viernes 5 ago 2022
Estreno en cartelera

La fuerza de Martina Chapanay recorre una obra de teatro

En el unipersonal "La Martina", Érica Gómez pone en valor la historia de Martina Chapanay. La valiente mujer Huarpe que se convirtió en leyenda.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Eugenia Cano 25 de junio de 2022 - 13:27

A la luz de una época que está sacando del anonimato la participación de las mujeres en la construcción de la historia, Telares Teatro lleva a escena la vida de Martina Chapanay, la mujer de origen Huarpe que sin pedir ningún permiso a una sociedad de hombres, hizo siempre lo que ella quiso.

La actriz y dramaturga, Érica Gómez, es quien se embarca en este rescate que está basado en el capítulo que el libro “El tiempo diablo de Santos Guayama”, del escritor mendocino Rolando Concatti, le dedica a Martina Chapanay.

Un trabajo arduo de investigación donde la artista termina construyendo un relato propio sobre esta gaucha cuyana que supo embarcarse en hazañas, alistarse en guerras civiles, vengar con valentía muertes (la de Chacho Peñaloza), y robar a los ricos para darle a los pobres, entre otras empresas que convirtieron su figura en una leyenda popular cuyo retrato sigue desdibujado ante la historia oficial.

La vida de la Martina tiene capas, dirá Érica Gómez. Son muchas vidas en una vida.

La Martina obra balnco y negro.jfif
La actriz Cintia Zolorza se pone en la piel de Martina Chapanay en esta producción de Telares Teatro.

La actriz Cintia Zolorza se pone en la piel de Martina Chapanay en esta producción de Telares Teatro.

-¿Cómo llegás a Martina Chapanay?, ¿qué es lo que te lleva a querer contar su vida en una obra de teatro?

-La verdad que es un misterio como llega la Martina a mí, pero creo que parte de ese misterio es lo que es propio en su persona, que creo también que de alguna manera es lo que me convoca a contar su historia. Llego a través de una obra que estaba escribiendo donde ella aparece como un personaje para ser nombrado y después me doy cuenta de que ella merece una obra aparte, entonces ahí se desprende La Martina. Justo en ese proceso aparece una chica que me presta un libro, El tiempo diablo de Santos Guayama, de Carlos Concatti, y ahí hay un capítulo de la Martina entonces ahí termino de darme cuenta de que necesita ser contada y visibilizada su historia.

Creo que lo que más me llama la atención es lo increíble de su vida. Su forma de ser en 1850. Me llamaba la atención imaginar y ver a esta mujer tan empoderada, tan libre, con tanta fuerza. Esto me llevó al replanteo de lo que es el empoderamiento femenino hoy y un poco sentir, que por esencia las mujeres somos fuerza, somos empoderamiento, somos sabiduría ancestral. A partir de ahí surge la idea de contar su vida, viéndola a la Martina con un montón de capas, que son las capas que creo que tenemos las mujeres, un montón de pieles. Además se trata de visibilizar las mujeres de nuestra historia, las mujeres de Cuyo, sobre todo. Y más la Martina que tiene un origen Huarpe, que es parte de nuestro pueblo, de nuestra identidad y que tan poco contada está esa historia.

En esta puesta que fusiona el teatro con lo audiovisual, Érica Gómez, sitúa a la protagonista de regreso en las Lagunas de Guanacache, sin que nadie pareciera recordarla.

A partir de ahí comienza su relato haciendo un raconto de episodios significativos de su vida, en una serie de 9 capítulos que se adentran en su lucha por la Gran Patria y liberación nacional, su amor a la tierra, su sabiduría ancestral, sus pasiones, el compromiso con su pueblo, su empoderamiento y su libertad como mujer Huarpe. Mientras una pesadilla avanza y siempre vuelve: la sequia.

-¿Cómo fue el trabajo de elegir qué episodios de su vida llevar a escena?

-Después de investigar y de encontrarme con dos o tres versiones de su vida, y seguramente hay más, me di cuenta que yo iba a tener que crear mi propia versión.

Teniendo en cuenta que se la ha tomado como una leyenda, se la toma como una mujer libre absolutamente. Con una fuerza extraordinaria, con un misticismo, entonces me di cuenta que muchos de sus relatos más antiguos estaban escritos por hombres y eso también me llamó la atención y me gustó la idea de poder contar su historia desde una mirada femenina, porque seguramente tenemos mucha más vinculación.

