miércoles 22 jun 2022
inseguridad

De víctimas a victimarios, la Mendoza de la justicia por mano propia

Por Myriam Ruiz.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
22 de mayo de 2022 - 07:00

Quienes veíamos este jueves la edición de Noticiero Andino General Alvear celebramos y nos horrorizamos al mismo tiempo al ver el caso de una madre que, al enterarse que habían robado a su hija, ingresó a la vivienda de los delincuentes y los amedrentó hasta que le devolvieron lo robado. Y aquí la ambivalencia con la que uno recibe la noticia, ese celebrar porque alguien finalmente hizo lo que muchos harían y recuperó lo que es suyo mientras que, por otro lado, uno se horroriza pensando en lo que podría haber sucedido.

La noticia generó conmoción en Alvear donde los robos no dejan de sucederse, hasta con disparos según conocíamos en las últimas horas. 

"El relato es tremendo, como si fuera un guion para una película", contaba el periodista Andrés Aliaga al presentar la noticia. Silvia contó cómo se metió en la casa de los ladrones y recuperó lo que le habían robado a su hija, quien tiene una librería en el barrio San Carlos, el más populoso de Alvear.

El caso fue así, alrededor de las 9 del miércoles feriado, mientras los censistas salían de los colegios a comenzar el sondeo nacional, alguien entró a la librería de la hija de Silvia y se llevó una computadora y más de 100 mil pesos en mercadería. "Me agarró la desesperación y mientras la Policía estaba en el negocio empecé a averiguar hasta que alguien me dijo que las cosas podían estar en una casa a dos cuadras. 

No la pensé dos veces, fui y me metí en la casa. Había dos jóvenes y una chica durmiendo y empecé a pelear con ellos

Silvia también cuenta que ella avisó a la Policía y le dijeron que tenían que esperar la orden del fiscal para actuar. Luego que ella y su hija volvieron con las cosas, se hicieron allanamientos y se encarceló a los dos sujetos. "Había otras cosas, pero no me interesaban porque no eran mías", dijo la mujer a TVA General Alvear que estuvo con ella en esos momentos.

Ahora bien, ¿qué hubiera pasado si Silvia se hubiera encontrado con delincuentes armados? ¿O si en su arranque de furia hubiera actuado contra personas inocentes? Preguntas que no tienen respuestas. Lo que seguramente sí podremos responder es que difícilmente hubieran recuperado lo robado si se movían con los tiempos con los que se mueve la Justicia mendocina. Muchísimos son los casos de víctimas que reciben información de donde están sus bienes, y al brindar los detalles a la policía eso queda como un dato más en el expediente. Nunca recuperan nada.

La inseguridad crece en Mendoza, en todas sus regiones aunque en el Gran Mendoza las entraderas y crímenes por robos son estadísticas fuertes. Ni hablar de zonas de la Argentina como el Gran Buenos Aires o Rosario, donde la justicia por mano propia ya ha desatado olas de adhesión en calles y redes.

Recordemos si no, el caso del carnicero que harto que le robaran persiguió, atropelló y mató al joven que le había robado un día atrás. Fue condenado por homicidio y absuelto en un juicio por jurado. O cuando el médico Lino Villar Cataldo le pegó 4 balazos al delincuente que se iba con su vehículo tras golpearlo. Pasó dos años en la cárcel hasta que también un juicio popular le dio la libertad. 

Los argentinos estamos hartos y asustados. La Justicia debe salir de la jaula de oro en la que se ha metido y bajar los peldaños de la sociedad. Vemos a los fiscales encarar todas las causas, pero no sucede lo mismo con jueces y tribunales.

Mientras, la justicia por mano propia toma su lugar. Y las víctimas se convierten en victimarios.

Te Puede Interesar