Los imprescindibles de Mendoza: hoy, Daniel Agapito

Por Walter Gazzo

"Hay hombres y mujeres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles" (Bertolt Brecht).

El imprescindible de hoy es... Carlos Daniel Agapito.

Agapito Echegaray nació el 24 de enero de 1966, en la Cuarta Oeste de la Ciudad de Mendoza y fue hijo de Alberto Daniel Agapito y María Esther Echegaray; hermano de Adrián y Pablo, casado con Silvina Giovarruscio y con Joaquín y Lautaro como su descendencia.

Su primaria fue la escuela ubicada en Mitre y Mosconi, de Ciudad (en ese momento era Avellaneda y hoy es Beatriz Falcitelli) y su secundaria la hizo en la ENET Nº 1 Pablo Nogués. Además cursó primer año de Psicología en la Universidad del Aconcagua.

Daniel, el Charly o el Gordo fue el dueño del Soul Café, un lugar muy caro a los sentimientos de todos los que forman parte del ámbito cultural de la provincia de Mendoza. Ese fue un espacio de escenario abierto, en donde muchos pero muchos artistas pudieron mostrar su talento. Y siempre, gracias a la buena onda de Daniel.

Daniel Agapito estuvo desde siempre vinculado al arte y la gastronomía. Empezó en Penitentes como pistero y auxiliar de pista; después se instaló en Villa Gesell, donde fue encargado de Café Bacará, durante cuatro años.

Su primer espacio se dio allá por los inicios de los 90 en un local de la calle Eusebio Blanco de Ciudad, que se llamó Metrópoli. Después llegó el paso a la calle Rivadavia y ahí nació el Soul Café (que fue creado junto a su hermano Pablo), que albergaba decenas de espectáculos. Más tarde el bar se mudó a San Juan 456, a la galería Piazza y recaló -finalmente- en Pedro Molina 220.

Rock, flamenco, tango, folclore, clásica, jazz y mucho teatro pasó por ese escenario. Y siempre, Daniel en la barra, apuntalando a todos y tocando el campanazo a la hora de los aplausos finales. Simpecao, Jorge y Pocho Sosa, Ernesto Suarez y Daniel Quiroga, Adrián Sorrentino, Orozco-Barrientos, Tanguito Derimais, Alfajores de la Pampa Seca y muchísimos artistas más hicieron temporada sobre esas tablas.

A fines de enero de 2019 el Soul Café cerró sus puertas después de casi 25 años de existencia y, desde luego, se sintió fuerte dentro del ambiente cultural de Mendoza.

Daniel también fue un gran guitarrista dándose todos los gustos con su banda Tuelf, que antes se llamó Los Cazanalgas.

La fama de Agapito trascendió las fronteras, especialmente cuando ganó el juicio de posesión de nombre al bar homónimo de Capital Federal. La Justicia dictaminó en su momento que el primer Café Soul de la Argentina era el de Mendoza y el reducto porteño debió conformarse con el nombre de Super Soul.

Daniel Agapito falleció el 19 de agosto de 2017, cuando tenía 51 años. 

Te Puede Interesar