miércoles 22 jun 2022
Opinión

YPF: Otra oportunidad para ser lo que soñamos

Por Marcelo López Álvarez.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
4 de junio de 2022 - 08:30

 El acto de celebración de los 100 años de YPF estuvo dotado de todo el morbo político y mediático que se le intento dar al reencuentro publico cara a cara del presidente de la Nación y la Vicepresidenta.

Lleno de bueno modales y alusiones mutuas y un nuevo pedido formal de la vice de que se use con más energía el poder otorgado por las urnas todo terminó con abrazos y apretones de manos entre los titulares del Ejecutivo.

Lo cierto es que lo que parecía que iba a camino a una nueva etapa en la relación en el Frente de Todos pareció volver a foja cero con una inentendible operación de prensa desde el despacho de Matías Kulfas cuestionando a los funcionarios responsables de la licitación del gasoducto Nestos Kirchner a quienes identifico como pertenecientes a la línea interna de la vice presidenta.

La reacción publica de Cristina Kirchner a través de sus redes sociales y la respuesta del presidente solidarizándose con su compañera de formula sellaron la suerte final de Matías Kulfas a quien adjudican el off the record (encima por escrito) sobre el proceso licitatorio.

Kulfas nunca fue una figura querida por el kirchnerismo, sin embargo, su cercanía a Alberto Fernández y el reparto de cargas políticas del Ejecutivo lo mantuvo en su puesto a pesar de las críticas públicas de la vice a su trabajo y de estar en la lista de los funcionarios que no funcionan, sobre todo por su desempeño en lo que tenía que ver con los mercados internos y los precios, paso a estar en la nómina de los funcionarios que no están más, por su propia torpeza. Si Kulfas lo hizo a propósito para forzar su salida o si es tan ingenuo que creyó que justo en el momento en que se comenzaba a sellar la paz podía salir con los tapones de punta, nunca se sabrá lo cierto es que el Ministro de la Producción encontró un camino de salida que pareció buscar desde hace tiempo.

La salida de Kulfas y la llegada de Agustín Rossi y de quien asoma como figura importante para 2023 bendecido por todos los sectores, Daniel Scioli, podrían ser a su vez el comienzo de un recambio más amplio que sea el famoso relanzamiento de gestión del que se viene hablando y parece no concretarse. Habrá que ver si ahora es el comienzo.

Una vez más la política y la falta de timing de los funcionarios terminaron tapando un centenario que bien podría haber sido usado como una plataforma de demostración de la potencialidad que tienen las políticas de estado que perduran en el tiempo y la enorme capacidad de la Argentina para poder salir del circulo vicioso en el cual nos hemos sumergido que no nos permite desarrollarnos como la tierra de oportunidades que somos.

YPF es la demostración de una empresa que desde su creación fue un ejemplo y solo estuvo a punto de desaparecer y colapsar cuando paso a manos de los capitales privados transnacionales.

Al igual que hace 160 años atrás el petróleo, el gas y también las energías alternativas abren un futuro enorme para nuestra economía y en ese contexto YPF es fundamental.

La historia del petróleo antes de la aparición de YPF está estrechamente relacionada con Mendoza como ahora también a través de Vaca Muerta.

Felipe Pigna cuenta didácticamente que "La primera concesión para la explotación de hidrocarburos se dio en Jujuy en 1865 a nombre de Leonardo Villa con un capital inicial de ochenta mil pesos bolivianos. La empresa, registrada como la Compañía Jujeña de Kerosén, logró refinar el petróleo y exponer sus productos en la Feria Internacional de Pensilvania donde obtuvo premios a la calidad. Ni el Estado nacional ni el provincial mostraron algún interés por el yacimiento, que debió cerrar sus puertas por falta de capitales.

En la exposición nacional de Córdoba de 1872 se presentaron muestras de petróleo mendocino extraído por el ingeniero Rickard en la zona de Cacheuta. En 1874 Teodoro López obtuvo otra concesión del gobierno jujeño para la exploración y explotación petrolera en la zona de la laguna de La Brea. Durante la histórica Primera Exposición Industrial de 1877 celebrada en Buenos Aires, los lujosos pabellones fueron iluminados con el kerosén jujeño. En 1886 el ingeniero alemán Carlos Fader constituyó la Compañía Mendocina de Petróleo que llegó a explotar unos veinte pozos en la zona de Cacheuta y construyó el primer oleoducto de la Argentina que unía el yacimiento con la capital mendocina. Entre 1887 y 1891 la compañía logró extraer 8.600 metros cúbicos, muchos de los cuales fueron utilizados en el alumbrado de la ciudad".

Hoy una vez más Mendoza con Neuquén se ponen al frente del reverdecer de las posibilidades energéticas de la Argentina de la mano de Vaca Muerta.

La historia cambio en 1907 cuando lo ingenieros Hermitte, Fuchs y Beghin lograron coronar su esfuerzo de tres años explorando en la búsqueda de petróleo logrando encontrar el oro negro. El presidente Figueroa Alcorta reacciono con el timing que muchas veces suele faltar a los funcionarios actuales y rápidamente firmo un decreto declarando inadmisibles cualquier denuncia de propiedad en las cien mil hectáreas circundantes al pozo descubierto.

