jueves 8 dic 2022
ESCUELA QUINTANA DE CIUDAD

Lo empujaron en la escuela, perdió un diente y la DGE deberá indemnizarlo con 30 mil pesos

El menor jugaba con compañeros cuando sufrió el accidente. Para la Justicia, las docentes debieron haber advertido este juego peligroso y llevar a los menores a la Dirección.

Por Pablo Segura 6 de abril de 2014 - 11:00
El Quinto Juzgado Civil condenó a la Dirección General de Escuelas a pagarle 30 mil pesos a la familia de un menor que perdió un diente al ser empujado por un compañero, mientras estaban en el recreo, en la escuela.

Para la juez Roxana Álamo, las docentes a cargo de los menores debieron divisar el juego peligroso de los niños, y por lo tanto, llevarlos a la Dirección para evitar el desenlace.

En base a eso, la magistrada entendió que la escuela es responsable, y por lo tanto la DGE deberá indemnizar al menor y su familia, por los daños ocasionados.

El hecho ocurrió el 25 de junio del 2010 en la escuela Manuel Quintana de Ciudad, lugar al que asistía el menor. Según la denuncia, este se encontraba jugando con otros tres compañeros, cuando uno lo empujó, provocando que cayera hacia adelante, y golpeara su rostro con el piso.

Por esto, la víctima perdió un diente y sufrió daños en otro. Luego fue llevado al hospital Notti, donde permaneció internado por algunas horas.

Como consecuencia de esto, los denunciantes afirmaron que el niño tuvo que guardar reposo, abstenerse de realizar actividades físicas y efectuar una dieta alimentaria especial. Luego fue sometido a tratamientos odontológicos y psicológicos.

Basándose en esto, la jueza entendió que de acuerdo a las testimoniales, “el juego se desarrolló en horario del recreo, entre cuatro varones, lo que pudo ser divisado por una de las docentes, por lo que estaba bajo la vigilancia activa de la misma”.

En el fallo, la magistrada, fundamentó que “frente a la potencialidad de daño recíproco entre los menores, las simples advertencias no bastaban, por lo que se debió incluso activarse los mecanismos de disuasión acordes, entre los que las mismas docentes indicaron que consistía en llevarlos a la Dirección, para evitar en forma efectiva el desenlace dañoso”.

Te Puede Interesar