domingo 3 jul 2022
Columna de domingo

Fintech y nuevos empleos una revolución imparable

Por Marcelo López Álvarez.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
12 de junio de 2022 - 08:00

En las últimas horas se confirmó que un joven de apenas 35 años, Pierpaolo Barbieri,creador y dueño de una de las primeras fintech de la Argentina se quedó también con el primer banco cien por ciento digital de nuestro mercado.Las nuevas formas de comercio, de transar moneda, de trabajo etcétera se imponen con una velocidad superior a lo imaginada

Los nuevos tiempos y tecnologías vienen inexorablemente. Más allá de la grieta que abarca a la sociedad y a la política argentina (que no siempre es mala porque como alguna vez cantará Serrat "entre esos tipos y yo hay algo personal") hay situaciones modernas en las cuales, sea quien sea que nos gobierne, en los próximos años habrá que poner en agenda sí o sí.

Entre esas tantas discusiones está la adecuación a las nuevas tecnologías,sobre todo en el mundo económico y de las finanzas y los derechos y obligaciones laborales tanto de patronales, sindicatos y trabajadores.

Los nuevos formatos de comercio, de intercambiar moneda y de desempeñar nuestras tareas avanzan a un ritmo demoledor. Hoy es posible tener una fiambrería o un almacén sin tener local a la calle, depositar un cheque u operar una cuenta bancaria sin ir por años a la sucursal ni conocerle la cara a un cajero humano y vivir todo el mes sin tocar un billete físico de nuestros ingresos y todo eso desde el teléfono y la computadora.

No estamos hablando de algo que ocurra en un país superdesarrollado y tecnologizado como Japón sino que se puede poner en práctica y se hace aquí nomás en Mendoza.

Argentina ya está en esa revolución y sus dirigentes son los primeros que tendrán que adaptarse entendiendo que hoy ya no es pecado discutir derechos y obligaciones laborales de nueva generación, que ya es tan importante invertir en un cableado de fibra óptica o en un satélite como en un hospital o una ruta y que, por ejemplo, cada vez será más ocioso construir locales comerciales para alquilar (excepto para algunas actividades excepcionales) o que en muchas actividades se siga pretendiendo con los empleados cumplan un horario de trabajo o estén un lugar físico todos juntos.

En el área donde los cambios son más notables, y también generan muchos conflictos por esa falta de entendimiento y adecuación rápida, es en el sistema financiero. Si una cosa tuvo buena la inclasificable gestión económica y financiera del gobierno de Mauricio Macri y en el Central, Adolfo  Sturzenegger  fue el impulso que le dio a las billeteras digitales y los bancos 100 % virtuales que ya eran tendencia en el Mundo y que son una herramienta fantástica en el proceso de inclusión financiera y de intento de blanqueo de la economía.

Un nuevo mundo se abrió y en la Argentina las estrellas de ese continente inexplorado fueron paradójicamente por un lado un joven de poco más de 30 años, Pierpaolo Barbieri y por otro un viejo lobo de mar de las inversiones, Eduardo Eurnekian.

El primero fue el pionero en crear y desembarcar con una tarjeta de crédito prepaga de masividad absoluta, UALA, ya que el único requisito era bajarse una app al celular, nada de formularios, scoring bancarios ni nada parecido. El joven convenció con su idea a Mastercard para ser el operador del plástico y así un número infinito de argentinos no bancarizados por distintas razones pudieron acceder, aunque parezca mentira, a mundos tan comunes y simples como Netflix que solo estaban reservados para tenedores de tarjetas de crédito.

El segundo volvió a usar su olfato y creó y logró la licencia del BCRA para operar el primer banco 100% virtual de la Argentina, WiloBank. Un banco sin ninguna oficina física y que tiene tantas sucursales como clientes ya que cada teléfono celular es una sucursal operada por el propio cliente.

Ese mundo que se viene que el viernes recibió un nuevo empujón, el BCRA confirmó que autorizaba la compra de WiloBank por parte de UALA, de esta manera el jóven Barbieri de apenas 35 años es el nuevo dueño del banco digital que comenzó la transformación del sistema en la Argentina.

La fortaleza que adquiere la unión volverá seguramente a revolucionar las fintech y los avances en la materia ya que ahora la tarjeta prepaga (que hasta permite comprar dólares MEP, hacer el parqueo y transferirlos a la caja de ahorro en dólares de cualquier banco sin moverse del teléfono) ahora tendrá su propio banco para cerrar el círculo de todo tipo de prestaciones..

Los próximos años seguramente serán revolucionarios en la cotidianeidad.el cambio es enorme y quien no entienda que el futuro ya llegó, ya sea en la política o los negocios está muy cerca de quedarse afuera de todas las conversaciones.


Te Puede Interesar