Una serie de idas venidas y acontecimientos varios signaron la historia del petróleo hasta que al final de la segunda guerra mundial los países con tenencias de petróleo comenzaron a ser centro de atención y codicia mundial. Hipólito Yrigoyen tuvo el coraje y certeza de que el petróleo tenía que ser nacional al igual que su exploración y explotación el 3 de junio de 1922 firmó el decreto de creación de YPF y puso al frente al general e ingeniero civil Enrique Mosconi.

Mosconi dio el despegue definitivo a la exploración, explotación y refinación del petróleo haciendo en apenas 8 años una pujante empresa nacida del decreto de Don Hipólito.

El historiador Ernesto Salas en su ensayo "Enrique Mosconi: Petróleo e independencia económica" cuenta que "A pesar de las limitaciones políticas con las que se enfrentaba la posición nacional, en 1929 Enrique Mosconi decidió, como un acto de independencia económica, fijar un precio para la nafta que era inferior al de las empresas extranjeras y único para todo el país. Como consecuencia, los trusts debieron bajar sus precios. YPF se había convertido en la empresa hegemónica, pero Mosconi estaba seguro de que habría represalias con la importación. Entonces decidió hacer un contrato con la compañía soviética Iuyamtorg para importar unos 270.000 m3 de nafta por año a 11 centavos el litro a cambio de productos agrarios. De todas maneras, a pesar de los esfuerzos estatales, hacia fines de la década las empresas extranjeras aún dominaban la venta con el 80% de los surtidores". Todo lo contrario de lo que pasó con el último aumento de las naftas donde las petroleras privadas a pesar de su porción mínima del mercado le marcaron la cancha al Gobierno

Mosconi no solo fue un gran visionario que puso la cimiente de la petrolera estatal, sino que fue leal con sus ideales, Salas cuenta que "El 6 de septiembre de 1930, un golpe militar derrocó por la fuerza al gobierno de Yrigoyen y creó un clima favorable a las empresas extranjeras que, en los dos años siguientes casi cuadruplicaron la producción de petróleo crudo. Mosconi permaneció leal al gobierno y el día del golpe fue unos de los oficiales que se ofrecieron para ejercer la resistencia. El 9 de septiembre fue detenido, se lo separó de su cargo de director general de YPF, y se le inició un sumario interno por corrupción. Tiempo después, para evitar su influencia en el Ejército lo enviaron al exilio en Europa del que recién regresó en 1932, cuando el general Agustín Justo asumió la presidencia por la vía del fraude electoral. Aun así, debió soportar el agravio de que lo humillaran con el cargo de director de la Academia de Tiro y Esgrima del Ejército.

En 1933, un ataque de hemiplejia le provocó una parálisis que lo tuvo postrado durante siete meses y, después de una rehabilitación, lo confinó a una silla de ruedas. De todas maneras, ello no le impidió, con la ayuda de sus hermanas, la escritura de sus memorias: El petróleo argentino, 1922-1930 publicado en 1936 y Dichos y hechos, 1904-1938. En los años siguientes su salud empeoró. Falleció el 4 de junio de 1940".

Los vaivenes de la empresa estatal siempre estuvieron dados por la política así durante las primeras dos presidencias del general Juan Domingo Perón, YPF fue una de las empresas estatales que contribuyeron al nacimiento de muchas localidades, colaborando en la construcción de infraestructura, asignando viviendas, promoviendo la creación de escuelas y hospitales para sus empleados, sus familias y la comunidad.

La producción de petróleo pasó de 2.300.000 toneladas en 1946 a 7.500.000 en 1955. YPF creció de modo significativo con el peronismo, siguiendo el horizonte de nacionalización de los recursos naturales que se plasmó en la Constitución Nacional de 1949.

Junto con la constitución del 49 se creó Gas del Estado y se tendió el gasoducto más largo del mundo financiado con capitales nacionales; en ese entonces, el 54% del petróleo consumido era nacional, un ritmo de desarrollo que se interrumpió con el golpe militar del 55.

El autoabastecimiento se obtuvo en la presidencia de Arturo Frondizi por lo cual, además, Argentina estuvo en condiciones de exportar petróleo por primera vez en su historia.

Sin embargo, los contratos de Frondizi con las petroleras extranjeras después de ceder a las presiones llevaron a YPF a perder el autoabastecimiento y perforación de nuevos pozos. Con la llegada de Arturo Illia se anularon los contratos petroleros de Frondizi, pero la llegada de Juan Carlos Onganía abrió la puerta otra vez las concesiones a las compañías extranjeras y otra vez YPF cayó en la desgracia.

Mas adelante la dictadura militar del 76 al 83 y el gobierno de Carlos Menem sellaron la partida de defunción de la YPF estatal y el comienzo del periodo más negro de la compañía que casi la deja al borde de la extinción hasta la recuperación de la mayoría accionaria por parte del Estado el 16 de abril de 2012.

Hoy YPF tiene una vez más el desafió y la posibilidad de ser el faro que muestre el camino de una independencia energética y ser además proveedora del mundo no solo de combustibles fósiles sino también de las nuevas energías limpias.

Mendoza también, otra vez, esta en el selecto lote de las provincias que pueden ser parte de este fenómeno. Tanto a nivel nacional como provincial la respuesta de si seremos capaces de lograrlo la tiene la política y la sociedad que es quienes al fin y al cabo construimos y damos el poder a quienes deciden.

Te Puede Interesar