lunes 15 ago 2022
Opinión

1° de Mayo. Conmemoramos el día del Trabajo

Por Eduardo Press.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
1 de mayo de 2022 - 08:00

El día del trabajo

La fecha del 1° de mayo se fijó durante el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional celebrado en París en 1889. La idea era recordar y reivindicar a los Mártires de Chicago, grupo de sindicalistas que fueron condenados a muerte por su participación en una huelga que inició el 1 de mayo de 1886 en Estados Unidos.

A fines del siglo xix el reclamo era por la jornada laboral de ocho horas. El sábado 1 de mayo de 1886,4 200 000 trabajadores iniciaron la huelga mientras que otros 200 000 obtenían esa conquista con la simple amenaza de paro.

Tiempo después se llevó a cabo un juicio contra los líderes de la huelga. Las irregularidades en el juicio fueron muchas, tanto que ha llegado a ser calificado de juicio farsa. Los juzgados fueron declarados culpables. Algunos fueron condenados a prisión y otros a muerte.

Durante el Siglo XX en todo el mundo las organizaciones de obreros trataron de hacer del Primero de Mayo un día festivo oficial en honor a la clase obrera, lo cual se logró paulatinamente en la mayoría de países.

El trabajo

El trabajo es inherente a la naturaleza humana, transformar lo que tenemos en otra cosa, producir "algo". Algunos trabajan con sus manos, otros operan máquinas más o menos sofisticadas, otros trabajamos con intangibles aunque con resultados "concretos"

Nuestro objetivo en esta nota es rescatar que todos trabajamos y que todos los trabajos son dignos y dignifican a las personas, siempre y cuando se promueva un trato beneficioso para ambas partes.

Un poco de historia

Primitivamente el trabajo consistía en alimentarse y defenderse, en general eran grupos familiares y afines dentro de los cuales se satisfacían todas las necesidades de las personas. Cuando comienza a darse cierto tipo de organización para el trabajo es bajo la forma de la esclavitud que se mantuvo hasta no hace demasiado tiempo, le sigue la organización feudal durante la cual los propietarios eran los señores, el lugar social estaba dado por herencia y el ascenso social y económico por las guerras. El más rico era el que detentaba el poder sobre más territorio.

La aparición de la máquina de vapor cambió todo. La máquina hacía en un día que un grupo de personas hacía en un mes. El tiempo comenzó a ser un factor esencial, la gente ya no vendía su trabajo sino que comenzó a vender su tiempo.

En eso consistió la revolución industrial, junto con la máquina vino el invento del dinero como moneda de intercambio en lo laboral. Es lo que dio lugar a la existencia de los asalariados, quienes con el tiempo fueron conscientes que agrupándose podían reclamar con más fuerza mejoras en sus condiciones de trabajo. Así nace el llamado "movimiento obrero" que dio lugar a las luchas por reivindicatorias que dieron lugar a los hechos que estamos conmemorando.

La actualidad

Más de un siglo pasó desde esas luchas hasta el día de hoy. La concepción del trabajo y de los trabajadores se modificó con el tiempo mejorando constantemente las condiciones en que se desarrollan las tareas. Eso es posible en la medida que las modernas organizaciones que agrupan a los trabajadores estén atentas a que se respeten los logros obtenidos e ir mejorando cada vez más esas condiciones.

El desarrollo no es homogéneo, hay países en los cuales las condiciones son excepcionalmente buenas y otros (pocos por suerte) en que todavía las condiciones son muy parecidas a la explotación, confiamos en que la mejora de las condiciones se irán extendiendo en la medida en que la tecnología de la información facilite que se sepa en tiempo real en cualquier parte del mundo lo que sucede en algún lugar lejano. Ya no es tan sencillo aprovecharse de la gente sin consecuencias.

Quizás el aporte más importante de los últimos años ha sido que el trabajador ya no es visto solamente como un "recurso", un engranaje más de la máquina al que hay que someter a estrictos controles como en las épocas del taylorismo, ahora se lo considera en su dimensión humana. Los trabajadores no son piezas intercambiables, son personas que merecen básicamente respeto y dignos de realizar sus tareas en las mejores condiciones posibles que cuiden de su integridad.

Todavía falta mucho para lograrlo en forma universal, no sabemos cuánto tiempo va a pasar, no sabemos cómo serán los trabajos en tiempos futuros. Lo que sí sabemos es que siempre habrá personas dedicadas a transformar lo que tienen en cosas nuevas y que seguirán mereciendo el mayor respeto por su dignidad de personas.

En eso estamos.

Amigo lector: hoy homenajeate y homenajeá a todos los que trabajan con vos. Todos se lo merecen.

*En colaboración con la Lic. Sofía Florín, especialistas en Psicología Organizacional, Empresas Familiares y Emprendedores

Te Puede Interesar