Un año más sin su presencia

Luca Prodan, el italiano que cambió el rock argentino

Hace 35 años se anunciaba la muerte de Luca Prodan, líder de Sumo y fundamental para la cultura de los 80 en la Argentina.

El 22 de diciembre de 1987 murió en Buenos Aires Luca Prodan, quien había nacido el 17 de mayo en Roma, Italia y se crió en una familia pudiente y ultraconservadora. Asistió a un colegio de elite europeo.

Hijo de hijo de Mario Prodan, un ciudadano italiano nacido en el imperio austrohúngaro y de Cecilia Pollock, nacida en China antes de la Segunda Guerra Mundial. Fue el tercero de cuatro hermanos.

Luca George Prodan llegó a la Argentina luego de vivir y experimentar la explosión del reggae, el suceso del rock sinfónico, el punk y el post punk en Inglaterra. Llega huyendo de la heroína y venía destinado a cambiarlo todo. Timmy McKern, un amigo al que conocía desde su época de estudiante en Escocia, le envía una foto de las sierras cordobesas donde vivía luego de haber escapado del instituto antes de terminar el cursado.

Ya Luca había estado al borde de la muerte por su adicción por lo tanto, la invitación del ex compañero fue algo así como una especie de camino de salvación.

Precisamente este amigo fue el nexo para conocer a los músicos con quienes terminaría formando Sumo: Germán Daffunchio y Alejandro Sokol. Luego se sumarían Alberto “Superman” Troglio, Diego Arnedo, Ricardo Mollo y Roberto Pettinato.

Embed

La banda estableció su base en la casa de la madre de Timmy en Hurlinghan, Provincia de Buenos Aires. Brindaban espectáculos con temas cantados en inglés. Tuvieron serios problemas durante la guerra de Malvinas, cuando todo lo relacionado con el Reino Unido, incluido el idioma, fue prohibido.

También la localidad de Nono en Traslasierra fue fundamental en el primer período de su estadía en Argentina.

Sumo fue una de las bandas más importantes de la década en plena primavera democrática. Una banda salvaje y visceral que convivía en el escenario de la época con Virus, Soda Stereo, Los Abuelos de la Nada, Charly García en sus primeros tiempos como solista.

Luca tenía una instrucción excepcional, era un erudito y se notaba.

Fueron cuatro los discos de estudios publicados por Sumo: Corpiños en la madrugada (1983, primero se editó como demo en cassette), Divididos por la felicidad (1985), Llegando los monos (1986) y After chabón (1987). Time fate love y Perdedores hermosos fueron álbumes lanzados luego de su muerte.

Canciones como La rubia tarada, Mañana en el Abasto, El ojo blindado, Estallando desde el océano son considerados clásicos del rock argentino.

En los últimos años de su vida estuvo afectado por el consumo desmesurado de alcohol. Lo encontraron muerto en su casa de San Telmo.

Al día siguiente de su fallecimiento fue sepultado en el Cementerio de Avellaneda, en una ceremonia a la que asistieron sus compañeros de banda, amigos y multitud de jóvenes seguidores de la agrupación. Unos años después, su hermano Andrea hizo cremar los restos y trasladó las cenizas a una plazoleta dentro del cementerio, debajo de una roca traída desde Nono, donde permanecen hasta la actualidad, convirtiéndose en un lugar de peregrinación para sus admiradores, que le dejan todo tipo de regalos, desde retratos, escritos, pañuelos, camisetas, hasta cigarrillos y botellas de ginebra o cerveza.

Te Puede Interesar