Arte para cambiar la mirada

Por Sección Fotografía

A través de la obra de la fotógrafa Ana Álvarez-Errecalde, se observan, sobre todo, historias. Las de las personas que se esconden detrás de los números y de las estadísticas, y que hablan de soledad; de cuidados y de olvidos; de sacrificios anónimos; de prejuicios arraigados en la sociedad o de problemáticas relacionadas con la salud mental. Las obras incluidas en esta fotogalería pertenecen a varios proyectos de la artista.

El pequeño Quim murió con seis años, como consecuencia de la discapacidad que sufría. En la foto, aparece ya en estado terminal junto a su madre, que estaba embarazada de cinco meses.

Óscar tiene dificultades de comunicación y a veces sufre brotes de agresividad, por la frustración que le genera no poder hacerse entender en algunas situaciones. Necesita atención permanente, pero durante mucho tiempo no tuvo acceso a un centro de día y sus padres se ocupaban íntegramente de su cuidado.

Los padres de Óscar tienen instalada, a la puerta de su vivienda, una caravana, donde pasan una hora semanal, cuando viene la cuidadora a quedarse con su hijo. "También dentro de la discapacidad existe discriminación, porque las personas que son más difíciles de gestionar, o que necesitan más cuidados médicos, son a veces las últimas en acceder a un centro de día", cuenta la fotógrafa.

Ana necesita apoyo para amamantar a su hijo, ya que tiene una enfermedad degenerativa que le dificulta incluso el sostener a su hijo en brazos. Depende, para ello, de Luis, su marido, y de una cuidadora profesional.

La obra de Ana Álvarez 'More Store' pretende contribuir a una reapropiación y reivindicación del cuerpo de la mujer, más allá de la perspectiva masculina, la cosificación del cuerpo femenino presente todavía en la publicidad u otros parámetros arbitrarios como el país de origen.

Neuquén nació con una malformación cerebral congénita.  Con esta obra, la fotógrafa, madre de los tres, quiso cuestionar los criterios de valor social y esperanza de vida que, afirma, se impusieron durante el confinamiento para ingresar en la UCI.

Noelia sufrió una pérdida gestacional, y al drama particular se le unió el posterior, el de atravesar la lactancia en periodo de duelo. Ella no pudo donar la leche, porque no se lo ofrecieron, y por eso hoy, esta psicóloga de profesión ayuda a otras madres que pasan por el mismo trance para que ellas sí puedan hacerlo y ayudar así a otras familias.

Giuseppa, retratada en una puerta de su hogar, sufre alzhéimer, pero sus hijos migraron y ella está sola. En su casa no entra ni un papel más: todo está lleno de dibujos, muñecos y decoraciones, una forma de no dejar ni un solo hueco para la soledad. La fotografía forma parte del proyecto 'Care: cuidar importa', una serie fotográfica que retrata relaciones de cuidados en torno a la dependencia.

Este tríptico, incluido en su proyecto Mother's Milk, pretende visibilizar y reivindicar el acto de la lactancia materna, independientemente del lugar. Para ello, la artista imprimió pechos en productos que ya existen en el mercado para, de alguna forma, ocultarla.

Roberto es otra de las personas con altas necesidades que tardó en recibir el centro de día que necesitaba, consecuencia de la discriminación dentro de la discapacidad que la artista quiere ayudar a visibilizar. La fotografía forma parte del proyecto 'Care: cuidar importa', una serie fotográfica que retrata relaciones de cuidados en torno a la dependencia.

Te Puede Interesar