miércoles 22 jun 2022
Opinión

Ante la persistencia de la crisis, explorar alternativas es un camino

Por Marcelo López Álvarez.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
15 de mayo de 2022 - 08:05

Los índices de inflación de Abril, tanto el nacional como los de las distintas regiones del país, no hicieron más que confirmar lo complicado de un proceso inédito dónde los números de la macroeconomía siguen siendo buenos pero el proceso inflacionario desarticula inmediatamente cualquier mejora.

A la situación ya delicada se suma que los alimentos de primera necesidad (los más consumidos por las familias) crecieron muy por encima del IPC, lo que genera un descontento aún mayor en la población.

El desafío a partir de la consolidación de los altos índices (situación confirmada por el valor de la inflación núcleo que creció por tercer mes consecutivo) ya no solo es económico sino político. Desde la política se debe poner coto al aumento de precios y generar las condiciones para que eso, no solo sea posible, sino además constante en el tiempo.

Las condiciones macro, lo que sería el marco y el lienzo para pintar el cuadro, están dadas para que el camino de desaceleración de la inflación a índices más acordes con una economía sustentable sea posible, sin embargo el desorden del atelier hacen imposible que el pintor comience su obra.

Las disrupciones en la economía argentina vienen desde lejos y algunas ya están tan arraigadas que se creen normales.

Un solo ejemplo para darnos cuenta que hay situaciones que nada tienen que ver con el funcionamiento lógico de la economía. Originalidades argentinas digamos.

No existe, por ejemplo, centro comercial en el mundo que porque sí le ofrezca a usted que si compra una segunda unidad de cualquier cosa se la cobran el 80 por ciento menos que la primera (excepto, por allí, que sea en los días de liquidación por temporada) sin embargo mientras usted lee esto cientos de mendocinos están seguramente comprando varias de esas supuestas gangas en algún centro comercial cercano. Allí están entre otras cosas escondidos los márgenes de ganancias de cualquier actor de la cadena que son también desusadas en otras economías.

La justificación son las expectativas negativas que en la Argentina no desaparecen con ningún Gobierno cualquiera sea la procedencia ideológica. Los grandes productores concentrados de la Argentina, remarcaron sin piedad en los últimos 30 o 40 años sin importar quien gobierne.

La debilidad de la política frente a los grupos de poder parece ser permanente, de hecho a la ineficiencia de las "mesas de negociaciones" y la imposibilidad de expandir territorialmente los diversos programas de precios ahora hay que sumar el fracaso del fideicomiso del trigo ante la negativa de los molinos harineros de participar lo que preanuncia otro incremento en los precios del pan, fideos etcétera.

Está noticia abre otro cuento acerca de los tantos dimes y diretes que tiene el andar diario de la economía argentina. No es otro que ese enorme espacio de la informalidad que no está sólo ligado a espacios de economías populares o familiares sino que alcanza a sectores bien amplios y en los cuales conviven la formalidad y la informalidad (el blanco y el negro).

Es imposible no preguntarse por qué los molinos harineros rechazan el fideicomiso si este les garantiza la diferencia, las excusas oficiales son varias y variadas, pero ninguna parece razonable si, además, agregamos que debería existir cierto compromiso social de los empresarios en un momento particular de la economía y la sociedad.

La respuesta que dan quienes conocen el tema es simple y concisa; "Para cobrar el fideicomiso tenes que anotarte y transparentar tus ventas y compras, Esto es como la exportación de granos o minerales. Si blanquean los números van presos con cadena perpetua por los años que le vienen mintiendo al Estado"

Las mismas fuentes ubican la venta en negro en valores altísimos y lo explica; "Mira hace una sola cuenta. El 40 por ciento de la economía es informal, ponele que el 20 de eso haga alguna factura en una parte de la cadena, Te queda un 20 por ciento que te garantizo hace toda la cadena de producción y distribución sin una sola factura, Ahora lleva eso al rubro de panificados, pastas etcétera, donde se calcula que por cada panadería legal hay por lo menos 4 o 5 elaboradores informales. Formales e informales le compran la harina al mismo molino. Saca la cuenta de porque no quieren abrir los números".

La bimonetariedad de la economía que la vicepresidenta puso ya en debate el año pasado (cuando la inflación parecía más controlada) como un factor disruptivo, más la concentración, más las inestabilidades macro sumado a la particularidad de la economía en negro son un combo que se transforma en un circulo vicioso que a la política le cuesta muchísimo desarmar. Pero también surge otro interrogante ¿la política no puede o no quiere?

Pero la política a veces quiere y puede, por lo menos, plantear alternativas que promuevan la desconcentración, la federalización y territorialización de los procesos. Un ejemplo de esto puede ser el trabajo que viene llevando adelante La Rioja con, "Mejor Riojanas", Empresas Estatales, la marca con la cual agrupa a las empresas del estado provincial y mixtas, compuesta por 36 entidades que, actualmente, generan más de 2500 puestos de trabajo directo y, en temporadas altas, llega a duplicar número de trabajos indirectos en muchas de ellas.

Agrupadas en distintos rubros, Mejor Riojanas abarca estratégicamente las distintas demandas comerciales dentro del mercado local, brindando productos y servicios, con un sello que les otorga garantía de calidad y origen, además de fortalecer la territorialidad y poner en valor sectores que por escala o diversas razones el sector privado ni llega ni atiende.

Sin embargo son proyectos que cuando consiguen el financiamiento y el acompañamiento pueden ser exitosas atendiendo las necesidades de nichos de mercado de cercanía y crecer aún más brindando alternativas de consumo, fortaleciendo productores y ampliando oferta para saltar el camino unidireccional a las concentraciones.

Si la política puede y se multiplican los proyectos en distintos territorios se podrían generar alternativas de producción regionales que rompieran los estándares y a su vez sirvieran para referencia de precio y consumo.

La construcción de nuevas alternativas no es un camino fácil ni rápido pero es una variante para consolidar a mediano plazo fortalecimientos productivos que rompan círculos y permitan a su vez la permanencia en el tiempo de esas políticas como herramientas de control con las propias reglas del mercado.

Para conocer más de la iniciativa riojana te invitamos a escuchar la charla en Radio Andina con el Subsecretario de inversiones pública y privada de La Rioja  Gerardo Sáncrez Volpini.


Te Puede Interesar