Opinión

Perdidos en la economía

Por Marcelo López Álvarez

 El periodista, escritor e historiador Daniel Balmaceda cuenta que la expresión "perdido como turco en la neblina" es una larga adaptación de una frase del norte argentino "perdido como tuco en la neblina", el tuco o tucu es en voz quechua una luciérnaga que habitaba en el norte argentino.

Dice Balmaceda que "Cuando el vocabulario fue bajando y llegó a Córdoba no se le encontró sentido y fue virando hasta que llegó a cambiar la palabra tuco por turco y se inventaron historias de turcos que salían a vender por los caminos y se perdían si había neblina".

Lo que no va a necesitar ninguna explicación de origen es la nueva frase que circula en el mundo financiero, empresarial y político, "mas perdido que macrista en la economía". La cantidad de marchas y contramarchas de los últimos días, la facilidad con que arriaron las banderas del liberalismo de cotillón con el solo objetivo de garantizar los negocios de los fondos de inversión y especuladores y la colección de frases de antología, podrían bien integrar el texto de cualquier novela de éxito de no ser que las consecuencias no son de una novela rosa sino más bien una tragedia griega.

Los índices de pobreza en menores de 14 años, la caída de la industria a niveles históricos, un consumo que muestra y explica los problemas de miles y miles de niños que en edad de crecimiento no conocen la leche ni las vitaminas, son la escenografía de una tragedia económico social que no estalló por las características e historia del pueblo argentino y la llegada territorial de miles de intendentes y dirigentes políticos, sociales y religiosos que junto a otros miles de docentes y actores de la sociedad civil actúan como bomberos voluntarios cada día.

La revuelta ecuatoriana es un claro ejemplo de lo que pasa cuando el FMI ordena, los gobernantes actúan y entre medio no hay una red de contención que pueda encauzar el río evitando el desastre.

Los indicadores económicos se encargan cada rato de desmentir las declaraciones y promesa del equipo de gobierno. Los despachos de cemento portland cayeron en línea con la construcción 6,7 %. Los créditos para consumo se desplomaron 30% respecto al año pasado, la producción de vehículos un 25% menos y la venta de cero kilómetros 32 puntos debajo de un año atrás, la recaudación de la AFIP perdió 7 % y la fuga de capitales sigue exitosa solo esta semana las reservas perdieron casi 750 millones de dólares. Todo esto por solo tomar los números que se conocieron esta semana y sin contar que la masa de Leliq aumento en un año 129%

El dato económico político de la semana fue la reunión de Alberto Fernández con la cúpula de la Unión Industrial. No son los únicos que ya lo reciben y tratan como presidente electo, los pedidos de presencia y reuniones con el candidato opositor se multiplican con la misma velocidad con que se acerca el 27O.

Desde las oficinas de la calle México eligen con cuidado las participaciones y las respuestas, todas las acciones tiene un claro objetivo consolidar la base de votantes pero además dejar claro que es necesario también comprometer cada vez más actores en el gran acuerdo económico y social que Fernández planteará el minuto después de que se conozca el resultado electoral.

Como explicamos la pasada semana, esa es la base a la cual el candidato y su equipo apuesta para comenzar a reconstruir la economía y los consensos. Es imposible desarmar la masa de Leliq y recomponer el crédito y la economía si no se terminan prontamente las expectativas inflacionarias. Para ello es necesario llegar a un acuerdo de valores relativos y referenciales no solo para alimentos o productos de primera necesidad, sino también para tarifas y el mercado interno de los productos exportables necesarios para producir alimentos.

Juntamente con esto, como dice Fernández, es necesario poner plata en el bolsillo de la gente para reactivar la economía. En el equipo del candidato tienen claro que esa plata va cien por cien a alimentos y consumos básicos, por ello se esmeran en hacerle entender a los empresarios e industriales que pongan su parte sin aumentar precios para poder tener un shock de reactivación. Les plantean básicamente que estén dispuestos a tener ganancias por volumen y no por márgenes cada vez más altos.

Es un secreto a voces que -sobre todo- las grandes compañías que aglomeran por lo menos el 70 % del consumo masivo trabajan con márgenes de ganancias superiores a los de cualquier lugar del mundo por lo que podrían aguantar un tiempo si además el Ejecutivo colabora con algunas medidas tributarias o de financiación de impuestos. Otro frente es el exportador; el desafío de agregar valor a las exportaciones es tan viejo como la misma Nación. Los economistas cercanos a Fernández dan por hecho que habrá incentivos permanentes a quienes agreguen valor y desarrollo, única manera genuina de acceder a las divisas que el país necesita. La llegada de Randazzo a la gira de campaña y las ciudades elegidas para la presentación dan muestra de que la intención de recuperar relaciones con el campo va en serio.

Qué puede pasar en las semanas que nos separan hasta el 27 de octubre es una incógnita, pero parece cierto que muchos de los actores del poder ya dan por hecho el resultado

Te Puede Interesar