Veía que tiene muchas facetas. Son muchas vidas las de la Martina, entonces decidí de que cada capítulo fuera a contar parte de todas esas Martinas que habitan y de todas esas Martinas que la formaron parte de toda su historia, porque vivió muchos años también. Me basé en la lucha y en su gran aporte que hizo para el Cruce de Los Andes. Me basé en la sabiduría para sanar. Me basé en la libertad con el amor, en la maternidad, en el amor hacia la tierra, en la conexión con la tierra y el cuidado y su poder de liderazgo. Me parecía que son todas facetas muy interesantes para ser contadas y deslumbrarse con esos episodios de su vida.

Y paralelamente mientras se va contando su historia, se va contando también la historia de la sequía. Cómo la sequía avanza. Y la obra se sitúa en un momento en el que la Martina ha vuelto a las Lagunas de Guanacache.

La obra es un unipersonal en donde también hay algo que es muy marcado en ella, que es la soledad, el despojo. Una mujer que no necesita de nadie para empoderarse. La Martina esencialmente es. A partir de ese ser también se me abrían muchas puertas y muchas posibilidades para crear los textos. La obra es un unipersonal en donde también hay algo que es muy marcado en ella, que es la soledad, el despojo. Una mujer que no necesita de nadie para empoderarse. La Martina esencialmente es. A partir de ese ser también se me abrían muchas puertas y muchas posibilidades para crear los textos.

Hay diferentes formas. Tiene diferentes interlocutores con los que ella también habla, porque es una mujer conectada con la vida. Y en ese plano de estar conectada con la vida no solamente el diálogo la tenemos con los seres humanos, sino también como el entorno, las convicciones, la lucha.

La Martina flyer.jfif

Quien se pone en la piel de Martina Chapanay para interpretarla es la actriz Cintia Zolorza, con quien la dramaturga ya ha trabajado anteriormente en la obra de teatro La Niña Gallo. Un trabajo intenso al momento de encarar pero que ambas artistas construyeron por una búsqueda e interés común por la heroína guacha.

-¿Qué necesitabas de Cintia como actriz para que interprete a Martina?

-Cintia trabajó en La Niña Gallo, haciendo el personaje de Estela, que fue nuestro primer trabajo juntas. Siento que ella tiene una potencia como actriz muy buena, muy poderosa también. Tiene además una disciplina fuerte, hemos trabajado juntas, nos entendemos en cuanto a la forma de escribir que yo tengo. Tenemos muy buena comunicación para la puesta en escena. Es una actriz que también la atraviesan como mujer muchas historias de la Martina, nos rozan, nos replantean, nos emocionan, nos profundizan, pero por sobre todas las cosas, Cintia tiene la fuerza que yo creo que necesita el personaje.

-¿Qué te gustaría que le pase al público con esta obra?

-Me gustaría que la disfrute, que le llame la atención conocer mucho más sobre la Martina, porque esto es un pedazo lo que estoy haciendo sobre ella, que tiene que ver más sobre algo visceral, pero me gustaría que la curiosidad les pique y que quieran conocer más sobre ella.

Me gustaría que nos sintamos que somos y podemos ser muchas réplicas y que las Martinas Chapanay están en las luchas, están en las madres, están en las mujeres y en las personas que cuidamos la tierra. Y que la fuerza del ser femenino es algo que está, que lo tenemos y que hay que ir sacándole las telarañas.

***

Además de Cintia Zolorza en el papel de Martina Chapanay, el guión y la dirección de Erica Gómez, el equipo artístico y técnico de esta producción de Telares Teatro se completa con:

Juan López en la dirección de arte, Celeste Rodríguez de Mesa como asistente, Susana Rivarola en vestuario, Walter Quiroga Fuster en artesanía, Mariano Grasso como coordinador en combate en escena, Neftali Villalba en sonido y técnica, Raúl Reynoso en guitarras, Paola Bizzotto vieja Martina, Rita Fabre joven Martina, Javier Villegas en filmación y edición, Soledad Murano en diseño gráfico, Claudia Herrera en canción y traducción en Milcallac.

Función en el Quintanilla

La obra “La Martina", sobre las vidas de Martina Chapanay tendrá su estreno el domingo 26 de junio en el Teatro Quintanilla, ubicado en el Espacio Cultural Plaza Independencia.

Entrada en el siguiente enlace.

Te Puede Interesar