntuó como 0, 1, o 2 para representar a la mala salud, intermedia o ideal. Por ejemplo, los tabaquistas actuales se calificaron como "mala" para el factor de fumar, los ex fumadores que dejan de fumar dentro de los 12 meses anteriores se los calificó como "intermedio" y los que nunca habían fumado o que dejaron el hábito hace más de 12 meses como "ideal". Las puntuaciones totales se catalogaron como insuficiente (0-4), medio (5-9) y óptima (10-14) para la salud cardiovascular. Los resultados aparecieron en línea el pasado 6 de junio, en la revista “Stroke”.

Durante un seguimiento promedio de 5 años, se registraron 432 ACV entre los participantes. Los investigadores encontraron que, después de ajustar las variables por factores como el estatus socioeconómico, cada categoría de mejor puntuación en el LS7 (inadecuado para promedio óptimo) se asoció con un riesgo 25% menor de accidente cerebrovascular. Esta asociación fue similar en las poblaciones de ambas etnias.

Por cada punto registrado en LS7 total en la escala de 0 a 14 se relacionó con un riesgo 8% menor de ACV. Incluso los participantes con sólo un factor en la categoría ideal, tenían un menor riesgo de ictus en comparación con aquellos que no poseían ninguno. "Hemos utilizado la herramienta de evaluación para determinar el riesgo de ictus y encontramos que las pequeñas diferencias en el estado de salud se asociaron con una reducción significativa en el riesgo de accidente cerebrovascular", dijo Cushman.

Conclusiones

Los resultados de la prueba de estado de salud variaron ampliamente para cada uno de los 7 factores. Por ejemplo, mientras que el 84% de los participantes tenía un estado ideal para fumar, 0% tenían una dieta ideal. Sólo el 3% de los negros y el 8% de los blancos tenían 5 o más factores ideales de los 7. Estos resultados ponen de relieve las oportunidades importantes para desarrollar políticas públicas para reducir el riesgo cerebrovascular.

"Los ACV y otras enfermedades vasculares pueden prevenirse. Sin embargo, están causando una epidemia de afecciones crónicas que amenaza a los sistemas de salud y las economías de bienestar a nivel mundial”, dijo el doctor Norm Campbell, Presidente electo de la Liga Mundial de la Hipertensión (WHL).

Frente a este fenómeno, “el desarrollo de alianzas estratégicas de trabajo de organizaciones nacionales e internacionales resulta fundamental para contribuir a movilizar a las sociedades a adoptar medidas bien conocidas por ser su eficacia pero que, por desgracia, rara vez se aplican”, agregó.

Fuente: DOCSALUD en base a Institutos Nacionales de Salud de EEUU (NIH).

Te Puede Interesar